PATRIMONIO CULTURAL LATINO (2018-2019)

INFORMACIÓN SOBRE HISPANOAMÉRICA: CULTURA, HISTORIA, RECURSOS, TURISMO, CIUDADES Y NOTICIAS

Todo sobre Argentina y los Argentinos:

ıllı Estancia Jesuítica Santa Catalina wiki: info, historia y vídeos


La información contenida en esta web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnótico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Es posible que algunos datos mostrados no esten actualizados. Por ello, en caso de duda lo recomentable es consultar a un experto cualificado.


 


 



salud  Estancia Jesuítica Santa Catalina 


Claustros laterales a la iglesia de santa Catalina.

Las tierras donde fue erigida la estancia de santa Catalina, situadas en tierras de Calabalumba la Vieja, en mil quinientos ochenta y cuatro fueron concedidas en gracias a Miguel de Ardiles, que había acompañado a Jerónimo Luis de Cabrera en la fundación de Córdoba. Cuando Ardiles muere lo hereda su hijo, Miguel de Ardiles el Joven, quien vende las tierras al herrero Luis Frassón, otro miembro de la expedición creadora de Cabrera.


El 1º de agosto de mil seiscientos veintidos, Frassón vende todas y cada una de las tierras a la Compañía de Jesús en 4 mil quinientos pesos, la que, por ese entonces entendía ciertas precarias construcciones y muchas cabezas de ganado, y entonces empiezan las obras para establecer la estancia y el noviciado.


No se conocen datas ciertas sobre la construcción de la iglesia y estancia, si bien debió efectuarse en diferentes temporadas y durante más de 100 años, como probaría la placa de piedra sapo que está puesta en la primera plana de la casa y que lleva la data de mil setecientos veintiseis. Asimismo fueron abundantes los arquitectos que trabajaron en la construcción, de ellos es recuerdan los nombres de los hermanos jesuitas Andrés Blanqui y Juan Bautista Prímoli, asimismo constructores de la catedral de Córdoba.


Cuando acaeció la expulsión de los jesuitas, decretada por Carlos III en mil setecientos sesenta y siete, la estancia se hallaba en pleno apogeo y funcionamiento. De entrada, se ocupó de su administración la Junta de Temporalidades, hasta el momento en que en el mes de octubre de mil setecientos setenta y cuatro fue vendida a Francisco Antonio Díaz, regidor ordinario de primer voto del cabildo de la urbe de Córdoba, el que se comprometió a sostener la estancia en perfectas condiciones. Sus descendientes, en cuyo poder sigue la estancia, han mantenido dicha tradición.

Imagen de vestir del Señor de la Humildad y la Paciencia.

La estancia fue uno de los primordiales establecimientos productivos jesuíticos, de forma conjunta con las estancias de Jesús María y Alta Gracia.


Debido a la insuficiencia de agua, la primera gran obra de los jesuitas fue de ingeniería hidráulica: un conjunto de conductos subterráneos por el que el agua llegaba a la finca desde Ongamira, a múltiples quilómetros de distancia en las sierras, y era guardada en un enorme tajamar.


En cada estancia se debieron advertir las actividades más convenientes en función de las tierras; con lo que se debieron edificar cascos, dependencias, talleres, residencias para indígenas y esclavos y efectuar obras de infraestructuras como depósitos, tajamares, acequias y canales. Además de esto, de agricultura y ganadería, cada establecimiento realizaba su producción agropecuaria propia, dando sitio a industrias. Las estancias fueron verdaderos modelos de exportación y administración.


Así, santa Catalina se transformó en un enorme centro de producción agropecuaria con miles y miles de cabezas de ganado vacuno, ovino y mular, aparte del obraje con sus telares y utensilios, la herrería, la carpintería, el batán (bastidor oscilante de telar) y 2 molinos. Se le fueron sumando el resto construcciones como claustros cercando patios, galerías con cúpulas de cañón, talleres, caballerizas, depósitos, huertas y rancherías.

Altar de la iglesia de la estancia de santa Catalina.

Santa Catalina es reconocida singularmente por su impresionante iglesia, ejemplo del barroco colonial en el país, palpablemente influido por la arquitectura centroeuropea de ese estilo.


Más de un siglo tras adquirir la estancia en mil setecientos cincuenta y cuatro, los misioneros jesuitas acabaron de erigir la iglesia. Su impresionante testera, flanqueada por 2 torres y un portal en curva, es de líneas y ornatos gráciles, con pilastras y frontones curvos. En su interior maravilla la armonía de las proporciones: una sola nave en cruz latina que acaba en la bóveda circular con ventanas en la cúpula, el enorme retablo del altar mayor tallado en madera y dorado, en el que se resalta un cuadro representativo de santa Catalina de Alejandría, patrona de la estancia; una imagen de vestir del Señor de la Humildad y la Paciencia, y la talla policromada de un Cristo crucificado.


Junto a la iglesia se hallan el pequeño camposanto, donde se hallan los restos de Domenico Zipoli, antecedido por un portal que repite peculiaridades de la testera de la iglesia y la vivienda con sus 3 patios, locales anejos y huerta. Separados del cuerpo primordial de la estancia se encuentran el noviciado, la ranchería, el sistema hidráulico (tajamar, restos de acequias y molinos) y restos de hornos.






Está aquí: Inicio > [ ARGENTINA ] > ıllı Estancia Jesuítica Santa Catalina wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas