PATRIMONIO CULTURAL LATINO (2018-2019)

INFORMACIÓN SOBRE HISPANOAMÉRICA: CULTURA, HISTORIA, RECURSOS, TURISMO, CIUDADES Y NOTICIAS

 !Selecciona tu Idioma!

Todo sobre Colombia y los Colombianos:

ıllı Radio en Colombia

salud  Radio en Colombia 


A pesar de ser un país principalmente rural, Colombia fue uno de los primeros países en Latinoamérica en desarrollar la radio. El doce de abril de mil novecientos veintitres, el presidente Gral. Pedro Nel Ospina, mandaba un mensaje a Guillermo Marconi, con ocasión de la inauguración del telégrafo inalámbrico en Colombia: "Me resulta singularmente agradable presentar a un saludo efusivo en esta ocasión; como mis congratulaciones muy honestas y mis votos fervientes pues el adelanto que desde el día de hoy va a disfrutar y a aprovechar Colombia y que la humanidad le debe al soberano genio de , sea prenda de mejoramiento ética y material para el pueblo colombiano, que se lúcida a las esperanzas y propósitos de una vida de esmero y de conciencia de sus potencialidades y de sus responsabilidades".​

En diciembre de mil novecientos veinticinco, la Voz de Barranquilla, la primera transmisora colombiana, empieza sus transmisiones al público por norma general. Su organizador fue Elías Pellet Buitrago, un experimentado radioaficionado.​

Entre vanguardistas de la radio colombiana se halla a Manuel Gaitán de la Voz de la Víctor, Hernando Bernal Andrade de Radio Santafé, Gustavo Sorzano y Francisco Bueno en Bucaramanga, Antonio y Rafael Fuentes en Cartagena y a los hermanos Alford, creadores de Colombia Broadcasting, entonces Transmisora Nueva Granada, el día de hoy RCN.​

 

Consolidación

En los años cuarenta brotan los primeros locutores profesionales: Fernando y Carlos Gutiérrez Riaño (Aramis), Tocayo Ceballos, Juan Francisco Reyes, Carlos Arturo Rueda C, entre otros muchos. Frente a la conformación de los primeros links, se desarrollaron las primeras cadenas de radiodifusión: Caracol (Fernando Londoño Henao), Todelar (Bernardo Tobón de la Roche) y RCN (los hermanos Roberto y Enrique Ramírez)​

En los cincuenta llegan a la radio nuevos profesionales que tendrían una larga carrera en la radio colombiana: Teresa Gutiérrez, Otto Greffeinstein, Carlos Pinzón, Humberto Martínez Salcedo, Hernán Castrillón Restrepo, Jorge Antonio Vega, Pastor Londoño Pasos, Gabriel Muñoz López, Sofia Morales, Julio Eduardo Pinzón, Bernardo Tobón de la Roche, Joaquin Marino López, Gaspar Ospina, Fernando Franco García, Julián Ospina, y un largo etcétera En mil novecientos cincuenta y cuatro Carlos Pinzón Moncaleano creó la Asociación Colombiana de Locutores para profesionalizar la nueva actividad.

 


noticias


Noticias, Comentarios y Eventos importantes relacionados con la Radio de Colombia:

1) Mientras que Noruega se transforma en el primer país del planeta en desamparar la frecuencia modulada (FM) por un estándar digital, Colombia por su parte robustece la presencia de transmisoras en todo el territorio y en todos y cada uno de los formatos.

El avance en tecnología a pasos desmedidos ha revolucionado los medios tradicionales, ciertos como los jornales han recurrido a las páginas para hacer la transición al planeta digital.

En el caso de la radio en Colombia, desde sus principios han adoptado los mejores equipos de difusión de señal, merced a eso en la totalidad del territorio se puede oír alguna transmisora, hasta en los sitios más reservados de la geografía nacional como las selvas amazónicas. Prueba de ello es que, en la poco afortunada temporada de los secuestros, el único medio que conectaba a los secuestrados con sus familiares era la radio.

Hoy día la radio se reinventa para continuar actual en la vida de los colombianos y no quedarse atrasado en frente de los otros medios. La radio ha acompañado a los colombianos en los buenos y malos sucesos del país desde el principio del siglo veinte.

Las primeras ondas de radio en Colombia se extendieron a principios de mil novecientos veinte. Ciertas familias adineradas introdujeron en el año mil novecientos veintitres los primeros receptores y transmisores de baja potencia. Mas fue hasta mil novecientos veintinueve cuando el presidente Miguel Abadía Méndez, entonces de múltiples peticiones y demoras de equipos precisos, inauguró la primera radiodifusora del país, la HJN, después la Radiodifusora Nacional.

Entre los años mil novecientos treinta y mil novecientos cuarenta la radio colombiana se robusteció, amplió su difusión a una gran parte del territorio nacional y afianzó temas como el político, el histórico y el económico.

Después de una reorganización empresarial en la que se administró la una parte de producción, técnica, operadores, argumentistas y locutores, se comenzaron a añadir más horas de transmisión con el lanzamiento de programas en vivo, de humor, de música e incluso de cubrimientos singulares como tradicionales deportivos y carreras de caballos, a través de equipos de señal FM que dejaban un mayor alcance.

El cubrimiento de noticias asimismo se hizo presente, lo que se llamó en su instante Radioperiodismo. Un estilo de periodismo que consistía en mandar reporteros al sitio de los hechos y después por teléfono transmitían lo sucedido hasta la transmisora y desde allá retransmitían la señal para los oyentes. Con ciertas modificaciones y mejoras, esa forma de informar prosigue actual en la radio.

Uno de los hechos más esenciales que se transmitieron por radio fue el accidente de la avioneta en la que viajaba el renombrado vocalista argentino Carlos Gardel y en la que asimismo murió el tío abuelo del expresidente Ernesto Samper, conduzco del aeroplano. El cubrimiento completo del nefasto acontencimiento se transmitió por radio y abrió paso al periodismo radial en Colombia.

Desde ese instante la radio se transformó en el medio informativo más esencial del país, con lo que años después se conformaron cadenas radiales, transmisoras culturales y transmisoras musicales. Era tal el éxito de la radio, que el público dedicaba una gran parte de su día a escuchar atentamente los programas y fue entonces cuando se decidió añadir nuevos programas que capturaron más audiencia; las radionovelas, radioteatro, espectáculos musicales y programas de concurso fueron ciertos más reconocidos. 

Con la aparición de Caracol Radio, RCN y Todelar se acentuó la competencia en el medio radial, una lucha por la expansión y la difusión de interes de tipo comercial y de opinión. Mas al tiempo se estaría gestando otro fenómeno que años después pasaría a ser el primero: la T.V.. La consolidación de la TV afectaría a la radio, más o menos desde la década de los mil novecientos ochenta múltiples programas radiales que eran insignia desaparecerían, por poner un ejemplo, las radionovelas que fueron remplazadas por las populares novelas de TV. 

Sin embargo, la radio en Colombia siempre y en todo momento ha sido realmente fuerte y ha dado muestras de innovación y diversidad. Tanto las grandes como las medianas y pequeñas transmisoras han variado su programación y han establecido un sello propio que las diferencia de las demás; ciertas enfocadas en noticias y opinión, otras en deportes y como es lógico, las musicales, que desde el principio han sido vanguardistas en audiencia.

El servicio público de radio en Colombia ha tenido un desarrollo exponencial en las últimas décadas, al día de el día de hoy mil quinientos noventa y seis transmisoras transmiten su señal por medio del fantasma radioeléctrico de las bandas FM y AM, repartidas en mil doscientos cuarenta y tres para F.M y trescientos cincuenta y tres en AM. Conforme la Subdirección de Radiodifusión Sonora del Min TIC, la radio es el medio con más alcance y difusión del país, cuarenta y ocho con tres millones de colombianos, que corresponden al noventa y nueve con uno por ciento de la población nacional pueden escuchar radio.

Las mil quinientos noventa y seis transmisoras del país se dividen así: seiscientos sesenta y siete transmisoras comerciales; seiscientos veintiseis transmisoras comunitarias y trescientos tres son transmisoras de interés público, consideradas canales de comunicación entre el Estado y los ciudadanos de zonas más alejadas, con contenidos educativos, culturales, que fomentan la defensa de los derechos constitucionales, la protección del patrimonio cultural, entre otros muchos temas.

En lo que se refiere a la modernización, el gobierno nacional, a la cabeza del Ministerio de las TIC, busca promover y robustecer la presencia de la radio en los territorios más apartados. Una de las primeras acciones fue subscribir un pacto con la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) con el fin actualizar los Planes nacionales técnicos de radiodifusión sonora para FM y AM; aparte de acotar la estrategia tecnológica para la futura radio en Colombia. "Deseamos que la radio colombiana se apalanque poco a poco más en las nuevas tecnologías para la radiodifusión sonora, y esta es una meta que procuramos con el pacto de la UIT", apuntó el Ministro David Luna.

Otro reto esencial que se le aproxima a la radio en Colombia es la incorporación de nuevas voces como una parte del pacto de paz firmado entre el Gobierno y la guerrilla de Las FARC. Estas van a ser transmisoras comunitarias que procurarán difundir y hacer pedagogía del posconflicto en zonas alejadas de centros urbanos. Un tema que ha ocasionado mucha polémica mas que busca crear un equilibrio de creencias, producir inclusión y robustecer la comunicación en zonas rurales del territorio nacional.

Así sea para escuchar noticias, un programa cultural, música o bien un partido de futbol, la radio proseguirá presente en la vida rutinaria de los colombianos y probablemente hallará la manera de acomodarse a los avances en tecnología de la actualidad. Por medio del tradicional radio de pilas, de una aplicación celular o bien de una página, la radio se reinventa y se afianza como uno de los primordiales medios de Colombia.

 

dos) La radio colombiana es indudablemente una de las más elaboradas de Latinoamérica. Distanciándonos por un instante de los intereses de tipo político y económicos, no podemos ignorar que el ejercicio radial del país tiene una relevancia de construcción de memoria histórica demasiado poderosa.

Alén de esta opinión, que probablemente no gustará a muchos y que es solo mía, pretendo hacer un recorrido por lo bueno, lo interesante y las cosas por prosperar de ciertas transmisoras de radio hablada del país, que son por su parte, la plataforma de opinión que tiene mayor interés por los colombianos.

Usted, mi querido oyente, se levanta en las mañanas y puede encender el TV, el radio o bien simplemente ninguna de las 2. Charlaré sobre la segunda opción, esa, que se transforma en nuestra compañía en la soledad.

Arranco mi recorrido destacando el trabajo de nuestra insignia: Radio Nacional de Colombia. A las 6 de la mañana, muchos nos levantamos y elegimos la novecientos cincuenta y nueve en la ciudad de Bogotá, con un resumen informativo de la actualidad nacional dirigido por Darío Fernando Patiño, en la batuta y el potente apoyo de Armando Neira y Leyla Ponce de León, quienes con criterio y también inclusión, abanderan el espacio que dejó hace dos años, el ahora editor general de La W, Juan Pablo Calvás, de quien no hay duda, dejó listo un edificio de producción radial que día tras día se transforma en un rascacielos con la magia de la radio pública.

Cabe destacar que es de los pocos, por no decir el único espacio de la mañana en la radio que hace un trabajo realmente abierto en cientos y cientos de ayuntamientos del país, con corresponsales y noticias permanentes, es de las pocas transmisoras que de forma reflexiva no rellenan sus espacios con “recalentados” y noticias repetidas.

Daremos una vuelta por el dial y paseemos a la novecientos treinta y nueve Bogotá. Sosegado mi querido lector. Sé que como afirman los conocedores del futbol, es un “cambio de frente” que quizá pueda ser tomado como beligerante, mas no. Lo digo por la fácil razón, que pese a ser un espacio malinterpretado por el desprestigio que se ha generado a la marca RCN (A veces con justa razón), allá se halla una de las “mamás” del periodismo, doña Yolanda Ruíz, y es por ella que el espacio se sostiene en la lucha y la riña, sí, puede estar en RCN, mas si existen, en mi término, profesionales en el periodismo, es una de las grandes. Sin tanta calidad, las mañanas de RCN, las aconsejo por el trabajo de la directiva y rescato con mayúscula, el profesionalismo de un cronista como Jorge Espinosa, un enorme gusto percibir sus creencias y su calidad al aire.

¿De qué manera llegar a la competencia?

Los estudios continuos de audiencia radial sitúan a Julio Sánchez Cristo en el primer sitio de sintonía en las mañanas, y es que claro, la consolidación de este hombre amado o bien odiado ha sido un trabajo diario desde el instante en que en los 90´s conducía Viva F.M con su equipo de trabajo y la poderosa producción de contenidos del gran Norberto Vallejo, por mentar uno de sus cooperadores de la temporada. Para muchos, W Radio en la mañana es un programa elitista, y sí, de alguna manera lo puede ser, al oyente del campo que desea informarse (Que son miles), quizá no le interese una entrevista de Julio a un analista judicial o bien mucho menos una charla con Alberto Casas sobre dónde comer en la ciudad de París.

No obstante, es un trabajo reflexivo y enorme con un despliegue internacional como ningún otro en el país, una Camila Zuluaga beligerante, punzante, mas con un conocimiento profundo de la mayor parte de los temas que allá se tratan. Es Camila una muestra de que la juventud no significa torpeza, por algo la competencia la busca y cree en ella. Un Alberto Casas que si bien en ocasiones creo, se queda dormido en cabina, es un tipo concentrado y atento de la situación del país todavía con la posibilidad de haberse retirado hace unos años. No se puede dejar de lado a Juan Pablo Calvás, el madrugador que poco a poco se queda sin pelo, mas que es la muestra de una “juventud” lúcida y refulgente.

Para parar de hablar de La W, es bueno comprender que pese a las fallas a veces y la aparente mermelada al abordar ciertos temas, es una buenísima opción alternativa para aprender a tener un sentido crítico y comprender que las investigaciones, por largas que sean, allá se pueden aclarar tarde que temprano.

En frente, La W tiene a Darío Arizmendi en Caracol Radio, quien pese a las circunstancias, no hay día que no lance un puntazo a Gustavo Petro, mas que indudablemente es una fuente de verosimilitud para gran parte de los colombianos y es un genio en el manejo de la radio ¡No cabe duda de eso!, a su lado, 2 mujeres que con los años asimismo hallan el hilo del rollo para una dirección de una enorme cadena, Darcy Quinn y Érika Fontalvo, que pueden resumirse en una palabra: Experiencia. Con un equipo de cronistas amplio, destaco el trabajo internacional que hace César Moreno, haciendo notas y documentales cortos y muy simples de digerir para comprender lo que ocurre en el planeta. ¡OJO! Una enorme reportera es Nattaly Rueda, quien metida en los trancones y el caos de la ciudad de Bogotá, se entera de sucesos esenciales que pasan en la capital y los narra con dulce voz.

¿Qué decir de LA FM? No da pie con bola, pese a los entusiastas de la exdirectora Vicky Dávila, semeja que va de capa caída. Tal vez la razón sea la tozudez de su nuevo jefe, el señor Hassan Nassar, quien difícilmente baja la cabeza, quien lamentablemente tiene un talento enorme mas no presta atención ni comprende que la radio, como cualquier otro medio, están hechos para la gente y no para lucirse y elevar el ego.


 

USUARIOS:

Hay 140 invitados y ningún miembro en línea

latinoamerica

 

TODO SOBRE:

cultura latina

Está aquí: Inicio > [ COLOMBIA ] > ıllı Radio en Colombia

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas