PATRIMONIO CULTURAL LATINO (2018-2019)

INFORMACIÓN SOBRE HISPANOAMÉRICA: CULTURA, HISTORIA, RECURSOS, TURISMO, CIUDADES Y NOTICIAS

 !Selecciona tu Idioma!

Todo sobre Colombia y los Colombianos:

ıllı Partido Comunista Colombiano


La información contenida en esta web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnótico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Es posible que algunos datos mostrados no esten actualizados. Por ello, en caso de duda lo recomentable es consultar a un experto cualificado.


 


 

salud  Partido Comunista Colombiano 




El Partido Marxista de Colombia se creó desde la convergencia de conjuntos intelectuales próximos a la Revolución de Octubre y de la mayoría de los componentes obreros del viejo Partido Socialista Revolucionario de la década del veinte. La carencia de una línea unificada en el PSR (había un campo putchista y otro claramente liberal) llevó a que el ala más radical (donde figuraban los gremios de artesanos, las federaciones de obreros portuarios y del transporte, y las incipientes ligas agrarias y también indígenas) admitiera las veintiuno condiciones de ingreso a la Internacional Marxista.

El proceso de construcción del PCC se vio marcado por el paso de señalados obreros marxistas al Partido Liberal Colombiano, (incluyendo su primer secretario general, Guillermo Hernández Rodríguez). Para mil novecientos treinta y cuatro el PCC se presenta a elecciones presidenciales con Eutiquio Timoté como aspirante. El triunfo del liberal progresista Alfonso López Pumarejo y de su programa de “Revolución en marcha” se ve acompañado del desarrollo de los ataques de ámbitos radicales del conservatismo a las reformas. El PCC orienta entonces la conformación de un "Frente Popular Antifascista" así como los obreros liberales, agremiados todos en la joven Central de Trabajadores de Colombia, CTC.

En el III Congreso del PCC en mil novecientos treinta y ocho, es nombrado secretario general el líder portuario Augusto Durán quien, similar al browderismo, orienta el cambio de nombre del partido a 'Partido Socialista Democrático'. El PSD se caracterizará por una línea política reformista acompañada por una manifiesta oposición al ingreso de intelectuales al Partido. Se vuelven entonces públicas las contradicciones entre Durán y Gilberto Vieira White. El enfrentamiento lleva al conocido V Congreso (mil novecientos cuarenta y siete), conocido asimismo como Congreso de Bucaramanga o bien Congreso de la Reconstrucción Leninista. En este es nombrado secretario general Gilberto Vieira White y recuperado el nombre de Partido Marxista de Colombia, al paso que caen rechazadas por las mayorías del Congreso las tesis del browderismo. El conjunto de Durán (en el que se hallan líderes obreros como Joaquín Moreno Díaz y Luis Morantes “Jacobo Arenas”) se desliga del PCC y funda un fugaz Partido Marxista Obrero de Colombia. Esta rotura reducirá la repercusión del PCC en la CTC y en el movimiento obrero por norma general, llevando al fortalecimiento del trabajo agrario en zonas de colonización campesina (Sumapaz, Viotá, Chaparral, Natagaima, Villarrica (Tolima))

El V Congreso lleva al PCC a corregir la caracterización fascista que le atribuía el PSD al movimiento gaitanista (que le había llevado a respaldar a Gabriel Turbay, y no a Jorge Eliécer Gaitán, en las elecciones presidenciales del mil novecientos cuarenta y seis). Desde este instante, los marxistas orientarán un trabajo unitario con los gaitanistas, como lo prueban las acciones conjuntas que se realizaron en los alzamientos de masas producidos por el homicidio de Gaitán en mil novecientos cuarenta y ocho, singularmente en la ciudad de Bogotá y Barrancabermeja (el renombrado “soviet de Barranca”).

En la temporada de “La Violencia” (mil novecientos cuarenta y ocho - mil novecientos cincuenta y ocho) los conjuntos paramilitares del conservatismo comienzan una prosecución contra los campesinos liberales y marxistas. El PCC orienta la conformación de “autodefensas de masas” en las zonas marxistas de Sumapaz, el Tolima y el Cauca. De Chaparral a Rioblanco parte la marxista Columna Móvil Luís Carlos Prestes (liderada por Isauro Yosa, “Mayor Líster”), que confluye en Rioblanco con las guerrillas liberales de los Loayza y los Marín (entre ellos Pedro Antonio Marín). Frente a la amnistía del gobierno de Rojas Pinilla (que ilegalizó al PCC) para las guerrillas en mil novecientos cincuenta y tres, los marxistas deciden no entregarse y replegarse manteniéndose vigilantes, orientación asimismo seguida por líderes campesinos liberales como Pedro Antonio Marín y Jacobo Prías Alape “Charro Negro”. Guerrilleros liberales amnistiados comienzan el señalamiento contra el campesinado marxista, frente a lo como deben reactivarse las “autodefensas de masas”. Para mil novecientos cincuenta y cinco el gobierno lanza consecutivos operativos militares contra Villarrica (Tolima), ayuntamiento considerado de extensa repercusión marxista, produciendo la reactivación de las guerrillas móviles.

Entre mil novecientos cincuenta y ocho y mil novecientos sesenta, las autodefensas campesinas marxistas conformaron unas "repúblicas independientes" en el sur de Colombia, sin autoridad del estado mas acallando sus armas, alcanzado una relativa paz tras La Violencia partidista. En mil novecientos sesenta se reactiva la lucha armada de estos campesinos con el homicidio en Gaitania (Tolima) de Jacobo Prías Alape. Se efectúa en mil novecientos sesenta y uno en la absoluta clandestinidad el IX Congreso del PCC donde empieza a esbozarse la conocida tesis de la “combinación de todas y cada una de las formas de lucha ” como vía estratégica para la liberación nacional. El endurecimiento de la opresión oficial contra los conjuntos campesinos del Sur del Tolima, lleva a que el Partido destaque cuadros políticos para la zona. Los más señalados son Luis Morantes “Jacobo Arenas”, miembro del Comité Central del PCC; y Hernando González Acosta, del Comité Central de la Juventud Marxista. En mayo de mil novecientos sesenta y cuatro empieza la Operación Marquetalia, en al que cerca de dieciseis efectivos del Ejército cercan al movimiento campesino del sur del Tolima en la llamada “república independiente” de Marquetalia en el marco de la "Operación Soberanía". Los campesinos, dirigidos por Pedro Antonio Marín (que había tomado el nombre de combate de “Manuel Marulanda Vélez”, en memoria de un líder sindical, de zapateros de manizales) consiguen romper el cerco y efectúan la II Conferencia del Frente Guerrillero Sur, donde declaran fundada a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El XXVI Pleno del Comité Central de mil novecientos sesenta y cuatro expulsa esencial cuadros del Partido como Pedro Vásquez Rendón y Francisco Garnica por su adscripción maoísta. El enfrentamiento chino-soviético va a llevar a que esenciales ámbitos de la militancia se desliguen y funden el Partido Marxista de Colombia – Marxista Leninista pro-Chino en mil novecientos sesenta y cinco.En mil novecientos sesenta y seis y en la clandestinidad que imponía el Frente Nacional, se realiza en Viotá ( Cundinamarca) el X Congreso del PCC. En este Congreso es expone por último la tesis de la combinación de todas y cada una de las formas de lucha, que mantenía que en Colombia la vía revolucionaria pasaba por la combinación de una gama de luchas de masas que iban desde las reivindicaciones civiles (como el acceso al deporte y la cultura) hasta la lucha armada, pasando por la participación en elecciones. De esta forma el PCC resaltó múltiples cuadros de la Juventud Marxista al movimiento armado (Jaime Bateman Cayón, Carlos Pizarro Leongómez, Iván Marino Ospina, Álvaro Fayad) y participó al mismo tiempo en las elecciones estableciendo una coalición táctica con el Movimiento Revolucionario Liberal, bajo cuya lista se presentaban los aspirantes marxistas.

En la década de mil novecientos setenta, el Partido Marxista participó activamente en la conformación de la Unión Nacional de Oposición, al lado del Movimiento Extenso Colombiano, MAC, (escisión de la Anapo) y el maoísta Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario, MOIR. En las listas de la UNO los marxistas consiguieron una presencia nacional consiguiendo participar en abundantes concejos y reuniones, en especial en la ciudad de Bogotá, Viotá, Sumapaz, Cabrera, Cimitarra y el sur del Tolima. El PCC orientaba la Central Sindical de los Trabajadores de Colombia (CSTC), filial colombiana de la Federación Sindical Mundial, y consiguió ser la vanguardia del movimiento por el acceso a la residencia en Colombia mediante la Central Nacional Provivienda (CENAPROV); bajo la repercusión de CENAPROV brotaron abundantes distritos populares en todas y cada una de las urbes del país (Salvador Allende, Nuevo Chile y Policarpa Salavarrieta en Bogotá; Ciudadela Cuba y Leningrado en Pereira; Julio Rincón y El Rodeo en Cali; María Cano y también Ignacio Torres Giraldo en Palmira; La Libertad en Neiva; Manuela Beltran en Bucaramanga etcétera). Las divergencias con el MOIR acabaron disolviendo la UNO para finales de la década, frente a lo como el Partido lanzó el Frente Democrático, como frente de unidad de la izquierda en torno a la candidatura presidencial del socialista liberal Gerardo Molina, sin conseguir mayores éxitos.

Para mil novecientos ochenta, el XIII Congreso del PCC proclama la posibilidad de una auténtica apertura democrática contra el proceso de lo que llamaban "fascistización" que acarreaba el gobierno de Julio César Turbay Ayala. Por lo tanto en la línea política de los marxistas habían de ser prioritarias las acciones de masas y particularmente las luchas sindicales, agrarias, estudiantiles y electorales. Esta postura, acompañada de las conclusiones de la VII Conferencia de las FARC (que cambiaban este nombre por el de FARC – Ejército del Pueblo, al estimar que las condiciones del país daban para un nuevo estadio de la lucha armada, ahora con tintes insurreccionales), lleva a divergencias programáticas entre el PCC y el movimiento guerrillero que van a ser confirmadas por el XVI Congreso Excepcional del Partido en mil novecientos noventa y uno (donde se concluye que el papel primordial del PCC frente al conflicto bélico es la lucha por la solución política negociada entre las partes) y por el VIII Conferencia de las FARC-EP en mil novecientos noventa y tres (donde orientan la creación de un cuerpo de milicias urbanas y de trabajo furtivo, y se desligan de toda opción electoral).

En mil novecientos ochenta y cinco el PCC integró con otras fuerzas Unión Patriótica, movimiento político extenso y democrático al que pertenecían asimismo las FARC-EP (en proceso de paz con el gobierno de Belisario Betancur), y diferentes conjuntos políticos de izquierda. La UP era un frente electoral extenso orientado a la conquista de una serie de reformas mínimas para la apertura democrática (reforma agraria, reforma urbana, democratización de las fuerzas militares, fin de la doctrina de seguridad nacional, respeto a los derechos humanos). Contra la UP se desarrolló una operación de exterminio por la parte de conjuntos narcotraficantes y paramilitares, como por organismos de seguridad del estado colombiano como el DAS y el F-dos. Para el PCC esto representó un saldo de cerca de tres mil componentes asesinados (entre ellos los aspirantes presidenciales Jaime Pardo Fiel y Bernardo Jaramillo Ossa; el ex--secretario de la Juventud Marxista ColombianaJosé Antequera; y líderes como Teófilo Forero y Manuel Cepeda Vargas).

Para mil novecientos ochenta y seis, la central obrera marxista (CSTC), la liberal Unión de Trabajadores de Colombia (UTC) y el llamado sindicalismo independiente, forman la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia, CUT, donde los marxistas sostenían alta repercusión.

La caída del “socialismo real” y el genocidio contra la UP (que representó la práctica supresión física de los regionales marxistas de Urabá, Sucre, Cesar, Guaviare y Meta), sume al PCC en una aguda crisis representada por el marcado descenso de la militancia y la pérdida de la precedente repercusión sindical y de masas. El XVI Congreso Excepcional de mil novecientos noventa y uno cambia el nombre de la organización por el de Partido Marxista Colombiano a solicitud de Gilberto Vieira White, quien por su parte abandona la segregaría general que es asumida por Álvaro Vásquez del Real; al mismo tiempo, el XVI Congreso hace perceptible la crisis orgánica del Partido frente a la salida de esenciales cuadros de la organización cara la socialdemocracia y el liberalismo y la pérdida de prácticamente toda la militancia de la Juventud Marxista. En mil novecientos noventa y tres se comete el crimen del secretario nacional de organización, Miller Chacón, y por año siguiente es asesinado el por ese entonces secretario general, Manuel Cepeda Vargas, último miembro del Senado de la UP. Con la pérdida de la curul del concejal marxista de la ciudad de Bogotá, Mario Upegui, en mil novecientos noventa y ocho, la UP pierde la personería jurídica y prácticamente deja de existir.

El Partido Marxista Colombiano fue miembro creador del Frente Social y Político que después hizo una parte de la alianza Opción alternativa Democrática que se disolvió, dando paso a la participción como tendencia en el Polo Democrático Alternativo.Las políticas unitarias del PCC vienen dictadas por las conclusiones de su XIX Congreso "Unidad por un gobierno democrático", efectuado en dos mil cinco. Su más reciente Congreso, el XXI, festejado en el mes de julio de dos mil doce, reafirmó su vocación unitaria (bajo la consigna "¡Juntemos las Rebeldías!"), manteniéndose en el PDA, al unísono que participa y acompaña al nuevo movimiento político y social 'Marcha Patriótica', surgido al calor de la celebración y celebración de los doscientos años de la declaración de Independencia. De exactamente la misma manera, en este último Congreso se actualizó la línea política y se rehabilitaron los estatutos y el programa del Partido.

El Partido Marxista edita el semanario Voz, el jornal de izquierda más viejo del país, fundado en mil novecientos cincuenta y siete, que es dirigido por Carlos Joven Guillén. Del mismo modo el PCC se hace cargo de la publicación de teoría marxista Taller. El presente secretario general del PCC es el intelectual Jaime Caycedo Turriago. En el presente Congreso de Colombia participan 2 componentes del PCC: Gloria Inés Ramírez en el Senado, y Hernando Hernández Tapasco en la Cámara por la circunscripción indígena.

En el dos mil doce el PCC fue expulsado del Polo Democrático Alternativo en tanto que este argüía que en el PCC hacía doble militancia, por ser participantes del movimiento social y político Marcha Patriótica. El PCC decidió en su XXI congreso robustecer el movimiento social y político Marcha Patriótica como apuesta en pos de la paz, la soberanía y la segunda y terminante independencia. Tras su expulsión del PDA, partidos próximos los que asimismo hacían una parte de la alianza PDA se retiran de esta colectividad.

En el dos mil trece se recobra la personería jurídica del UP después que se la habían quitado impunemente y como parte de las presuntas acciones de dignificación por el genocidio que este partido padeció en los años ochenta. Entonces, en el V congreso de la UP que se efectuó en el mes de noviembre del año dos mil trece, en el que el PCC y otros movimientos sociales y políticos se encargasen de reconstruir la UP y la Unión de Jóvenes Patriotas (UJP) en todo el país.






Está aquí: Inicio > [ COLOMBIA ] > ıllı Partido Comunista Colombiano

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas