PATRIMONIO CULTURAL LATINO (2018-2019)

INFORMACIÓN SOBRE HISPANOAMÉRICA: CULTURA, HISTORIA, RECURSOS, TURISMO, CIUDADES Y NOTICIAS

Todo sobre Argentina y los Argentinos:

ıllı Fusilamientos de José León Suárez wiki: info, historia y vídeos


La información contenida en esta web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnótico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Es posible que algunos datos mostrados no esten actualizados. Por ello, en caso de duda lo recomentable es consultar a un experto cualificado.


 


 



salud  Fusilamientos de José León Suárez 


wikiCarlos Livraga, superviviente de los fusilamientos de José León Suárez y uno de los que dejó la reconstrucción de los hechos, recibido en la Casa Rosada por el entonces presidente Néstor Kirchner, en 2007. Alzamiento de Valle

Los fusilamientos de José León Suárez se refieren a la matanza efectuada de forma furtiva en Argentina contra 12 civiles peronistas, salvo Livraga, de los que 5 murieron, ocurrida el nueve de junio de mil novecientos cincuenta y seis, en los basurales de José León Suárez, en el partido de General San Martín, Gran Buenos Aires, Argentina.


Los fusilamientos furtivos de José León Suárez fueron un episodio represivo del alzamiento del General Juan José Val contra la dictadura gobernante, en el movimiento más extenso de la Resistencia peronista, que dispuso el fusilamiento público del propio General Val y diecisiete militares rebelados, como el fusilamiento furtivo de dieciocho civiles, en las localidades bonaerenses de Lanús y José León Suárez.


Los fusilamientos furtivos continuaron ignotos hasta el momento en que el cronista Rodolfo Walsh descubrió y también estudió los que se habían producido en León Suárez, publicando su investigación en mil novecientos cincuenta y siete por medio de un histórico relato novelado titulado Operación matanza. De las 12 personas fusiladas en León Suárez, 5 murieron en el acto (Carlos Lizaso, Nicolás Carranza, Francisco Garibotti, Vicente Rodríguez y Mario Brión) y 7 subsistieron. Su mensaje incluía el compromiso de un llamado inmediato a elecciones y la garantía de una absoluta libertad de prensa, como la libertad de todos y cada uno de los presos políticos, el reintegro de los derechos sindicales y la restauración de la industria nacional.


Debido a los fusilamientos con los que la Revolución Libertadora refrenó el alzamiento de Val, se generalizó la denominación de la dictadura como Revolución Fusiladora.


La Revolución Libertadora

Revolución Libertadora

El septiembre de mil novecientos cincuenta y cinco un golpe para derrocar al gobierno derribó al gobierno constitucional de Juan Domingo Perón imponiendo una dictadura civil-militar que se autodenominó Revolución Libertadora. En la Revolución Libertadora un nuevo golpe de Estado depuso al primer dictador el general Eduardo Lonardi, imponiendo una dictadura todavía más represiva de marcado tinte antiperonista encabezado por el general Pedro Eugenio Aramburu con el título de «presidente» y el almirante Isaac Rojas, con el título de «vicepresidente».


La dictadura de Aramburu llevó adelante una política sistemática de «desperonización», deteniendo o bien despidiendo de sus trabajos a miles y miles de ciudadanos acusados de simpatizar con el peronismo. Con exactamente la misma orientación, en el planeta de la cultura, los medios, las universidades y el sistema educativo, se emplearon listas negras para excluir a los ciudadanos peronistas.


El alzamiento de Valle

Alzamiento de Valle

En la noche del nueve de junio de mil novecientos cincuenta y seis se comenzó un alzamiento peronista dirigido por el General Juan José Val, para deponer a la dictadura militar. El alzamiento fue velozmente derrotado, con escasos enfrentamientos armados, en los que murieron 6 personas, los militares Blas Closs, Rafael Fernández y Bernardino Rodríguez del bando dictatorial; y los civiles Ramón Raúl Videla, Carlos Irigoyen y Rolando Zaneta, del bando peronista. El catorce de junio se generaría el último combate individual, resultando fallecido el civil peronista Miguel Ángel Mouriño.


Los dictadores Pedro Eugenio Aramburu y también Isaac Rojas (Presidente y Vice del gobierno), sabían de la conjura mas habían decidido no abortarla con el objetivo de aprovechar el hecho para extremar la opresión. El día precedente fueron apresados cientos y cientos de líderes gremiales para quitar base social al movimiento. Aramburu dejó firmado el Decretos diez y trescientos sesenta y dos imponiendo la ley marcial y dejó asimismo redactados los Decretos 10.363/56, de pena capital, y el 10.364/56 que incluiría entonces las personas escogidas para ser fusiladas.


Alertadas las fuerzas de seguridad, el alzamiento fue de forma rápida contenido. Solo unos pocos objetivos fueron tomados y esa noche la mayor parte de los rebelados fueron detenidos. En Lanús 6 detenidos serían de forma inmediata fusilados entre las dos y las cuatro de la mañana. Entre los detenidos de esa noche asimismo se hallaban las 12 personas que serían llevadas por las fuerzas de seguridad a León Suárez para matarlas a sangre fría.


Los coroneles Ricardo González y Agustín Digier, el capitán Néstor Bruno y el suboficial Andrés López, llegaron hasta la embajada de Haití Se les aloja en las habitaciones del anejo de la vivienda del embajador .Al día después el embajador haitiano Jean Francoise Brierre se traslada a la Cancillería a informar formalmente el otorgamiento de asilo a los asilados en la embajada. En la madrugada del jueves catorce aparece por la sede diplomática otro perseguido en pos de amparo, el general Raúl Tanco. A poco de desamparar Brierre la vivienda, 2 automóviles se estacionan en frente de esta, descendiendo de exactamente los mismos veinta hombres con fuerza armados, dirigidos por Domingo Quaranta, jefe del Servicio de Informaciones del Estado (SIDE), que penetra violentamente en la sede diplomática, sacando por la fuerza del anejo de exactamente la misma a los 7 asilados. El conjunto asaltante se posiciona frente a ellos preparando sus armas para fusilarlos allá mismo. Ante ello Therese Brierre, esposa del embajador sale de la vivienda, Quaranta la separa de manera brusca mientras que le espeta insultos racistas. Frente al escándalo un conjunto de vecinos se aproxima con lo que los presos son llevados a un colectivo para fusilarlos lejos de la vista del público. Brierre que por por teléfono demanda de manera inmediata el hecho a las agencias internacionales de noticias y se comunica con el ministerio de temas exteriores haitiano solicitando su intervención frente a la violación al derecho internacional y el ataque de la sede diplomática.

Casa de la calle Hipólito Yrigoyen cuatro mil quinientos diecinueve, Florida, donde estaban reunidos un conjunto de civiles y fueron secuestradas las personas que asesinadas en el basural de José León Suárez.

La sublevación


La rebelión estaba planeada para empezar a las veintitres horas del sábado nueve de junio. A esa hora empezaba una popular jornada de boxeo en el Luna Park trasmitido por radio a todo el país. Las órdenes para los componentes era percibir la riña por el título de Sudamérica entre Eduardo Lausse y el chileno Humberto Loayza y aguardar escuchar la proclama revolucionaria para actuar. Mas la insurrección falló ya antes de iniciarse, por el hecho de que media hora ya antes los encargados de instalar la radio en la ciudad de Buenos Aires fueron detenidos. Solo en La Pampa, el comando encargado de la misión pudo trasmitir la proclama por la radio. Ese día Aramburu había viajado a Rosario y le había encomendado al almirante Isaac Rojas hacerse cargo de la opresión.


Uno de las casas que se emplearon como punto de asamblea de los rebelados a lo largo del alzamiento de Val, fue la que estaba situada en la calle Hipólito Yrigoyen cuatro mil quinientos diecinueve, de la localidad de Florida, en la zona norte de Gran Buenos Aires. El dueño de casa era Horacio di Chiano que habitaba el departamento delantero y le arrendaba a Juan Torres el departamento del fondo. En este último sitio se reunió un conjunto de componentes peronistas para aguardar la señal del alzamiento de Val. A la hora señalada para el alzamiento había diez hombres: Juan Torres, Carlos Lizaso (veintiuno años, peronista), Nicolás Carranza (componente sindical ferroviario, peronista), Francisco Garibotti (obrero ferroviario, 5 hijos, peronista), Vicente Rodríguez (obrero portuario, 3 hijos, peronista), Mario Brión (empleado de Siam, un hijo, peronista), Horacio Di Chiano (no peronista, mas opositor a la dictadura), Norberto Gavino (componente peronista incluido en las listas negras), Rogelio Díaz (suboficial retirado de la Marina, 2 o bien 3 hijos) y Juan Carlos Livraga (solo había ido a escuchar la riña).


Pero la señal jamás llegaría.


A las 23:30 la casa fue allanada por el jefe de Policía de la Provincia de la ciudad de Buenos Aires teniente coronel Desiderio Fernández Suárez, acompañado del jefe de la Unidad Regional San Martín inspector Rodolfo Rodríguez Moreno y el subjefe inspector Cuello. Procuraban a Tanco, mas Tanco no estaba y la policía se llevó detenidos a todos y cada uno de los citados, menos Torres que consiguió escapar. Asimismo detienen a Miguel Ángel Giunta, que se hallaba en la casa vecina y que no tenía ninguna conexión con la Resistencia peronista.


Los diez detenidos son llevados con un trato brutal a la Unidad Regional San Martín. Habiendo fracasado la detención de Tanco, Fernández Suárez se volvió de forma inmediata a La Plata. Poco después llegan a la comisaría otros 2 detenidos: Julio Troxler (exoficial de policía y miembro activo de la resistencia) y Reinaldo Benavidez que había ido a la casa de Hipólito Yrigoyen y fue detenido por los policías que habían quedado ahí aguardando que cayesen otros componentes.


Estando detenidos se enteran del descalabro de la insurrección y de la declaración de la ley marcial. A las 2:30 de la madrugada el vicealmirante Rojas declara que la rebelión había sido controlada. 15 minutos después el Jefe de la Brigada empieza a percibir la declaración de los detenidos y les retiran sus posesiones personales.


Poco después el Jefe de la Unidad Rodríguez Moreno, recibe por teléfono la orden del Jefe de Policía Fernández Suárez de fusilar a los detenidos. Para esa hora ya se había mandado a fusilar a los 6 miembros del comando detenidos en la Escuela Industrial de Avellaneda, encargados de montar la radio lugar desde donde se transmitiría la proclama revolucionaria: Tte. Coronel José Albino Yrigoyen, Capitán Jorge Miguel Costales, Dante Hipólito Lugo, Norberto Ross, Clemente Braulio Ross y Osvaldo Alberto Albedro.


Rodríguez Moreno se dirige primero al Liceo Militar de San Martín para procurar que los fusilamientos se efectúen allá, mas allá se le niega toda cooperación. Vuelve a la comisaría cerca de las 5 de la mañana y busca confirmar la orden llamando de nuevo a teniente coronel Fernández Suárez, quién ratifica la orden y le demanda que lo haga inmediatamente en cualquier sitio.


A las 5:30 los 12 detenidos fueron puestos en un camión celular, protegidos por 15 policías. En un auto van asimismo Rodríguez Moreno, su segundo el Comisario Cuello y el oficial Cáceres. Toman la senda ocho y después por Camino de Cintura. Se detienen en un punto y empiezan a hacer bajar a los detenidos, mas los policías consideran que el sitio no es conveniente y prosiguen trescientos metros más. A unos metros de allá había un basural.


Los detenidos son obligados a bajar a punta de pistola y a pasear cara el basural, alumbrado por los faros de los automóviles policiales. Cuando es obvio que van a matarlos Gavino sale corriendo mientras que le afirma a Carranza que hay que huir. Carranza, muy fornido para correr, ruega por sus hijos segundos antes que lo maten. Los detenidos corren en todas y cada una de las direcciones, mientras que los policías disparan. Díaz consigue descabullirse del camión sin que lo vean y desaparecer.


Livraga, Di Chiano y Giunta se tiran al piso y se hacen los fallecidos. Garibotti es alcanzado por los disparos y cae fallecido. Giunta aprovecha para salir corriendo y consigue escapar. Rodríguez cae herido y es rematado en el piso. Brión tenía una polera blanca que facilitó su asesinato por la espalda mientras que corría. Troxler, Benavídez y Lizaso procuran una lucha cuerpo a cuerpo con los policías. Los 2 primeros escapan mas Lizaso es tomado entre 3 y fusilado.


Una vez cesada la balacera y la caza, Rodríguez Moreno va cuerpo por cuerpo para contrastar que estén fallecidos. Di Chiano se salva por el hecho de que lo da por fallecido, mas a Livraga lo ve parpadear y entonces ordena que lo rematen.De los 3 tiros uno le rompió la nariz, el otro le atravesó la quijada y la dentición y el tercero le da en un brazo. Lo dieron por fallecido, mas conseguiría subsistir, después de un suplicio.


En el basural quedan 5 fallecidos -Mario Brión, Nicolás Carranza, Francisco Garibotti, Carlos Lizaso y Vicente Rodríguez- y 2 supervivientes - Horacio Di Chiano y Juan Carlos Livraga, este último muy mal herido.


La supervivencia


Siete de los 12 detenidos subsistieron a la masacre: Reinaldo Benavidez, Rogelio Díaz, Horacio Di Chiano, Norberto Gavino, Miguel Ángel Giunta, Juan Carlos Livraga y Julio Troxler.


De ellos Livraga era el que estaba más comprometido, por la gravedad de sus heridas. Después de que marcharan los policías, Livraga se levantó herido y paseó hasta la senda, cayendo desmayado frente a una garita policial. Los policías lo ven herido y los llevan al Centro de salud Policlínico de San Martín, donde le efectúan primeros auxilios en la guarda y consigue llamar a su padre. Mas poco después es de nuevo secuestrado por la policía del centro de salud. En esas circunstancias las enfermeras consiguieron ocultar de la policía el papel de la declaración que Livraga había efectuado en la Comisaría ya antes de la matanza y entregárselo a su padre. Livraga continuó desaparecido a lo largo de veintiocho días encerrado en un calabozo de la Comisaría 1.ª de Moreno, sin atención médica, con obvia pretensión de que se muriera:


Luego es blanqueado y mandado a la Prisión de Olmos, cerca de La Plata, donde fue curado y protegido por los presos comunes. Allá se halló con Miguel Ángel Giunta, quien después de huir del basural se había entregado a la policía, siendo sometido a sistemáticos simulacros de fusilamiento que lo desestabilizaron mentalmente. Las gestiones de su padre con el ábogado Máximo von Kotsch, próximo a Arturo Frondizi, y el papel salvado por las enfermeras que probaba que Livraga había sido detenido, consiguieron que fuera liberado al lado de Giunta, el diecisiete de agosto de mil novecientos cincuenta y seis. Recién al salir en libertad pudo ser operado de las lesiones que le habían destruido la cara un par de meses ya antes. Poco después Livraga se fue a U.S.A. y en mil novecientos setenta y nueve adoptó la nacionalidad de ese país. El veintitres de marzo de dos mil siete fue recibido por el entonces Presidente Néstor Kirchner.


Norberto Gavino había sido el primero en correr en el basural, antes que se iniciaran los disparos. Se fue de manera directa a la embajada de Bolivia, donde solicito asilo político, y después se fue al exilio. En la segunda edición de Operación Matanza, Walsh precisa el compromiso de Gavino con el alzamiento y mienta en la página setenta y ocho una carta que Gavino le escribió desde Bolivia en mil novecientos cincuenta y ocho, quejándose «por el breve retrato que trazó de él».


Julio Troxler, que había logrado huir después de enfrentarse cuerpo a cuerpo con un agente de policía, se ocultó en una zanja y volvió al basural para poder ver si había supervivientes, mas no halla a ninguno vivo. Cuando está yéndose vio a Livraga siendo levantado por los policías de la garita que los llevaron al hospìtal. Así como su amigo Benavídez, se asiló el tres de noviembre en la embajada de Bolivia, como asimismo lo había hecho Gavino. Entonces viaja a ese país asilado, volviendo 8 meses después. Participó activamente en la Resistencia peronista, desempeñando situaciones de enorme responsablidad, integrando el Peronismo de Base. Fue de nuevo detenido y torturado múltiples veces. Es Enriqueta Muñiz, la estudiosa que coopera con Walsh en Operación Matanza, quien lo contacta y consigue su documental. En mil novecientos sesenta y ocho apareció en la película La hora de los hornos de Gettino y Solanas narrando los fusilamientos. En mil novecientos setenta y dos aparece en la película Operación Matanza de Jorge Cedrón actuando de sí. En mil novecientos setenta y tres, con la restauración de la democracia, el gobernante Bidegain lo nombra subjefe de la Policía bonaerense, cargo que ocupa por prácticamente 3 meses. En mil novecientos setenta y cuatro actúa asimismo en Los hijos de Hierro de Pino Solanas. El veinte de septiembre de mil novecientos setenta y cuatro fue secuestrado y horas después asesinado por la Triple A.


Reinaldo Benavidez, después de enfrentarse a los policías y escapar, llegó caminando hasta la estación León Suárez, donde le solicitó a un colectivero que lo llevase sin costo a la terminal de la línea. No volvió a su casa por seguridad y continuó oculto en casa de un amigo en Del Viso hasta el momento en que al lado de su amigo Troxler solicitaron asilo en la embajada de Bolivia el tres de noviembre. El gobierno llegó a anunciar su muerte y librar el certificado de defunción. En Bolivia conoció a quien sería su esposa, con quien tuvo 4 hijos y al lado de quien continuó hasta su fallecimiento en la primera década del siglo veintiuno, viviendo siempre y en todo momento en su casa del Distrito Obrero Ferroviario de Boulogne. En mil novecientos setenta y tres conoció a Rodolfo Walsh en el estreno de la película Operación Masacre; hasta ese instante se había comunicado por escrito. En mil novecientos ochenta y ocho Juan Pablo Cafiero le entregó una placa honrándolo como «sobreviviente de la Resistencia peronista». En un documental que le realizase la cronista Eva Marabotto en dos mil uno, Benavídez transmitió de esta forma el dolor sensible que le ocasionó la masacre:


Horacio di Chiano continuó inmóvil boca abajo en el basural hasta el momento en que se hizo de día. No volvió a su casa por seguridad y estuvo 4 meses escondo hasta el momento en que se decidió regresar en secreto a su casa, donde se generó el rapto, ya antes de concluir mil novecientos cincuenta y seis y continuar escondo en el sótano. Fue despedido de su empleo después de diecisiete años de trabajo. Di Chiano fue la primera persona que Walsh se enteró que había subsistido a la matanza y la primera con la que se entrevista para reconstruir el crimen.


Existe el registro Detenidos singulares, mil novecientos cincuenta y seis. Penitenciaría Nacional (Ministerio de Justicia), Fichero del Servicio Penitenciario Federal, Museo Penitenciario Federal, en el distrito de San Telmo, Buenos Aires.


El veinticuatro de mayo de dos mil seis, en el patio del Museo Penitenciario, el alcaide Benegas concedió una entrevista y desplegó el libro Detenidos singulares.Se sorprendió frente a la pregunta:


Su contestación fue:


Quien tuvo ese libro de registros en mil novecientos cincuenta y siete debió anotar apurada y desprolijamente el nombre de Val para legalizar que había sido fusilado allá. El registro de Val es: «Preso político 4498»; y asentado tras el registro cuatro mil cuatrocientos noventa y siete de Amílcar Darío Viola, ingresado veintiseis de abril de mil novecientos cincuenta y siete. Entonces, el registro brinca al cuatro mil cuatrocientos noventa y nueve, de Carlos Vázquez, ingresado ocho de octubre de mil novecientos cincuenta y siete. Lo que ocurrió en el mes de abril de mil novecientos cincuenta y siete, a fin de que el registro de Val fuera introducido subrepticiamente, fue que para esa data, Walsh había conseguido reventar la polémica por los asesinatos en los basurales de José León Suárez. El veinticuatro de abril de mil novecientos cincuenta y siete, la Corte Suprema de Justicia dio un fallo en el caso Livraga: pasar todas y cada una de las actuaciones a la Justicia Militar. Al tiempo que pasaba la responsabilidad rigurosa de esos fusilamientos a los militares, cerraba el camino en la justicia civil.






Está aquí: Inicio > [ ARGENTINA ] > ıllı Fusilamientos de José León Suárez wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas