PATRIMONIO CULTURAL LATINO (2018-2019)

INFORMACIÓN SOBRE HISPANOAMÉRICA: CULTURA, HISTORIA, RECURSOS, TURISMO, CIUDADES Y NOTICIAS

Todo sobre Argentina y los Argentinos:

ıllı Expedición de Solís al Río de la Plata wiki: info, historia y vídeos


La información contenida en esta web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnótico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Es posible que algunos datos mostrados no esten actualizados. Por ello, en caso de duda lo recomentable es consultar a un experto cualificado.


 


 



salud  Expedición de Solís al Río de la Plata 


Una narración de la expedición de Solís fue efectuada por el cronista mayor de Indias, Antonio de Herrera, nombrado por el rey Felipe II en mil quinientos noventa y seis para investigar en los ficheros. Herrera publicó en mil seiscientos uno la Historia General de las Indias Occidentales, comprendiendo los acontencimientos ocurridos hasta mil quinientos treinta y uno, entre los que se encuentra la expedición de Solís.


En mil quinientos nueve Díaz de Solís y Vicente Yáñez Pinzón regresaron a España después de efectuar juntos un viaje de descubrimiento a América, mas una grave disputa entre ellos acabó con Solís en la cárcel. No obstante, los jueces estimaron que llevaba la razón, y lo liberaron al poco tiempo recibiendo treinta y cuatro maravedíes como recompensa. Herrera escribió que ese viaje, que con 2 carabelas se empezó en Sevilla en mil quinientos ocho, tomó el rumbo desde las islas de C. Verde tras San Agustín y bordeando las costas del Brasil habrían llegado prácticamente a los 40° de latitud sur. Sobre la base de ese escrito de Herrera ciertos autores estimaron que la expedición debió descubrir el río de la Plata, mas la escala en La De España, los objetos antillanos de oro con los que regresaron y diferentes documentos de la temporada, prueban que cumplieron la capitulación hecha con el rey dirigiéndose al mar Caribe, alcanzando las costas de Yucatán.


Díaz de Solís logró el favor del rey Fernando, quien, por su capacidad y habilidad como marino, lo consideró como primer aspirante al puesto de conduzco mayor de Castilla, a la muerte de Américo Vespucio (veintidos de febrero de mil quinientos doce). El veinticinco de marzo de mil quinientos doce Solís se transformó en el sucesor de Vespucio y en almirante de la flota del descubrimiento de España.


El veintisiete de marzo de mil quinientos doce Solís claudicó con el rey Fernando para viajar con 2 navíos a realizar la demarcación de la línea del Tratado de Tordesillas, mas el rey suspendió el viaje el treinta de septiembre de mil quinientos doce a raíz de las quejas portuguesas encabezadas por el embajador Juan Méndez de Vasconcelos. No obstante de que los documentos reales son concluyentes respecto de la suspensión del viaje, el cronista general de Indias Gonzalo Fernández de Oviedo afirmó en mil quinientos cuarenta y uno en su Natural é General Historia de las Indias que el viaje se realizó:


Este texto fue recogido por Francisco López de Gómara en su Historia General de las Indias de mil quinientos cincuenta y dos, agregando que costeó la tierra hasta prácticamente los 40° de latitud sur, lo que dio sitio a la creencia del supuesto descubrimiento del río de la Plata en mil quinientos doce, copiada por Félix de Azara y Ruy Díaz de Guzmán.

Fernando II de Aragón.

Luego de que Vasco Núñez de Balboa descubriera el océano Pacífico (el «mar del Sur») en mil quinientos trece, se pensó en lograr ese océano a través de algún paso que debía existir al sur de las tierras conocidas del Brasil y de Castilla de Oro (actual Colombia), con lo que el catorce de noviembre de mil quinientos catorce, en Mansilla, Díaz de Solís claudicó de nuevo con el rey Fernando para que:


El rey le ordenó:


El rey nombró a Francisco de Coto, para ocupar interinamente el cargo de conduzco mayor, en ausencia de su cuñado, Juan Díaz de Solís, y designó a otro cuñado de este, Francisco de Torres, como segundo conduzco de la expedición.


Preparativos y partida


La expedición debía descubrir un paso para llegar a las Molucas (islas de la Especiería) y estaba pertrechada con 3 pequeñas carabelas y sesenta marineros. El monopolio del comercio con Oriente estaba a cargo de la Corona portuguesa, que temía perderlo a favor de los españoles y por ese motivo desarrollaba una ingente labor de espionaje en todos y cada uno de los puertos que su contrincante pudiese emplear para mandar expediciones. Los navíos fueron alistados en Lepe en secreto, uno de sesenta toneles (Santa María de la Merced) y los otros 2 de treinta, aportando el rey cuatro mil ducados de oro como contribución a la expedición. En término de préstamo, el rey asimismo aportó cuatro lombardas grandes (cañones) y sesenta coseletes (armaduras). Se embarcaron provisiones para un par de años y medio de viaje.


Díaz de Solís recibió del rey un adelanto de un año y medio de sueldo (lo mismo que Torres, Marquina, y Alarcón) y se le prometía una tercera parte de las ventajas que se conseguirían de la expedición, al lado de los armadores. Otro tercio se reservaba para el rey y el resto para repartir entre los marineros.


Descubierta la cercanía de la partida de Díaz de Solís, los portugueses procuraron boicotear los 3 navíos, lo que falló y los navíos se trasladaron de Lepe a Sevilla el doce de junio, mas la santa María de la Merced zozobró a raíz del exceso de carga y hubo pérdidas y retrasos, debiendo comprarse otra carabela. Después de trasladarse desde Sevilla, la partida de la expedición se efectuó desde el fondeadero de Bonanza en el puerto de Sanlúcar de Barrameda el ocho de octubre de mil quinientos quince.


Juan Díaz emprendió su último viaje en la busca del pasaje trasoceánico, y en el caso de localizarlo, planeaba atravesar el océano Pacífico hasta lograr el Extremo Oriente. Viajaban en la expedición Juan de Ledesma, Pedro de Alarcón (como contador y escribano de la armada) y Francisco de Marquina (como factor), estos 2 últimos nombrados por el rey, los pilotos Juan de Lisboa y Rodrigo Álvarez, el maestre Diego García de Moguer y el alférez Melchor Ramírez.


Viaje por la costa del Brasil

Costa de Brasil en el Atlas Miller de mil quinientos diecinueve.

Luego de hacer una escala de reaprovisionamiento en santa Cruz de Tenerife, en las islas Canarias, se dirigieron a la costa del Brasil, que alcanzaron al percibir el cabo San Roque, al sur del cabo de San Agustín, cara donde los llevaron las corrientes marinas. Siguieron entonces siguiendo cara el sur la costa brasileira, pasando por el cabo Frío, la bahía de Guanabara («río de Genero», o bien «río de Janeiro»), en donde consiguieron provisiones de los indígenas. Entonces pasaron por el «cabo de Navidad», y alcanzando el «río de los Santos Inocentes» el veintiocho de diciembre (actual Santos). Díaz de Solís navegó poco a poco cara el sur a la vista de tierra, pasando el «cabo de Cananea» (Cananéia, el seis de enero) y alcanzaron entonces una isla a la que Díaz de Solís llamó «de la Plata» (probablemente la «isla San Francisco» o bien la isla de santa Catalina y una bahía situada a 27° sur que se llamó «de los Perdidos».


Llegada al Río de la Plata


Prosiguió explorando la costa riograndense y la uruguaya, pasando el «cabo de las Corrientes» (probablemente el de santa Marta Grande) y la «isla de San Sebastián de Cádiz» el veinte de enero (próxima al cabo Polonio), alcanzando la isla de Lobos y Punta del Este el dos de febrero. Allá tomó posesión de la tierra en nombre del rey de España, erigiendo una cruz al ritmo de trompetas frente al escribano Alarcón, llamando al sitio «Puerto de Nuestra Señora de la Candelaria» (probablemente en la presente Maldonado). En la capitulación se señalaba que la toma de posesión se hiciese «donde haya algún cerro señalado o bien árbol grande».

Río de la Plata.

Ingresaron de este modo en el Río de la Plata, una gran extensión de agua dulce fruto de la unión de los ríos Paraná y Uruguay. Al confundirlo con un brazo de mar sin salinidad, Díaz de Solís lo bautizó «mar Dulce», y pudo penetrar en él merced al escaso calado de sus 3 carabelas.


Díaz de Solís exploró el río con una carabela chavala en busca del paso cara el mar del Sur, pasando frente al «río de los Patos» (probablemente el río santa Lucía) y también hizo escala en la isla Martín García, que bautizó de esta manera pues allá debió enterrar al despensero de ese nombre, fallecido a bordo de la carabela, transformándose Díaz de Solís en el primer europeo en poner pie en forma comprobada en lo que el día de hoy forma la República Argentina.


Muerte de Solís


Viendo indígenas en la costa oriental, Díaz de Solís procuró desembarcar en un bote con 7 de sus tripulantes (entre ellos Alarcón y Marquina, 4 marineros y el grumete Francisco del Puerto), en un rincón entre Carmelo y Punta Gordita, o bien en alguna isla ubicada en frente de esa costa. Solís y sus compañeros fueron atacados por sorpresa por un conjunto de indígenas que los mataron y despedazaron frente a la mirada del resto de los marinos, que observaron impotentes desde el navío, fondeado a tiro de piedra de la costa. Los cadáveres fueron asados y devorados por los indígenas, que fueron identificados como charrúas, no obstante de que estos no eran caníbales, mas sí sus vecinos guaraníes (los chandules) que vivían en las islas ubicadas en la próxima costa opuesta.


Relación de Herrera sobre la muerte de Solís —nótese la S larga empleada en la caligrafía de la temporada, representada con el símbolo « ? »—.


El grumete Francisco del Puerto no fue asesinado, mas sus compañeros confundidos al haber perdido a su líder, no procuran salvarlo y regresan al lado de los otros 2 navíos. Tomando el mando Francisco de Torres (cuñado de Díaz de Solís), retornaron de forma inmediata al mar, reaprovisionándose de la carne de sesenta y seis lobos marinos en la isla de Lobos. Salaron la carne y llevaron los cueros que entonces vendieron en Sevilla. Francisco del Puerto continuó en Martín García hasta el arribo de la expedición de Sebastián Caboto, cuando fue recogido.


Retorno a España


Al pasar en frente de la isla santa Catalina, zozobró una de las carabelas en la laguna de los Patos, quedando dieciocho marineros en la costa, entre ellos Melchor Ramírez y Enrique Montes. Estos náufragos se apartaron, 7 viajaron cara el norte en pos de los portugueses, que los encontraron y los mandaron a Lisboa. Otros 6 continuaron en los Patos, y el portugués Alejo García se aventuró con ciertos de sus compañeros y cientos de indígenas en pos de la Sierra de la Plata en dirección al Alto Perú, muriendo asesinado al volver.


Los 2 navíos sobrantes llegaron tras San Agustín, en donde recogieron palo brasil y regresaron a España, llegando a Sevilla el cuatro de septiembre de mil quinientos dieciseis. Desde ese momento el estuario del río de la Plata fue conocido en España como río de Solís.






Está aquí: Inicio > [ ARGENTINA ] > ıllı Expedición de Solís al Río de la Plata wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas