PATRIMONIO CULTURAL LATINO (2018-2019)

INFORMACIÓN SOBRE HISPANOAMÉRICA: CULTURA, HISTORIA, RECURSOS, TURISMO, CIUDADES Y NOTICIAS

Todo sobre Argentina y los Argentinos:

ıllı Himno Nacional Argentino wiki: info, historia y vídeos


La información contenida en esta web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnótico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Es posible que algunos datos mostrados no esten actualizados. Por ello, en caso de duda lo recomentable es consultar a un experto cualificado.


 


 



salud  Himno Nacional Argentino 


Vicente López y Planes, autor de la letra del Himno Nacional Argentino.

El veinticuatro de mayo de mil ochocientos doce se presentó en la "Casa de Comedia" de la ciudad de Buenos Aires la obra de teatro "El veinticinco de Mayo", referida a la Revolución de Mayo de mil ochocientos diez, de Luis Morante. Exactamente la misma acababa con un himno escrito por el propio Morante, al que el españolBlas Parera había puesto música, coreado por los actores. Uno de los espectadores, el porteñoVicente López y Planes, se sintió inspirado y esa noche escribió la primera estrofa de un himno para sustituir al precedente.

Blas Parera y Moret, autor de la música del Himno Nacional Argentino.

El Triunvirato comprendió que debía darle al pueblo un canto nacional de mayor relevancia que el que hasta ese momento se entonaba. En un oficio del veintidos de julio de mil ochocientos doce dirigido al Cabildo de la ciudad de Buenos Aires, sugería a este que mandase a componer "la marcha de la patria", para ser ejecutada al comienzo de las funciones teatrales, debiendo el público escucharla de pie y descubierto, como en las escuelas al acabar a diario las clases.


La Reunión General Constituyente del Año XIII ordenó componer la letra del himno con data seis de marzo de mil ochocientos trece y lo aprobó como "Marcha Patriótica" el once de mayo de ese año. Al día después le encargó componer una nueva música a Blas Parera. En una noche acabó la partitura.

Primera ejecución del Himno Nacional, en casa de María Sánchez de Thompson.

Según la tradición, el catorce de mayo de mil ochocientos trece, en casa de Mariquita Sánchez de Thompson se cantó por vez primera, siendo aquella dama quien interpretó sus estrofas. Se calcula que la obra fue presentada exactamente el mismo día veinticinco de mayo de mil ochocientos trece, en tanto que el día veintiocho de ese mes se cantó en el teatro a lo largo de una función patriótica realizada a lo largo de la noche. Entonces se lo conocería como Canción Patriótica Nacional, y después sencillamente como Canción Patriótica. Mas en una imitación de mil ochocientos cuarenta y siete aparece titulada como Himno Nacional Argentino, nombre que recibe hoy día.


En mil ochocientos diecisiete, Parera abandonó la Argentina, viviendo múltiples años en la ciudad de Río de Janeiro y por último en España, donde murió. Sobre el exilio de Blas Parera se ha especulado mucho, indicándose que partió del país a causa de ser obligado a componer la música del himno; esta teoría carece de documentación que la avale. El musicólogo Carlos Vega explica a este respecto que "meses ya antes de su partida, el gobierno argentino (recuérdese que el país estaba en guerra) demandó a todos y cada uno de los españoles residentes juramento de lealtad a la patria incipiente y fallecer por su independencia total, legalizando su adhesión a través de una carta de ciudadanía. Podría ser que la adopción de la nacionalidad argentina hubiese sido una imposición demasiado dura para el catalán, y quizás la causa de su extrañamiento súbito".


El testimonio de un viajante de la temporada da una idea de la extensa aceptación popular de la que disfrutaba el nuevo himno: En mil ochocientos diecisiete, un diplomático estadounidense, Henry M. Brackenridge, fue testigo de la excepcional difusión que había tenido en el pueblo rioplatense la canción patriótica que la Reunión del año mil ochocientos trece había consagrado como Marcha Nacional.


Brackenridge viajaba en un pequeño navío desde Montevideo a Buenos Aires y, en el trascurso de la travesía, escuchó las estrofas del himno coreadas de manera espontánea por sus acompañantes. El relato de Brackenridge, tomado de su libro Voyage to South America (Viaje a Sud América), publicado en Baltimore en mil ochocientos diecinueve, decía:


La letra era marcadamente independentista y antiespañola, como correspondía al espíritu de la temporada. Tiempo después la Reunión del año XIII solicita un "arreglo" de la letra, a fin de que el himno quedase más acorde con los nuevos vientos que soplaban: Inglaterra se oponía vigorosamente a todo intento de autonomía en las colonias de España, su aliada en la guerra contra Napoleón. El embajador británico, Lord Strangford, hace saber al gobierno de la ciudad de Buenos Aires "lo desquiciado y peligroso de toda declaración de independencia prematura".


Desaparecen entonces estrofas que anunciaban que "se levanta a la faz de la Tierra una nueva y gloriosa Nación". Se infiltran, en cambio, conceptos monárquicos tan en rema entonces, cuando los próceres competían en candidaturas de príncipes europeos para gobernarlos: el príncipe portugués, el francés, el italiano.../P>

No extraña entonces el "ved en trono a la noble igualdad", afrancesamiento relacionado con el propósito de coronar al duque de Orleans (si bien otros autores apuntan que los orleanistas no estaban en favor de la "noble igualdad" de la Revolución francesa, sino lo opuesto, que eran partidarios del Viejo Régimen). O bien "sobre alas de gloria levanta el pueblo, trono digno a su Gran Majestad", estrofa desaparecida en la versión terminante. O bien "ya su trono muy digno abrieron, las Provincias Unidas del Sur"./P>

La música del himno ensayó en mil ochocientos sesenta una modificación encomendada al músico Juan Pedro Esnaola, quien efectuó una versión orquestada más rica desde el punto de vista armónico.


Tenido por Himno Nacional la Canción Patriótica de Vicente López y Planes, mediante un largo periodo de la nacionalidad fue interpretado conforme con el texto original. Mas una vez desaparecido el fervor de la batalla contra España, en interés de un acercamiento político con esta, debido a numerosas críticas por la parte de representantes diplomáticos españoles, la canción nacional padeció en su enunciado una modificación de forma por lo que respecta a aquella parte que pudiese tener un término despectivo para otros países.


Durante la segunda presidencia del general Julio Argentino Roca, el treinta de marzo de mil novecientos un decreto apoyado con la firma del Presidente de la Nación y de los ministros Luis María Campos, Emilio Civit, Martín Rivadavia, Felipe Yofre, José María Rosa y Martín García Merou disponía que:


Desaparecieron de este modo las marciales referencias a "los bravos que unidos juraron su feliz libertad mantener, a esos tigres sedientos de sangre fuertes pechos van a saber oponer".Asimismo se quitó: "Son letreros eternos que dicen: acá el brazo argentino triunfó, acá el feroz opresor de la Patria su cerviz orgullosa dobló".


En mil ochocientos trece, la Reunión General Constituyente que regía la presente República Argentina encargó a Blas Parera la composición de lo que sería la Marcha Patriótica, con letra de Vicente López y Planes.


En mil ochocientos sesenta Juan Pedro Esnaola efectuó ciertos cambios a la música basándose en anotaciones manuscritas del músico.


El dos de agosto de mil novecientos veinticuatro el Presidente de la Nación Marcelo T. de Alvear creó una comisión constituida por Floro Ugarte, Carlos López Buchardo y José André, para componer una versión oficial del Himno Nacional. Merced al descubrimiento de una partitura en el Museo Histórico Nacional atribuida a Blas Parera, a la que la comisión introdujo arreglos, se pudo estrenar al público en el Teatro Colón el veinticinco de mayo de mil novecientos veintisiete. No obstante, debido a las críticas que trajo el "nuevo himno", a través de un decreto de septiembre de mil novecientos veintiocho Alvear armó una nueva comisión, en donde se recomendó hacer una versión más leal a la de Juan Pedro Esnaola. En nuestros días, la versión actual del Himno corresponde a la transcripción efectuada por Luis Lareta, que se ajusta a lo acordado el veinticinco deseptiembre de mil novecientos veintiocho por el Poder Ejecutivo de la Nación. Ya en mil novecientos se había regulado por decreto del Poder Ejecutivo usar una versión reducida de la marcha para actos oficiales y públicos.


Por el decreto número diez.302 del veinticuatro de abril de mil novecientos cuarenta y cuatro, esta Marcha fue aprobada como el Himno Nacional Argentino.


La letra que se corresponde con la V. O. del Himno Nacional del año mil ochocientos trece es considerablemente más larga que la presente debido a su reducción desde el año mil novecientos.


Se publicaron múltiples versiones tenuemente diferentes de la V. O., Marcha Patriótica, ciertas con ortografía moderna, etc.


La primera versión que se publicó tenía fallos.Además de fallos de ortografía ("imbasor" en lugar de "invasor" en la versión impresa, mas no en el manuscrito; "100" por "sien"), un fallo particularmente infeliz en la luz de enfrentamientos siguientes fue "Buenos--Ayres se opone a la frente de los pueblos ..." en el manuscrito en vez de "... se pone ...".


A continuación, una transcripción de la versión del catorce de mayo (se han corregido ciertos fallos):


En las provincias de Catamarca, La Rioja y Santiago del Estero (desde cuando menos la década de mil novecientos cincuenta) se interpreta una introducción cantada cuya letra no es una parte de la original. En ella, los acordes iniciales, que en la versión oficial no se cantan, son acompañados por la próxima letra:

Merced a Dios, suena ya la hora de la libertad
Cesó la sofocación y el dolor ya pasó
Elevemos las voces al cielo y que nuestras ánimas tengan consuelo
Vamos muchachos en masa a la plaza a cantar
los clarines nos invitan al son militar de su alegre canción
las trompetas le responden
mirad como vienen mujeres y pequeños y trotan caballos y
suenan tambores
y todo el planeta asiste a la plaza y no hay uno solo que
desee faltar
Silencio y atención, atención.

Origen y controversiaEditar


Si bien en un primer instante se la consideró de autor anónimo, una investigación siguiente descubrió que esta letra fue escrita por Antonio Dellepiane en mil novecientos veintinueve como una parte de una investigación histórico y artistico sobre el himno nacional. A este respecto ciertos autores han criticado esta letra por considerarla contraria al estilo y espíritu del himno original, extraña a su concepción musicológica y próxima a la ideología del nacional catolicismo .






Está aquí: Inicio > [ ARGENTINA ] > ıllı Himno Nacional Argentino wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas