PATRIMONIO CULTURAL LATINO (2018-2019)

INFORMACIÓN SOBRE HISPANOAMÉRICA: CULTURA, HISTORIA, RECURSOS, TURISMO, CIUDADES Y NOTICIAS

Todo sobre Argentina y los Argentinos:

ıllı Fernando Nadra wiki: info, historia y vídeos


La información contenida en esta web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnótico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Es posible que algunos datos mostrados no esten actualizados. Por ello, en caso de duda lo recomentable es consultar a un experto cualificado.


 


 



salud  Fernando Nadra 


Estando en imprenta la edición del libro "La utopia posible", pasadas las dieciseis del veintidos de agosto de mil novecientos noventa y cinco, se apagó la vida de su autor.


Premonitoriamente, se había adelantado a la muerte, ganándole la primera batalla que es asimismo la última: alcanzó a dejar en estas páginas un invalorable testamento ético, ética y político que servirá de ejemplo, estímulo y guía para muchas generaciones de argentinos.


Quienes lo acompañaron en sus últimos instantes saben que murió como vivió: combatiendo, haciendo planes, imaginando un futuro lumínico de tolerancia, democracia y justicia social para su patria. En sus horas de agonía transmitía a sus hijos ideas específicas para iluminar el proyecto dibujado en su Utopia posible que, al decir del prologuista, Pedro Frías, es el Estado social de Derecho, infatigable busca que definió su trayectoria política, iniciada hace sesenta y cinco años con la toma del instituto nacional de su provincia natal, Tucumán. Pocos sabían que hacía un quinquenio, tranquilamente y redoblando su entrega a la causa de su patria, le había declarado la guerra al cáncer que lo invadió, prácticamente contemporáneamente con el atroz desengaño que implicó el descubrimiento del auténtico semblante de la organización y muchos de los hombres al lado de los que había luchado la mayor parte de su vida.


Su vibrante retórica, su afilada calidad de polemista, la convicción y pasión con la que defendió cada una de sus ideas lo llevó a padecer prisión, tortura y hasta incalificables calumnias, tras haberlo entregado todo, aun años de libertad y su fortuna personal, a la causa que lo desveló.Lejos de nutrir el odio o bien el resquemor, el precoz versista que cofundara el movimiento cultural y poético del Nordoeste, La Carpa, desarrolló el más amplio pluralismo y amplitud en las relaciones, lo que le dejó ser amigo de personalidades relevantes de la política nacional y también internacional, y nuclear en su lecho de enfermo o bien en su despedida final a las primordiales figuras de la vida nacional, como Carlos Menem y Raúl Alfonsín, embajadores, humildes villeros, familiares de ex- detenidos y desaparecidos, vecinos, viejos compañeros de estudio, que expresaban el orgullo de haberlo conocido, desde obispos a empresarios o bien militares, y de un extremo al otro del arco político democrático, figuras del arte y la cultura, hombres y mujeres a los que deseó y lo quisieron, con los que no rara vez polemizó, mas que no estuvieron presentes formalmente: su homenaje llevaba el sello del compromiso y del cariño, todavía desde el respetuoso disenso. La lista es inacabable y por fuerza incompleta: Ernesto Sabato, Mercedes Insípida, Víctor Heredia, José María Castiñeira de Dios, Raúl Larra, Jorge Agarráis, Adriana Puigross, Manuel Mora y Araujo, Jorge Vanossi, Alberto Kohan, Facundo Suarez Lastra, Abel Latendorf, Eduardo Sigal, Fernando Bustelo, Jorge Canelles, Antonio Carrizo, Jorge Castro, Jacobo Timerman, y tantos otros.


Era el homenaje al impulsor de los encuentros pluripartidarios que antecedieron y sucedieron al retorno de la democracia en mil novecientos setenta y tres, al ejecutor del diálogo de los 8 partidos de oposición con Juan Domingo Perón, y que el expresidente y Nadra imaginaban como el comienzo de un Consejo de Estado donde encontrar soluciones de acuerdo para los primordiales inconvenientes del país. A quien después del golpe para derrocar al gobierno genocida de mil novecientos setenta y seis, dedicó sus sacrificios a 2 temas principales: la unión de todos y cada uno de los partidos y campos sociales para abrir camino a la democracia, y en ese carácter sus contemporáneos coinciden en situarlo como el gestor primordial de la Multipartidaria, que Ricardo Balbín encabezó para forzar la salida electoral de mil novecientos ochenta y tres. El otro plano fue su diligente y peligrosa lucha en el campo de los derechos humanos, en una tarea sigilosa y en ocasiones desacreditada, con la que contribuyó a salvar la vida de abundantes detenidos-desaparecidos, actuando pública y personalmente en estas gestiones en comisarias o bien cuarteles, fomentando la participación política a lo largo de la visita de la Comisión de Derechos Humanos de la OEA (CIDH) en mil novecientos setenta y nueve, encabezada por Antonio Aguilar, a quién entregó -encarando los cordones policiales- 5 carpetitas con documentación valorada como esencial para su investigación.


Miembro del Consejo de Presidencia de la Reunión Permanente por los Derechos Humanos (APDH), fue paradójicamente condenado a muerte por la Coalición Anticomunista Argentina (“Triple A”), por su militancia política, y simultáneamente por el autotitulado Comité Central del ERP, ante su destructora crítica a las acciones irracionales de las organizaciones armadas de principios de la década del '70, volcada en su libro “Reflexiones sobre el Terrorismo”.Nadra llegó a ser la primordial figura pública del computador, en cuya dirección libró una sigilosa y prácticamente solitaria lucha por su democratización y pluralismo que se remonta, cuando menos, a los duros enfrentamientos que protagonizó a fines de la década del '70 a favor de una condena abierta contra la dictadura militar y por el respeto y reconocimiento de las Madres de Plaza de Mayo, por entonces subestimadas cuando no vituperadas por los máximos y reales líderes marxistas. En mil novecientos ochenta y nueve impactó a la opinión pública con su escrito “Porqué renuncié al Partido Comunista”, donde basó su resolución en la imposibilidad de alterar “desde adentro” el rumbo estalinista de la organización, a la que dedicó los cincuenta mejores años de su vida. Su intento final por mudarla había sido la publicación de “La Religión de los Ateos. Reflexiones sobre el estalinismo en el ordenador argentino”, el último de sus más de treinta trabajos editados y traducidos a múltiples idiomas, en el que efectúa una autocrítica política personal, prácticamente ignota entre los políticos argentinos, del pasado y del presente.Su vocación de unir, en vez de dividir, de buscar pactos en vez de ahondar enfrentamientos, fue el rasgo primordial que, hasta su último aliento, marcó el paso de los setenta y nueve años de Fernando Nadra por la historia argentina.Esta figura legendaria de la izquierda recibió un justo homenaje en la oración conmovida que le dirigió en el sepelio su entrañable amigo, monseñor Justo Laguna. Un prelados despedía y bendecía a un ateo resaltando la comunión existente entre su cosmovisión socialista, su ética y amor al hombre y la justicia, y la doctrina cristiana. Más que un símbolo, la síntesis de una vida trascendente.






Está aquí: Inicio > [ ARGENTINA ] > ıllı Fernando Nadra wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas