PATRIMONIO CULTURAL LATINO (2018-2019)

INFORMACIÓN SOBRE HISPANOAMÉRICA: CULTURA, HISTORIA, RECURSOS, TURISMO, CIUDADES Y NOTICIAS

Todo sobre Argentina y los Argentinos:

ıllı Huelga ferroviaria de septiembre de 1969 wiki: info, historia y vídeos


La información contenida en esta web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnótico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Es posible que algunos datos mostrados no esten actualizados. Por ello, en caso de duda lo recomentable es consultar a un experto cualificado.


 


 



salud  Huelga ferroviaria de septiembre de 1969 


Los trabajadores ferroviarios de Talleres Rosario y Pérez de la línea General Bartolomé Mitre, se autoconvocaron en el local del gremio La Hermandad seccional Rosario Mitre en el mes de mayo de mil novecientos sesenta y nueve, dando nacimiento a un movimiento semiclandestino integrado por encargados de cada taller y área de trabajo, al lado de las autoridades del sindicato Unión Ferroviaria, que en ese instante eran los miembros de la intervención decretada por el Gral. Juan Carlos Onganía en mil novecientos sesenta y siete.


Mario J. Horat, administrativo del Depto. Contabilidad, de treinta y tres años, nieto, hijo y sobrino de ferroviarios, ingresó a la compañía a los diecisiete años. Alistado en la tendencia del peronismo combativo, fue designado Secretario del nuevo movimiento, al que contribuyó a organizar y para el que planteó designarlo como “Cuerpo de Encargados Seccional Rosario Mitre”. El movimiento estaba inspirado en las consignas del Congreso Normalizador de la C.G.T. “Amado Olmos” efectuado entre el veintiocho y el treinta de marzo del año mil novecientos sesenta y ocho que expresaban:



  • MAS VALE HONRA SIN SINDICATOS, QUE SINDICATOS SIN HONRA.
  • UNIRSE DESDE ABAJO Y ORGANIZARSE COMBATIENDO.

Ambas centrales obreras existentes: la Confederación General de Trabajadores de los Argentinos y la Confederación General de Trabajadores Azopardo (Conjunto de los veinte) convocan a un Paro Nacional para el día treinta de mayo de mil novecientos sesenta y nueve. Las 2 Confederación General de Trabajadores de Córdoba disponen ampliarlo con movilización desde las once de la mañana del día veintinueve, data en que empieza el Cordobazo.


El día siguiente, treinta de mayo, los ferroviarios de Rosario acatan el Paro Nacional, tras prácticamente un par de años de no acompañar las medidas de fuerzas tanto locales como nacionales.


Elección de encargado frente a la C.G.T.


En junio de mil novecientos sesenta y nueve una reunión de ferroviarios efectuada en los garajes de A.T.E. Borghi (Distrito Arroyito) convocada por el Cuerpo de Encargados, encabezada por 2 de los 5 secretarios generales de la C.G.T. unificada de Rosario escogió a Mario Horat encargado frente a los plenarios de esa Delegación Regional Cegetista en representación de los afiliados de la Unión Ferroviaria Rosario Mitre. En tal reunión se hallaban presentes múltiples miembros de la ex- Comisión Ejecutiva, aun el hasta ese instante representante en el cargo escogido.


En septiembre de mil novecientos sesenta y nueve los trabajadores de la Unión Ferroviaria Secc. Rosario fueron notificados, de una sanción de apercibimiento por haber acatado el paro nacional del treinta de Mayo. Conforme a lo establecido en el art. catorce del Escalafón y art. diecisiete del Reglamento de Disciplina para el personal ferroviario, más de cinco mil agentes se negaron a firmar la notificación.


Por esa negativa, y solamente a Mario Horat se le aplicaron diez días de suspensión desde el ocho de septiembre; a pesar de que con dieciseis años de servicio no tenía sanciones precedentes. Se violaba de esta manera el Reglamento de Disciplina, que establecía para estos casos la comparencia de otro personal de jefatura como testigo de la notificación y el fichero de las actuaciones.


Los encargados comenzaron contactos diligentes con sus jefaturas a fin de que se reviese la medida, con lo que Horat concurrió a trabajar, y como no acata la orden de su jefe a fin de que se retire, es desalojado del sitio cuarenta y cinco minutos después por la Policía Federal, sin que ello implicase su detención.


Ante esos hechos los trabajadores comenzaron un paro de brazos caídos en sus lugares de trabajo en tanto se convoca a una Reunión de Encargados a las dieciocho, en el local de la Delegación Rosario de la Confederación General de Trabajadores.


A la finalización de esa jornada de trabajo, la compañía despliega en trasparentes este comunicado: "Va a ser descontado de los haberes este día de inactividad. Se amenaza a deponer la actitud y se advierte que no se dejará el acceso a los lugares de trabajo en el mañana si se persiste en el paro de brazos caídos. Los trabajadores que no realicen sus labores, van a ser desalojados del campo ferroviario. Se va a aplicar la Ley catorce mil cuatrocientos sesenta y siete de Defensa Civil."


Una reunión, en la que Horat no participa dado su interés personal, dispuso un paro por setenta y dos horas, que podría prorrogarse hasta el momento en que se anule la sanción. Adhirieron los obreros de Talleres Villa Diego, los del sindicato de Señaleros y el de conductores de trenes La Hermandad seccionales Rosario Mitre, disponiendo además de esto estos últimos un paro de veinticuatro horas, que se fue prorrogando día tras día hasta la finalización del enfrentamiento. En esta forma el paro englobaba más de siete mil quinientos trabajadores.


El Secretariado de la Confederación General de Trabajadores Rosario, por su parte declara en estado de alarma a todas y cada una de las organizaciones gremiales que la componen, convoca a un plenario de gremios para el día diez de septiembre de mil novecientos sesenta y nueve, en su local a las 20:00, exhorta al gremio de conductores de trenes La Hermandad y a la Asociación de Señaleros a adherirse a las medidas tomadas y comunican las resoluciones a la "Comisión Nacional de los veinte".


En ese plenario se declara un paro general de treinta y ocho horas con movilización, en la urbe de Rosario para los días dieciseis y diecisiete de septiembre en apoyo a los trabajadores ferroviarios. Líderes de la C.G.T de la urbe de Córdoba adhieren a medida y también impulsan una igual para esa urbe.En la Capital Federal ex- directivos de la Unión Ferroviaria intervenida, declaran un paro general de la actividad en todo el país para el día dieciseis de septiembre.


El Presidente del Consejo Departamental del Movimiento Nacional Justicialista en un comunicado de prensa publicado en los medios escritos, expresa su solidaridad y la del Consejo con la lucha de los trabajadores del rail.


Suspensiones y enfrentamientos internos


Las autoridades de Trenes Argentinos, militares en actividad, responden anunciando la aplicación de una suspensión de treinta días a todo personal que se adhiriera a la huelga, mas el personal prosigue el paro, con lo que aquellas ordenan el cierre de los Talleres Rosario y Pérez por exactamente el mismo tiempo de la suspensión anunciada.


Ante el viso de los sucesos y el intento de copamiento de la conducción de la huelga por ciertos ex- líderes miembros de la Comisión Ejecutiva intervenida, los encargados deciden que Horat se haga cargo de la conducción de la lucha al lado de el resto miembros de la mesa, en virtud de la experiencia componente que tenía, ser conocido en el gremio de la línea del tren Mitre y otras, y estar relacionado con líderes de sindicatos locales y del orden nacional.


Horat (no deseando ser juez y parte) ofreció esa conducción a conocidos activistas peronistas de los Talleres de Rosario y de Pérez que no admiten, con lo que toma la conducción al lado de diez compañeros.


Una de sus primeras medidas fue mandar a gran cantidad de seccionales de la O bien.F. de todo el país un mensaje personal requiriendo solidaridad y resistencia, al unísono que convoca un congreso furtivo, en la urbe de Rosario, en data y sitio jamás revelados. Designa además de esto como vocero peronista del Cuerpo de Encargados en las Reuniones, a Nicolás R. de los talleres de Pérez, que juega un rol esencial.


El paro ferroviario se fue propagando primero a las seccionales vecinas de la Unión Ferroviaria, Hermandad y Señaleros, para entonces lograr las más lejanas como San Martín, Victoria y Tucumán, puntas de raíles del tren Mitre. Después se aúnan seccionales de las diferentes líneas ferroviarias: Roca, San Martín, Sarmiento, Urquiza, y poquísimas del Belgrano.


Desde el comienzo adhirieron las seccionales: Villa Diego, Córdoba, Villa Constitución, Pergamino, San Nicolás, Cañada de Gómez y Casilda, del Mitre.


En ciertos lugares ferroviarios del país, donde no era posible adherirse a la huelga se generaron actos de boicot que ocasionaron daños materiales y obstrucciones, si bien no víctimas humanas, que fueron calificados de "hechos terroristas" por las autoridades de Trenes y de "resistencia popular" por ciertos líderes ferroviarios, conforme declaraciones periodísticas de la temporada.


Hubo adhesiones de Federaciones y Centros de Estudiantes Secundarios y Universitarios, Partidos Políticos, Instituciones, Institutos de Profesionales, C.G.T. de los Argentinos, Sindicatos, Agrupaciones gremiales, sesenta y dos Organizaciones local y nacional, Delegaciones Regionales de la C.G.T., Comisión Sindical Nacional de los veinte, Comisión Nacional Agrupaciones Ferroviaria y Ferroportuaria Peronistas; esenciales personalidades, como las del Gral. Perón (asilado en España), quien manda a Horat una extensa carta, por intermedio del Mayor Pablo Vicente Encargado del Comando Superior Peronista, (asilado en el Uruguay), donde le expresa su aprecio y solidaridad por la valiente y decidida lucha contra la dictadura, extensivo a todos y cada uno de los Encargados y trabajadores en lucha. Terminado el enfrentamiento fue recibido por su Encargado Personal Jorge Daniel Paladino en la Capital Federal y por el Mayor Pablo Vicente en la urbe de Montevideo.


Los trabajadores llegan a ser movilizados militarmente y sometidos a tribunales militares bajo el Código de justicia militar, que contempla hasta la pena capital a los cabecillas del enfrentamiento, lo que fuerza a la decena de miembros de la conducción de la lucha y a muchos ferroviarios (particularmente los conductores de trenes) a desamparar sus hogares y cobijarse donde no pudiesen ser hallados.


Opiniones divergentes


A más de las colectas voluntarias de dinero que hacían los propios ferroviarios -para imprimir volantes, viajes a diferentes seccionales ferroviarias del país, movilidad local, etcétera- recibían modestos aportes y ayuda como: albergue, comestibles y comunicaciones de sindicatos locales. Ciertos ferroviarios cooperadores de la intervención militar de la Unión Ferroviaria (Nueva corriente de opinión - Participacionistas) - aseveraron "que los manifestantes recibían apoyo económico desde Moscú a través del Partido Marxista" y el interventor de Trenes Argentinos por medio de pedidas publicadas en los primordiales medios escritos del país, calificó a los manifestantes de "agentes del comunismo internacional que desean sustituir la azul y blanca por el harapo colorado".


En el mes de octubre de mil novecientos sesenta y nueve la agencia Télam propagó la nueva de que Horat había viajado a E.U., becado por el gobierno, información entonces negada en los diarios de la temporada.


En el trascurso del enfrentamiento hubo amenazas a líderes y familiares (ciertos debieron evacuarlos de sus residencias o bien sacarlos de la urbe) y hasta una falsa convocatoria a Reunión General el día dieciseis de septiembre de mil novecientos sesenta y nueve a las nueve horas en el local de calle Rizado al cien para levantar la huelga y de esta forma desmantelar el paro activo con movilización de treinta y seis h declarado por la C.G.T. de Rosario, a favor de la lucha que venían sosteniendo; contando con la adhesión de Regionales del interior del País, como Córdoba, santa Fe, Villa Constitución y otras. La información periodística y radial, más tarde al paro apuntó el hecho como un ardid de ciertos líderes para unir trabajadores ferroviarios para la movilización.


La maniobra fue desbaratada por la propia conducción del Cuerpo de Encargados que a horas tempranas se apersonaron en el local de convocatoria, para alertar a los trabajadores que habían escuchado en la madrugada la convocatoria en las transmisoras de radio y de buena fe se aproximaban.


Para la realización de la queja organizada por la C.G.T., Horat debió concurrir a un sinnúmero de Reuniones efectuadas en locales de múltiples sindicatos, cuyos afiliados requerían oír al líder ferroviario para adherir o bien no a la movilización. Entre ellos Luz y Fuerza, Telefónicos, Asociación Trabajadores del Estado, Molineros, Seguro, Vidrio, Ceramistas, Bancarios, Madera, Obras Sanitarias, Calzado y ciertos más.


La huelga se extendió por diecinueve días teniendo alcance nacional. Siendo una de las más prolongadas, de gran convulsión, y desencadenante del segundo Rosariazo.


El paro nacional activo de treinta y seis horas con movilización a efectuarse los días 1 y dos de octubre de mil novecientos sesenta y nueve en solidaridad con la lucha y resistencia de los ferroviarios y otras reivindicaciones fue dejado sin efecto. Los líderes participacionistas "nueva corriente de opinión" habían declarado para esa data un paro por cuarenta y ocho horas.


El día veinticinco a primeras horas de la noche el presidente de hecho general Juan Carlos Onganía concedió una audiencia a lo que quedaba de la comisión de los veinte y los intima a levantar el paro incondicionalmente.En la madrugada del día veintiseis los líderes efectúan un plenario de gremios en el que veinticuatro encargados contra doce y dos abstenciones resuelven suspender el paro del 1º y dos de Octubre.


El líder que encabezaba hizo una exposición siniestra sobre lo que podría suceder de materializarse el paro. Imaginó a las fuerzas de opresión "utilizando las armas" con las que conminó el bando del Consejo Nacional de Seguridad, y en el cuadro de horror que expuso levantaba cadáveres en todos y cada oración.


Esta suspensión fue considerada como una defección por ciertos gremialistas y causó ciertas renuncias en la Mesa Organizadora Nacional de las sesenta y dos Organizaciones Peronistas que había sido creada meses ya antes por una sugerencia de Perón para aunar al movimiento obrero fracturado en la C.G.T. de los Argentinos y la Confederación General de Trabajadores Azopardo (Conjunto de los veinte). Como de esta manera asimismo a las sesenta y dos Organizaciones con las sesenta y dos de Pie Al lado de Perón.


Asamblea General


Se efectuó una tumultuaria Reunión General desde las dieciocho del día veintiseis de septiembre, en la sede de La Hermandad Sec. Rosario Mitre con la participación de más o menos más de cinco mil personas, que desbordaban las instalaciones ocupando una gran parte de la calle. Aparte de los trabajadores ferroviarios de la O bien.F. (únicos con voz y voto), había trabajadores de La Hermandad, Señaleros, seccionales ferroviarias vecinas, seccionales de Córdoba y Pergamino Mitre, jóvenes y estudiantes de diferentes organizaciones universitarias y secundarias, miembros de la C.G.T. y líderes gremiales de múltiples organizaciones.


Después de diecinueve días de enfrentamiento se expuso el próximo cuadro de situación a los asambleístas. Se había suspendido sin data el paro general nacional de treinta y seis horas del 1º y dos de octubre declarado por la C.G.T. Azopardo; los compañeros de La Hermandad Seccional Rosario Mitre, que habían acompañado a los manifestantes desde el principio del enfrentamiento, habían levantado la huelga horas ya antes y se tenía información de igual actitud del Sindicato de Señaleros; habían cesado los paros solidarios que efectuaban las diferentes seccionales de la línea (Córdoba, Pergamino, Tucumán, San Martín, Victoria y otras) y solo persistían en las Seccionales vecinas: Villa Diego, Cañada de Gómez, Casilda y otras.


Por otra parte, con la intermediación del Vicepresidente del ISSPF (Obra Social ferroviaria) y La Hermandad (Sede central), por cuanto los militares interventores se negaban a una salida negociada, el Poder Ejecutivo Nacional de hecho había garantizado que no aplicaría sanción alguna por la huelga efectuada, se daba por cumplida al instante de su aplicación, la sanción al encargado Mario J. Horat, se anulaban las sanciones impuestas a lo largo de las jornadas de paro, se empezaría la normalización gremial de la Unión Ferroviaria, se examinarían ciertas reivindicaciones gremiales y salariales y no se formalizaría ningún tribunal militar, ni se sometería a dicha jusridición a los ferroviarios que ignoraron el estado de movilización.


La conducción del Cuerpo de Encargados sugirió a los asambleístas el alzamiento de la medida de fuerza desde la 0 hora del día después veintisiete de septiembre, lo que fue aprobado por extensa mayoría después de un breve discute.


Lo acordado se cumplió por las autoridades de la Empresa, produciéndose un cambio notable en el trato y consideración cara los trabajadores por la parte de las Jefaturas civiles y militares.






Está aquí: Inicio > [ ARGENTINA ] > ıllı Huelga ferroviaria de septiembre de 1969 wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas