PATRIMONIO CULTURAL LATINO (2018-2019)

INFORMACIÓN SOBRE HISPANOAMÉRICA: CULTURA, HISTORIA, RECURSOS, TURISMO, CIUDADES Y NOTICIAS

Todo sobre Argentina y los Argentinos:

ıllı Fuerte Sancti Spiritus wiki: info, historia y vídeos


La información contenida en esta web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnótico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Es posible que algunos datos mostrados no esten actualizados. Por ello, en caso de duda lo recomentable es consultar a un experto cualificado.


 


 



salud  Fuerte Sancti Spiritus 


El tres de abril de mil quinientos veintiseis partió desde el puerto de España de Sanlúcar de Barrameda la expedición de Sebastián Gaboto compuesta por algo más de doscientos hombres repartidos en 4 barcos con destino a las islas Molucas, vía el estrecho de Magallanes.


A principios de noviembre de mil quinientos veintiseis llegó al Puerto de los Patos en la isla (en la actualidad brasileira) de santa Catalina, donde se halló con 2 náufragos del viaje de Juan Díaz de Solís que le notificaron de las presuntas fantásticas riquezas de un Rey Blanco, y de un sitio llamado Sierra de la Plata. Al oír estos relatos Gaboto decide por su cuenta, sin preguntar a España, desamparar el viaje a Molucas. En el mes de febrero de mil quinientos veintisiete partió cara el sur, hasta la desembocadura del entonces llamado río de Solís, que se empezaba a nombrar con su actual nombre, Río de la Plata. Lo remontó hasta una isla que llamó de San Gabriel por haber llegado a ella el dieciocho de marzo de mil quinientos veintisiete, día del Santo.


En el trascurso de la expedición se había encontrado con el grumeteFrancisco del Puerto, único superviviente de la expedición de Juan Díaz de Solís, quien se ofreció para señalarle el camino cara la ambicionada Sierra de la Plata, que realmente quedaba en la todavía no conquistada zona del Perú y Alto Perú. Decide entonces dejar en mayo a las naves Trinidad y santa María con treinta hombres al cargo de Antón de Grajeda a fin de que edificara un fuerte más seguro en lo que se llamaría San Salvador, asimismo en la Banda Oriental. El veneciano parte con cerca de doscientos hombres en la San Gabriel y la goleta santa Catalina, navegando por el río Paraná de las Palmas hasta la desembocadura del río Carcarañá.


Fundación de Sancti Spiritu


En la margen izquierda del río Carcarañá, sobre una barranca saliente de 6 metros de alto, en el ángulo que forma este río con el Coronda, cerca del Río Paraná, se detuvieron el veintisiete de mayo, y también empezaron la construcción del fuerte que se acabó el nueve de junio, celebración de la Pascua de Pentecostés, lo que explicaría el nombre de «Sancti Spíritus» que le dieron puesto que en latínSancti Spiritus se traduce al de España como Espíritu Santo y esto pues conforme el cristianismo ese día era la efeméride de la Pascua de Pentecostés en la que conforme La Tradición el Espíritu Santo alumbró a los apóstoles de Cristo. De forma que en tal data allá levantaron además de esto veinte casas, transformándose en la primera población europea del presente territorio argentino.


Los guaranízados carcarañáes cooperaron tanto en la construcción del poblado como en la siembra de trigo y cebada, que resultaron de esta forma las primeras efectuadas en Sudamérica.


El clérigo Francisco García edificó una pequeña capilla, donde daba misa todos los domingos, lunes y viernes. Esta capillita fue puesto que, la primera que hubo en el Río de la Plata y fue allá donde se formaron los primeros matrimonios entre indígenas y europeos.


Los trabajos de construcción del fuerte quedaron terminados el nueve de junio de mil quinientos veintisiete, celebración católica de la Pascua de Pentecostés, lo que explica el nombre, en latín, de Sancti Spiritu (Espíritu Santo) con que lo designó Gaboto.


El fuerte levantado sobre la barranca era cuadrangular, orientada en el sentido norte-sur, con un largo de al menos cuarenta y siete m y un ancho de 10m. Estaba rodeado por un foso de 3 metros de ancho por cuarenta de largo, formando un semicírculo con una empalizada de palos a pique.Tenía 2 torreones uno de ellos situado cara el lado del Carcarañá (los dos estaban artillados con versos y lombardas) y en su interior una casa de tapias de madera y techo de paja que servía de cuartel general. Gaboto se hizo edificar en el fuerte una pieza adornada por cueros con dibujos en relieve (o sea, al estilo gadamesí o bien guadamecil).


Construyeron además de esto un bergantín, y el veintitres de diciembre, tras nombrar a Gregorio Costoso capitán del fuerte y dejarle treinta hombres para defenderlo, Gaboto partió aguas arriba por el río Paraná. Llegó a una isla que designó Año Nuevo y allá resolvió volver al río Carcarañá por miedo a los nativos a quienes les habían quemado sus chozas y fallecido a múltiples de ellos. Esta fue la primera matanza de originarios en esa una parte de América. Siguió su viaje hasta la boca del río Paraguay donde dobló a la derecha por el Paraná, llegando en el mes de febrero de mil quinientos veintiocho hasta un caserío guaraní, cuyo jefe se llamaba «Yaguarón». A ese sitio lo denominó santa Ana, y hubo de ser el solar de la presente urbe argentina de Itatí en la provincia de Corrientes. Empezó entonces a remontar el río Paraguay, adelantándose con su bergantín hasta la boca del río Bermejo, donde hallaron a la tribu agaces quienes les tendieron una celada, y dieron muerte a un conjunto de hombres. Miedoso de males mayores empezó en el mes de abril de mil quinientos veintiocho el regreso a Sancti Spiritu.


Mientras tanto, en el mes de febrero de ese año llegaba al Río de la Plata la expedición de Diego García de Moguer. Navegando en el mes de abril por el Paraná, halló de improviso el fuerte Sancti Spiritu. Sorprendido y también indignado, ordenó al capitán Costoso que abandonara el sitio, puesto que esa era conquista que solo a él le pertenecía por haber sido designado por España para explorar esas tierras. Mas vencido por los ruegos de Costoso y su gente a fin de que fuera en socorro de Gaboto, García prosiguió aguas arriba y entre lo que hoy en día son las localidades de Goya y Preciosa Vista se halló con el conduzco veneciano, quien más taimado y más fuerte lo forzó a colaborar en la busca de la Sierra de la Plata.


A todo esto, en Sancti Spiritu, los españoles desatendieron la defensa del fuerte, y aunque de entrada los invasores se habían entendido bien con los indígenas de la zona, Gaboto los había maltratado, y había persuadido a sus hombres de que cuanto mayores fuesen los castigos que les produjeran a los salvajes, mayor respeto les impondría. Esto solo sirvió para despertar el odio de los originarios, quienes un día de septiembre de mil quinientos veintinueve, ya antes del amanecer, tomaron por ataque la fortaleza.No bien se dieron cuenta los conquistadores de la situación, empezaron a correr cara los bergantines, con la pretensión de salvarse, lográndolo solo ciertos de ellos.


Sebastián Gaboto y Diego García de Moguer se hallaban en ese tiempo en el asentamiento de San Salvador, preparando hombres y embarcaciones y no sabían nada de lo que se estaba desarrollando en Sancti Spiritu, hasta el momento en que vieron llegar a Gregorio Costoso con los supervivientes y la horrible nueva de la destrucción del fuerte. De forma inmediata Gaboto y García se dirigieron al fuerte procurando salvar a sus hombres. En los aledaños de Sancti Spiritu encontraron ciertos cadáveres totalmente mutilados; los bergantines desfondados y hundidos, los guardes saqueados y también incendiados. Gaboto decidió entonces regresar a España, donde se le comenzó proceso y se lo condenó a 4 años de destierro en Orán (Argelia). Solo cumplió 2 por el hecho de que Carlos I lo restablecería en su cargo de conduzco mayor. Sus relatos sobre la Sierra del Plata despertaron la ansía de otros viajantes por explorar la zona.


Solo 2 cañones quedaron como testigos de la primera fortaleza que se levantó en tierra argentina.


Sucesos posteriores


Una torre del fuerte de Sancti Spiritus se sostuvo erguida por múltiples años con lo que el lugar recibió el nombre de Torre de Gaboto.En mil quinientos cuarenta y uno, Domingo Martínez de Irala clavó una cruz de madera en las ruinas del fuerte y dejó una carta donde narraba las dificultades de la primera fundación de la ciudad de Buenos Aires. Esta carta fue descubierta en mil quinientos cuarenta y cinco.


En mil quinientos setenta y tres, Jerónimo Luis de Cabrera, el creador de la urbe de Córdoba, procuró establecer un puerto llamado San Luis en el lugar como salida navegable de la últimamente fundada Córdoba no obstante al encontrarse con su compatriota mas contrincante Juan de Garay quien estaba bajando desde Asunción asimismo con el propósito de crear «puertas de la tierra», en un caso así para la zona paraguaya, discutieron por quién de los dos tenía derecho real para establecerse en el lugar de la vieja Torre de Gaboto, ninguno de los 2 lo tenía, no obstante Cabrera debió desamparar el sitio llamado desde Córdoba. De esta manera la zona quedó bajo la jurisdicción de Garay y después del cabildo de santa Fe.


En el siglo XVII los progenitores franciscanos crearon una reducción de calchaquíes.
Después se formó un pequeño pueblo por el que en mil ochocientos treinta y dos pasó Converses Darwin haciendo apreciar de qué manera el gobernador santafesino Estanislao López ejercitaba fieros represalias contra los tobas, mocovíes y abipones.


En mil ochocientos noventa y uno se creó oficialmente un puerto al que se llamó Puerto Gaboto en recuerdo del nauta, recibiendo la zona una muy importante inmigración europea (eminentemente proveniente de Italia).
El cuatro de febrero de mil novecientos cuarenta y dos, el gobierno argentino, por Decreto n.º ciento doce mil setecientos sesenta y cinco, declaró Sitio Histórico Nacional el lugar donde fue fundado el fuerte. Excavaciones comenzadas en dos mil seis han localizado restos de material cerámico, metal, vidrio, líticos, restos óseos y lignito en el extremo sur de Puerto Gaboto, al lado del Carcarañá, que revelan la ubicación de Sancti Spiritu.


En diciembre de dos mil once, el antropólogo rosarino, Guillermo Frittegotto, líder del equipo de investigación impulsado por el Ministerio de Innovación y Cultura de santa Fe, el Museo Histórico Provincial de Rosario doctor Julio Marc, y con la financiación del Consejo Federal de Inversiones, descubrió a través de prospecciones geofísicas y arqueológicas del ejido de la presente localidad de Puerto Gaboto, nuevos restos de la estructura del fuerte Sancti Spiritu, «fuera de su límite original de exploración (...) en el extremo sur-este de Puerto Gaboto, cerca de la confluencia del río Carcarañá con el Coronda, y a unos quince metros a cada lado de los 2 cursos de agua. Esa zona es lo que sería el talud del val de inundación de los dos ríos».


Al excavarse fuera del área original de emplazamiento «se confirmó la presencia de estructuras en el subsuelo del terreno, lo que da una pauta de que el fuerte Sancti Spiritus iba alén del límite que teníamos pensado».


Gracias a las labores de excavación aparecieron restos de un muro de tapia o bien tierra apisonada, que debía ver propiamente con la estructura del fuerte. Asimismo se encontraron cincuenta y dos dados de material óseo, diferentes géneros de porcelana europea, mazas indígenas, elementos de metal (como una llave), clavos cuadrados forjados habituales del siglo XVI y más de trescientos cuentas de vidrio.


Para Frittegotto es equivocada la teoría de arqueólogos uruguayos que mantienen que el primer asentamiento fue en el vecino país. «En realidad hubo una parada fugaz mas no hay datos concluyente de que esto fuera así», apuntó.


En mil seiscientos diez, el criolloasuncenoRuy Díaz de Guzmán escribe Historia Argentina del Descubrimiento, Población y Conquista de las Provincias del Río de la Plata famosa primero como La Argentina y después como La Argentina manuscrita, donde incluye un relato sobre el fuerte Sancti Spiritu, proponiendo una historia de raíz europea.


La historia cuenta sobre Lucía de Miranda, una mujer andaluza casada con el capitán Sebastián Hurtado. Cuando se encuentran en el fuerte Sancti Spiritu, un cacique de la zona, Mangoré, se enamora de Lucía. Como esta lo rechaza, el cacique, aprovechando que muchos españoles —entre ellos Hurtado— se distancian con una expedición para buscar comestibles, decide secuestrar a Lucía y destruir el fuerte, donde entra con engaños, dejando fuera una cantidad de indígenas que atacan después, cuando los españoles duermen. Al entablarse la lucha, el capitán don Nuño de Lara mata a Mangoré, mas de todas maneras los indígenas destrozan el fuerte, bajo las órdenes de su hermano Siripo, y secuestran a Lucía. Siripo se enamora de la mujer, la hace primero su esclava y después la transforma en su esposa. Ya de vuelta, Hurtado procura salvar a su esposa y es tomado prisionero; Siripo lo condena a muerte, mas la de España intercede y consigue que el cacique le deje vivir allá bajo promesa de no verse ni guardar relación alguna con la de España.Siripo da una mujer a Hurtado, mas con el tiempo este rompe el acuerdo, y siendo descubiertos los amantes Siripo los condena a muerte. A Sebastián lo anudan a un árbol y le lanzan flechas hasta matarlo y a ella la queman viva en una fogata. Esta clase de historia, con enamorados que mueren de la forma descrita, al huir de sus familias, era común en ciertos poemas europeos de la temporada.


Nunca se verificó que en la expedición de Gaboto viajara una mujer, mas sí existen pruebas de la existencia de Sebastián Hurtado en el fuerte. No hay, en consecuencia, pruebas suficientes para opinar que la historia legendaria sea real ni para negarla, pareciendo más bien haber sido una creación del autor.


A partir de lo contado por Guzmán, retomado a fines de siglo XVIII por Manuel José de Lavardén, el dramaturgo Felipe Boero (ya en la segunda década del siglo veinte) escribiría el drama llamado Siripo.


Según Luis Astrana Marín, en el prólogo a las Obras completas de William Shakespeare de la editorial Aguilar (mil novecientos sesenta), el dramaturgo inglés debió conocer ciertas versiones que corrían, a mediados del siglo XVI, sobre esta historia, y pudo inspirarle los nombres de Sebastián y Miranda, personajes de La tempestad.


En mil ochocientos noventa y ocho, el doctor Calixto Lassaga lanzó la idea de erigir un Monumento en Puerto Gaboto que recordara la primera fundación europea en la zona. El historiador Enrique de Gandía, miembro de la Academia Nacional de la Historia, hizo suyo el proyecto si bien no llegó a concretarse.


En los años cuarenta el arquitecto técnico Oscar Y también. Mongsfeld empezó a investigar sobre el terreno la localización del fuerte presentando, treinta años después, un proyecto de reconstrucción.


El mismo fue retardado y Mongsfeld murió sin haber conseguido precisar su idea. El arquitecto técnico Emilio Maisonnave, años después, reanudó el proyecto, actualizándolo conforme a las peculiaridades del terreno y completándolo con los estudios de Amadeo P. Soler, historiador gabotero.


El proyecto plantea que el terreno que ocupará el monumento Fuerte Sancti Spiritu va a tener la manera de una elipse cuyo ejes van a ser de noventa y sesenta y seis metros, respectivamente; va a estar cercado por un foso y una rústica empalizada de leños verticales de madera y un talud de tierra afianzada.


Dentro del área se reconstruirá la Plaza de Armas con su mástil primordial para alzar los estandartes, la cámara de Gaboto sobre el eje primordial al este; con sus dependencias, los cuarteles para alojamiento del personal de tropa y, por último, las 2 atalayas.


En lo referente a su localización, no hay dudas sobre el sitio histórico, la Academia Nacional de la Historia lo ha determinado, estableciendo como lugar de emplazamiento un punto próximo a la margen del río Carcaraña con riesgo de ser anegado a lo largo de las grandes crecientes; mas asimismo ha expresado que la alameda sobre el Carcarañá puede ser considerada en su extensión como una parte del área en que funcionó el fuerte.


También es parte del conjunto la réplica de La Cruz de los Nautas, situada a unas cuadras de la fortaleza, bien sobre la desembocadura del río Carcarañá en el Coronda, ubicada allá por Sebastián Gaboto como una especie de faro indicativo de la presencia de cristianos.


Finalmente, para llenar el ambiente del fuerte con su puerto donde hubo astillero y se amarraron las naves, se procurará conseguir una réplica de un bergantín, probablemente el San Telmo, que se edificó originalmente en el sitio.


El proyecto reseñado fue aprobado por la Legislatura Provincial (ley diez ochocientos setenta y cinco, 15/10/92) que declaró «de interés provincial la construcción del Monumento Conmemorativo del Fuerte Sancti Spiritus en la localidad de Puerto Gaboto», y autorizó a la comuna a ejecutarlo en terrenos propios.


La reconstrucción jamás se concretó en su totalidad, solo se pudo efectuar una primera fase consistente en el foso, la empalizada, el portal de entrada y los mástiles, aparte de la Cruz de los Nautas situada sobre la desembocadura.


En dos mil doce se halla descuidado y ciertas de sus placas recordatorias fueron hurtadas.


Los pastizales dominan el fuerte, no habiendo de momento absolutamente nadie que cuide o bien sostenga el sitio. Además de esto la desembocadura del río Coronda en su margen izquierdo se halla dominado por un complejo privado que desnaturaliza el sitio histórico que le toca.






Está aquí: Inicio > [ ARGENTINA ] > ıllı Fuerte Sancti Spiritus wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas