PATRIMONIO CULTURAL LATINO (2018-2019)

INFORMACIÓN SOBRE HISPANOAMÉRICA: CULTURA, HISTORIA, RECURSOS, TURISMO, CIUDADES Y NOTICIAS

 !Selecciona tu Idioma!

Todo sobre Colombia y los Colombianos:

ıllı Café de Colombia


La información contenida en esta web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnótico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Es posible que algunos datos mostrados no esten actualizados. Por ello, en caso de duda lo recomentable es consultar a un experto cualificado.


 


 

salud  Café de Colombia 




<strong>Colombia</strong>Granos de café torrados.

El café de Colombia es una indicación geográfica protegida, que fue reconocida en forma oficial por la UE el veintisiete de septiembre de dos mil siete.​​ Dicha denominación se le da al café cien por ciento arábico (coffea arabica) producido en las zonas máquinas de café de Colombia, acotadas entre la latitud Norte 1° a 11°15, longitud Oeste 72° a 78° y rangos concretos de altitud que pueden superar los dos mil metros sobre el nivel del mar. El término café de Colombia asimismo es una marca de certificación registrada en E.U. el siete de julio de mil novecientos ochenta y uno,​ y en Canadá el seis de julio de mil novecientos noventa.​ Del mismo modo, está reconocido como Denominación de Origen Protegida en otros países del planeta,​ como Ecuador,​ Bolivia​ y Perú.​

A nivel mundial, Colombia es el primer país productor de café​ y el mayor productor de café suave en el planeta.​ Los primordiales países importadores del café de Colombia son U.S.A., Alemania, el país nipón, Países Bajos y Suecia.

Durante el siglo veinte el café fue el producto principal en las actividades comerciales colombianas, registrando exportaciones de hasta dos mil quinientos sesenta sacos. Desde los años veinte, Colombia ocupó el primer sitio como productor mundial de café suave.​

Los primordiales departamentos productores de café en Colombia son: Nariño, Norte de Santander, Antioquia, Val del Cauca, Cundinamarca, Huila, Tolima, Caldas, Quindío y Risaralda, conocidos los 3 últimos como el Eje Cafetero.

Existen múltiples versiones relacionadas con la llegada del café a Colombia. Ciertos rastros históricos apuntan que los jesuitas trajeron el grano a la Nueva Granada cara mil setecientos treinta. Por otra parte afirman que este producto llegó merced a un viajante que venía de las Guayanas por medio de Venezuela.

El más viejo testimonio escrito sobre el cafeto en Colombia se le atribuye al sacerdote jesuita José Gumilla, quién en su libro El Orinoco Ilustrado (mil setecientos treinta) registró la presencia del producto en la misión de Santa Teresa de Tabajé, llevada a cabo en cercanías a la desembocadura del río Meta en la Orinoquía.el café colombiano es el más suave a nivel mundial​

El segundo testimonio escrito fue elaborado por el arzobispo-virrey Caballero y Góngora (mil setecientos ochenta y siete), quién en su informe a las autoridades españolas registró su cultivo en zonas próximas a Girón (Santander) y Muzo (Boyacá).

Desde mil ochocientos treinta y cinco se empezó a cultivar de manera comercial el grano de café en Colombia​ en Salazar de las Palmas, Norte de Santander. Una gran parte del incentivo a la producción se le atribuye a Francisco Romero, sacerdote de la temporada que imponía a los feligreses de la población, a lo largo de la confesión, la penitencia de sembrar café. Esto fue un enorme impulso para la propagación del cultivo del grano en esa zona del país. Con estas semillas se consiguió una siguiente expansión y presencia del cultivo en departamentos como Santander, Norte de Santander, Cundinamarca, Antioquia, el Centro del país y más tarde en el sur.

La consolidación del café como producto de exportación en Colombia solo se dio desde la segunda mitad del siglo XIX. La expansión que tuvo la economía mundial en ese periodo hizo que los hacendados colombianos del oriente del país hallarán ocasiones atractivas en el mercado internacional. Pasado el tiempo, Norteamérica iba consolidándose como el consumidor más esencial de café en el planeta. Igualmente, Alemania y Francia se transformaban en los mercados más interesantes de Europa.

En los años setenta del siglo XIX, el café comenzó a cotizarse en las bolsas mundiales y se transformó en la moneda internacional de los países productores, entre los que estaban Brasil, Salvador, Guatemala y México. Colombia surgió como exportador de café y productor mundial en la década de los noventa.

Años después, en la transición del siglo XIX al XX, se registró una caída de los costes en el mercado internacional repercutiendo en la rentabilidad y economía de las grandes haciendas. Sumado a esto, el desencadenamiento de la Guerra de los Mil Días, imposibilita una conveniente conservación de las plantaciones; hecho que acaba por arruinar los cultivos dejando endeudados en el exterior a los hacendados del país, quienes entraron en crisis con sus fincas en los diferentes departamentos cafeteros de aquel entonces.

Esta crisis de las grandes haciendas generó uno de los cambios más significativos en la caficultura colombiana. Desde mil ochocientos setenta y cinco se había empezado a ampliar el número de pequeños cafeteros en Santander y Antioquia. En la primera década del siglo veinte se había conseguido afianzar un novedoso modelo de desarrollo exportador cafetero impulsado por la colonización de nuevas tierras, primordialmente, en los departamentos de Antioquia, Caldas, Val del Cauca y Tolima. Esto, aparte de la crisis de las grandes haciendas, hizo que a inicios del siglo veinte el centro-occidente colombiano tomara la delantera respecto al desarrollo cafetero del país. Esto resultó conveniente para los dueños de pequeñas parcelas que apenas incursionaban en el campo. El cultivo del café se transformó en una alternativa atractivísima para los campesinos, en la medida que ofrecía la posibilidad de hacer empleo permanente y también intensivo de la tierra, pues dejaba alternar los cafetos con otros cultivos de pan coger, básicos para la subsistencia. Se forjó entonces una economía campesina de pequeños dueños rurales que optiman su mano de obra familiar y que todavía el día de hoy sobreviven.

En las 2 primeras décadas del siglo veinte, se organizó una asociación de productores colombianos de café, que festejó su primer congreso en la ciudad de Bogotá en mil novecientos veintiuno. A lo largo del segundo congreso, realizando en la ciudad de Medellín en mil novecientos veintisiete, se formó la Federación Nacional de Cafeteros, compuesta por los productores de café de las diferentes zonas del país anotados en ella y organizada como una persona jurídica de derecho privado de carácter gremial no lucrativo cuyo principal objetivo se endereza a conseguir una caficultura organizada y universalmente competitiva.

Hacia mil novecientos sesenta, Colombia era, tras Brasil, el segundo productor mundial de café de todas y cada una de las clases, con ochocientos noventa y dos quinientos cuarenta y siete hectáreas cultivadas y quinientos setenta y ocho cuarenta y uno toneladas de producción, equivalentes a cinco novecientos treinta y siete setecientos cuarenta y nueve sacos y a una exportación por un valor de dólares americanos 2 ciento veinticuatro cuatrocientos noventa y dos. En ese instante, el coste del grano en la ciudad de Nueva York era de US dólares americanos 0.43 la libra de cuatrocientos sesenta gramos. No obstante, en aquella temporada, los países productores de café comenzaron a vivir tiempos bastante difíciles debido a las nuevas siembras de café en África, producido a muy, muy bajo costo. (Factores Colombianos, mil novecientos sesenta y dos). Ello forzó a los países productores a subscribir un acuerdo mundial cafetero con el propósito de regular la producción y eludir que un exceso del grano en el mercado generara una caída trágica de los costos internacionales. El acuerdo mundial cafetero se rompió a fines de los ochenta. El día de hoy, los países productores de café pasan de cincuenta, de los que Brasil, Colombia y México son los primordiales, con el cincuenta y tres por ciento de la producción mundial.​

En mil novecientos ochenta y tres, las exportaciones ascendieron a ocho novecientos noventa ochocientos cincuenta y nueve sacos de sesenta kilogramos. Los primordiales países compradores de café colombiano son E.U., Alemania, el país nipón, Holanda, Suecia y la UE. A marzo del dos mil, el costo del café colombiano en la bolsa de la ciudad de Nueva York era de US dólares americanos ciento diecinueve por libra.​ En el mes de enero de mil novecientos noventa y nueve, el eje cafetero quedó arrasado por un seísmo. La mayoría de las fincas máquinas de café fueron destruidas o bien semidestruidas. No obstante, ese año el café representó un tres con siete por ciento del producto interno salvaje nacional y un treinta y siete por ciento del empleo agrícola.

En dos mil, para atender la demanda interna y ciertos pedidos externos, Colombia debería importar el grano debido a la precariedad de sus últimas cosechas. La importación se haría eficaz desde dos mil uno, o bien ya antes, si las cosechas no mejoran. Los posibles vendedores serían Ecuador, Perú y Centroamérica».​

En dos mil cinco el gobierno de Colombia reconoció el estatus de Denominación de Origen al producto. En el primer mes del verano del mismo año se presentó la petición de Indicación Geográfica Protegida frente a la UE para el Café de Colombia. Dicho reconocimiento fue concedido el veintisiete de septiembre de dos mil siete.

En mil novecientos cuarenta, el Fondo Nacional del Café se define como una cuenta de naturaleza parafiscal (conforme la Constitución de mil novecientos noventa y uno) cuyo objetivo prioritario es contribuir a la estabilización del mercado cafetero. Los ingresos corrientes del fondo proceden de la venta del café, que a su nombre efectúa la Federación dentro del país y en el exterior; la retribución por servicios que preste; los producidos en impuestos y contribuciones, y los provenientes del desempeño de las diferentes inversiones, incluyendo las financieras. La vigilancia del control fiscal está al cargo de la Contraloría General de la República. ​

Los objetivos básicos del Fondo Nacional del Café son tres: a) intervenir en el mercado cafetero nacional y del exterior con el propósito de fomentar el consumo de café colombiano, regular la oferta y demanda de café y buscar un régimen estable de costes internos, conveniente a los requerimientos de la industria máquina de café nacional y al manejo macroeconómico del país, a través de el ordenamiento de la producción, de la comercialización interna y externa, y la retención de los excedentes no exportables; b) contribuir, a través de la utilización de sus recursos, al cumplimiento de los acuerdos internacionales que en materia de café subscriba al Estado, y c) fomentar y financiar programas de investigación científica, extensión, diversificación, educación, salud, cooperativismo, bienestar social y demás que contribuyan al desarrollo, fortalecimiento y defensa de la industria máquina de café colombiana y al equilibrio social y económico de la población establecida en zonas máquinas de café.​

Federación Nacional de Cafeteros de Colombia

Desde mil novecientos veintisiete,​ la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia ha tecnificado y fomentado los cultivos a través de la selección de calidades, y ha establecido una singular protección y defensa del elemento humano dedicado al cultivo del grano con programas de desarrollo y diversificación en las zonas máquinas de café. Además, ha regulado las exportaciones y protegido los costos en los mercados extranjeros.​

La creación de la Federación Nacional de Cafeteros dejó a los productores establecer un mecanismo de diálogo con el gobierno y el impulso de políticas de cara al desarrollo del ámbito. La unión de campesinos y pequeños productores en torno a la Federación les dejó encarar desafíos comunes de logística y comercialización desde ese entonces.

El café se cultiva, preferencialmente, en terrenos entre mil trescientos y dos.000 m de altitud. Sus plantaciones ocupan hoy día más de un millón de hectáreas con una producción anual de unos 12 millones de sacos. Los primordiales departamentos productores de café son Huila, Antioquia, Tolima, Caldas, Val del Cauca, Cauca, Risaralda, Santander, Cundinamarca, Nariño, Quindío, Norte de Santander, Cesar, La Guajira, Magdalena, Boyacá, Meta, Casanare y Caquetá.​​​

Con el tiempo, y a través del Centro Nacional de Investigaciones de Café - Cenicafé fundado en mil novecientos treinta y ocho,​ y del Servicio de Extensión Rural​ de los Comités Departamentales de Cafeteros se han desarrollado sistemas de cultivo y de trazabilidad dejando distinguir el producto y asegurar su calidad. Hoy en día el Café de Colombia se genera en todas y cada una de las cordilleras y zonas montañosas del país, produciendo ingresos a más de quinientos.000 familias productoras del grano.

Amazónico

Proviene de los departamentos de Caquetá y Putumayo, situados en la zona sur oriental de Colombia, particularmente donde se observa el pie de monte amazónico. La caficultura en esta zona se da cerca de zonas de reserva forestal de suma importancia ecológica por su rica bio diversidad, paisajes y fuentes de agua que surten una gran parte de la Amazonia colombiana.​Denominación de origen por entregar.

Altura: Alcanza hasta los quinientos metros sobre el nivel del mar.

    • Cosecha: La temporada de cosecha primordial es el segundo semestre del año con un ochenta por ciento de la producción, al paso que el veinte por ciento restante se recoge en el mes de mayo y julio.

    • Lluvias: La humedad relativa promedio es del ochenta por ciento y la precipitación anual se sitúa entre los tres mil y cuatro mil m.m.

  • Perfil de taza: Notas silvestres, su olor levemente herbal, su acidez media- baja, cuerpo alto y sabor suave

Antioquia

​ ​ Denominación de origen por conceder.

Cauca

Esta zona, situada al sudoeste de Colombia en el llamado "Macizo Colombiano, se identifica por su tiempo y altura homogéneas. Los suelos derivados de cenizas volcánicas recibe corrientes frías de los volcanes Sotará y Puracé cara el oriente. Los cafetales del Cauca retienen ácidos y azúcares en el grano, los que son esenciales para sus atributos de acidez dulzor y suavidad.​ Denominación de origen concedida el diez de agosto de dos mil once.

    • Altura: Alcanza hasta los mil setecientos metros sobre el nivel del mar.

    • Cosecha: El noventa por ciento de la cosecha primordial se recoge entre abril y junio.

    • Exposición al sol: Niveles de alta intensidad del brillo solar produce déficit hídrico en los meses de julio y agosto y condiciones favoreces para la floración

    • Temperatura: Temperatura diurna próxima a los once grados centígrados, con temperatura media de cerca de 18°C.

    • Lluvias: Los ciclos de precipitación de la zona tienen una estación de lluvia intensa en el año, que de forma tradicional se presenta en el segundo semestre del año, después de un periodo seco que acaba en Agosto-Septiembre. Los rangos de precipitación (promedio dos con sesenta y nueve, mediana dos con ciento setenta milímetro de lluvia) puntos de rocío (ciento veinticinco y ciento veintitres grados).

  • Perfil de taza: Café de Cauca tiene homogeneidad y cómputo, presenta acidez alta, cuerpo medio, impresión global balanceada, limpia, suave con ciertas notas dulces y florales.

Casanare

Proviene primordialmente del ayuntamiento de Támara, en las laderas del piedemonte llanero. Denominación de origen por conceder.

    • Altura: Alcanza hasta los mil ciento sesenta metros sobre el nivel del mar.

    • Temperatura: Temperatura promedio de cerca de 21°C.

  • Perfil de taza: Notas a nuez torrada, cuerpo medio, acidez baja con aroma a dulce y caramelo.

Huila

​ Denominación de origen concedida el dieciseis de abril de dos mil trece.

Nariño

Esta zona, situada al sudoeste de Colombia en el Nudo de los Pastos, se identifica por su diversidad topográfica y su riqueza de vertientes. Los suelos de los andes nariñenses son derivados de cenizas volcánicas, provenientes del volcán Galeras, que contribuyen con la permanencia y sostenibilidad de los cultivos al proveer un elevado número de nutrientes básicos para la producción de café. Son treinta y siete los ayuntamientos de este departamento los que generan el café en esta zona.​ Denominación de origen concedida el once de febrero de dos mil once.​

    • Altura: Alcanza hasta los dos mil trescientos metros sobre el nivel del mar.

    • Cosecha: El noventa por ciento de la cosecha primordial se recoge entre abril y julio.

    • Exposición al sol: Por su localización cerca de la línea ecuatorial recibe un incesante número de horas de luz solar a lo largo del año.

    • Temperatura: Temperaturas promedio y rangos diarios de temperatura.

    • Lluvias: Una sola estación lluviosa por año -de octubre a mayo-; meses menos lluviosos de junio a agosto.

  • Perfil de la taza: Alta acidez, cuerpo medio, notas dulces, con una taza limpia, suave y de aroma muy pronunciado.

Paisaje Cultural Cafetero (Caldas, Quindío, Risaralda y norte del Tolima y del Val del Cauca)

​ ​ Denominación de origen por entregar.

Santander

​ Denominación de origen concedida el veinticinco de agosto de dos mil catorce.

Sierra Nevada (Magdalena)

​ ​ ​ Denominación de origen por conceder.

Tolima

Esta zona se halla localizada en el centro de Colombia y representa el tercer productor de café del país. El café se genera en treinta y ocho ayuntamientos de esta zona.​ Denominación de origen por entregar.






Está aquí: Inicio > [ COLOMBIA ] > ıllı Café de Colombia

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas