PATRIMONIO CULTURAL LATINO (2018-2019)

INFORMACIÓN SOBRE HISPANOAMÉRICA: CULTURA, HISTORIA, RECURSOS, TURISMO, CIUDADES Y NOTICIAS

Todo sobre Argentina y los Argentinos:

ıllı Francisco Porrúa wiki: info, historia y vídeos


La información contenida en esta web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnótico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Es posible que algunos datos mostrados no esten actualizados. Por ello, en caso de duda lo recomentable es consultar a un experto cualificado.


 


 



salud  Francisco Porrúa 


Porrúa .

Francisco Porrúa (Corcubión, A Coruña, mil novecientos veintidos - Barna, dieciocho de diciembre de dos mil catorce), conocido asimismo como Paco Porrúa, fue un editor y traductor literario de España con nacionalidad argentina. Para sus traducciones empleó múltiples pseudónimos, como Luis Domènech, Ricardo Gosseyn, Francisco Abelenda o bien sencillamente F. A. Publicó Rayuela, de Julio Cortázar y 100 años de soledad, de Gabriel García Márquez. Creó Ediciones Minotauro, una de las primordiales editoriales de ciencia ficción de habla hispana, donde editó por vez primera en este idioma libros de Bradbury, Tolkien y Ballard, entre otros muchos.


Primeros años


Su padre fue marino mercante y más tarde agente marítimo. Tras la boda de sus progenitores en España, y más o menos un año y medio tras el nacimiento de Francisco, la familia se trasladó a Comodoro Rivadavia, en la Patagonia Argentina, donde nacieron sus 3 hermanos. En aquel lugar, conforme sus palabras, la presencia del mar y el desierto le provocaron «una libertad prácticamente total para un pequeño de los dos hasta los seis años». En su niñez leyó a autores como Julio Verne y a H. G. Wells. A los dieciocho años se mudó a Buenos Aires, para estudiar en la Capacitad de Filosofía y Letras.


En Ediciones Minotauro

Ediciones Minotauro

Después de trabajar como editor en una enciclopedia y de realizar ciertas traducciones del inglés y francés, en mil novecientos cincuenta y cinco leyó en una gaceta de Jean Paul Sartre titulada Les Temps Modernes, sobre un escritor al que describían como «el versista de la ciencia ficción»; Ray Bradbury. Esto lo motivó a adquirir su libro El hombre ilustrado. Ese año logró los derechos de 2 de sus obras, más una de Theodore Sturgeon y Clifford D. Simak y creó Ediciones Minotauro, editorial a la que entonces se asoció Antonio López Llausás, gerente de la Editorial De Sudamérica, con la intención de acrecentar las publicaciones de literatura de ciencia ficción.


Porrúa se ocupó de todas y cada una de las traducciones, mas bajo múltiples pseudónimos. Como la editorial era un emprendimiento prácticamente independiente, mismo era editor, encargado de los tratos comerciales e inclusive cooperaba en la parte gráfica, de ahí que, que la persona al cargo de todo estos aspectos fuera además de esto el traductor resultaba algo excesivo. Firmando como Francisco Abelenda (su apellido materno, que empleaba como pseudónimo en sus traducciones mejor conseguidas) tradujo el primer libro que editó, Crónicas marcianas, de Bradbury, que fue prologado por Jorge Luis Borges.


Entre septiembre de mil novecientos sesenta y cuatro y junio de mil novecientos sesenta y ocho editó una gaceta con exactamente el mismo nombre de su editorial de ciencia ficción, cuyos cuentos eran una selección de la gaceta The Magazine of Fantasy and Science Fiction.


Con Minotauro, Porrúa generó una forma nueva de editar literatura de ciencia ficción, aparte de ampliar el número de escritores que el público conocía. Estos 2 aspectos se resumen en su forma de editar libros, cuyas tapas mostraban diseños complejos en lugar de las peculiaridades ilustraciones de los pulps norteamericanos, sumado al cuidado que entregaba a las traducciones. Para ampliar la frontera de autores que se editaban en el país, eligió escritores que por aquellos años renovaron el género al distanciarse de la «ciencia ficción dura». Ciertos autores publicados con el trascurso de los años fueron; Brian W. Aldiss, J. G. Ballard, Alfred Bester, Ray Bradbury, Angela Carter, Philip K. Dick, Ursula K. Le Guin, Cordwainer Smith, Olaf Stapledon, Theodore Sturgeon, J. R. R. Tolkien y Roger Zelazny, entre otros muchos. Asimismo se editaron ciertos libros de autores de habla hispana como Carlos Gardini, Eduardo Goligorsky, Angélica Gorodischer, Mario Levrero, Ana María Shua y Alberto Vanasco.


Su trabajo en Sudamericana


En mil novecientos cincuenta y ocho, movido por el criterio con que Porrúa manejaba su editorial, Jorge López Llovet, hijo de Antonio, lo contrató como consultor de De Sudamérica.Tras entrar en esta editorial recibió un manuscrito de Las armas segregas, de Julio Cortázar. Como De Sudamérica ya había editado un libro de cuentos del mismo autor llamado Bestiario, cuyas ventas habían resultado escasísimas, Porrúa debió insistir para su publicación. El libro fue un éxito y dio impulso a la carrera de Cortázar, que publicó por exactamente la misma editorial Rayuela, una de sus mejores obras.


Antonio López Llausás lo nombró directivo literario en mil novecientos sesenta y dos. Más adelante, Carlos Fuentes charló con Luis Harss a fin de que este recomendase a Porrúa un escritor llamado Gabriel García Márquez. Tras leer múltiples de sus libros, se interesó por el creador y se puso en contacto con él, con lo que García Márquez le mandó un nuevo libro que estaba finalizando. Aquella publicación estaba destinada a quedar en la historia, pues se trataba de 100 años de soledad, una de las obras más reconocidas del escritor y de la literatura de habla hispana por lo general, asimismo traducida más tarde a más de 35 idiomas.


Junto a De Sudamérica publicó, aparte de a Cortázar y García Márquez, a autores como Manuel Puig, Juan José Saer, Lawrence Durrell, Alejandra Pizarnik, Alberto Girri, Arturo Carrera y Leopoldo Marechal.


En mil novecientos setenta y siete se trasladó a Barna, sin abandonar a su editorial, con la que prosiguió editando desde España, si bien generando, en simultáneo, una edición argentina. A fines de ese año logró, prácticamente por casualidad, los derechos para publicar El Señor de los Anillos. Si bien no tenía un interés singular en editar el libro y lo hizo preferiblemente por el hecho de que es una obra esencial de la literatura fabulosa, se vendieron cuarenta mil ejemplares en 15 días y cerca de 8 millones desde su publicación. Porrúa tradujo a solas el primer tomo de la novela bajo el pseudónimo de Luis Domènech, y los 2 siguientes al lado de Matilde Zagalsky, que firmó como Matilde Horne.


En Europa trabajó asimismo para la editorial Edhasa hasta mil novecientos noventa y dos. Como esta se hallaba editando la segunda temporada de la Compilación Nebulae, dedicada a la ciencia ficción, hubo cierta relación con Minotauro con títulos que, cuando no eran publicados de forma directa por la editorial de Porrúa, pasaban a la compilación de Edhasa.


En dos mil uno vendió Ediciones Minotauro a Editorial Planeta, cambio que trajo ciertas novedades como el premio a la mejor novela que da cada año, mas que ha cambiado el criterio editorial, puesto que este dejó de tener el sello personal de Francisco Porrúa en lo que se refiere a la selección de los títulos.


Falleció en Barna el dieciocho de diciembre de dos mil catorce de neumonía.






Está aquí: Inicio > [ ARGENTINA ] > ıllı Francisco Porrúa wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas