PATRIMONIO CULTURAL LATINO (2018-2019)

INFORMACIÓN SOBRE HISPANOAMÉRICA: CULTURA, HISTORIA, RECURSOS, TURISMO, CIUDADES Y NOTICIAS

Todo sobre Argentina y los Argentinos:

ıllı Ernesto Quesada wiki: info, historia y vídeos


La información contenida en esta web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnótico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Es posible que algunos datos mostrados no esten actualizados. Por ello, en caso de duda lo recomentable es consultar a un experto cualificado.


 


 



salud  Ernesto Quesada 


Ernesto Ángel Quesada Medina (Buenos Aires, 1 de junio de mil ochocientos cincuenta y ocho - Spiez, Suiza, siete de febrero de mil novecientos treinta y cuatro) fue un letrado, sociólogo, historiador, escritor, catedrático y juez argentino. Formó una parte de la generación del ochenta, si bien sus preferencias intelectuales, políticas y sociales hicieron de él una personalidad singular. En una nota autobiográfica, Quesada se calificó a sí mismo como polígrafo, y resaltó que en su obra había una rigurosa unidad de estudio y producción, y que solo había cultivado las ciencias sociales. Quesada incluía de esta forma en su término de ciencias sociales su extensa producción jurídica, histórica, política y literaria: Juan Canter contabilizó quinientos sesenta y cuatro títulos pertenecientes a Quesada. Pensador polifacético, se lo considera figura inaugural del revisionismo histórico en Argentina, y uno de los creadores de las ciencias sociales de ese país.


Familia y estudios


Hijo del diplomático argentino Vicente Gaspar Quesada (mil ochocientos treinta-mil novecientos trece) y de Elvira Lorenza Medina (mil ochocientos cuarenta-data ignota), Ernesto Quesada nació el 1 de junio de mil ochocientos cincuenta y ocho en Buenos Aires. El entorno familiar tuvo una repercusión definitiva en su desarrollo intelectual. Entre mil ochocientos sesenta y nueve y mil ochocientos setenta y dos asistió al Instituto San José. En ese tiempo gozaba vacacionar en la estancia de su amigo Rafael Obligado. En mil ochocientos setenta y dos, su padre solicitó licencia de su cargo de directivo de la Biblioteca Pública de la ciudad de Buenos Aires con la intención de viajar a Europa para la educación de su hijo. Entre mil ochocientos setenta y tres y mil ochocientos setenta y cuatro, Ernesto Quesada cursó estudios en Vitzthum-Gymnasium de Dresde, Sajonia. A lo largo de aquel primer viaje por Europa visitó a Juan Manuel de Rosas en su chacra en Swathling, a 2 millas de Southampton, y a la hija de José de San Martín en la ciudad de París. Retornó a Buenos Aires en mil ochocientos setenta y cinco, y concluyó su bachillerato en el Instituto Nacional de la ciudad de Buenos Aires, donde compartió sus estudios con Rodolfo Rivarola.


En mil ochocientos setenta y siete y mil ochocientos setenta y ocho Quesada sirvió como asistente de bibliotecario en la Biblioteca Nacional. En mil ochocientos setenta y ocho participó del Círculo Científico-Literario responsable de la publicación de la Gaceta Literaria, círculo al que pertenecían además de esto múltiples de las figuras jóvenes más notables de la generación: el novelista Enrique García Mérou, el versista Julio Y también. Mitre, el cronista y defensor del naturalismo Benigno B. Lugones, Carlos Monsalve, el futuro jurista Luis María Drago, Adolfo Mitre (hijo menor de Bartolomé Mitre), Rodolfo Rivarola y José Nicolás Matienzo, entre otros muchos. En ese círculo polemista, García Mérou representaba a los románticos y Quesada era portavoz de los tradicionales.


En mil ochocientos setenta y ocho Quesada publicó su primer libro, La sociedad romana en el primer siglo de nuestra era. En mil ochocientos setenta y nueve Ernesto Quesada retornó a Alemania a estudiar en 2 de las universidades más reputadas, la de Leipzig y la de Berlín, centros de renovación de las ciencias sociales; en ese tiempo resaltaban las figuras de Wilhelm Georg Friedrich Roscher y Wilhelm Wundt. Entonces prosiguió sus estudios en la ciudad de París por breve tiempo, donde tuvo por maestros a Ernest Renan, Paul Janet y Fustel de Coulanges. Regresó a Argentina para graduarse en abogacía en mil ochocientos ochenta y dos, con una tesis sobre el régimen de quiebras.


Profesor, escritor, historiador y magistrado


En mil ochocientos ochenta fue designado maestro de Literatura extranjera y estética en el Instituto Nacional de la ciudad de Buenos Aires, a lo largo del rectorado de José Manuel Estrada. En ese establecimiento dictó clases hasta mil ochocientos ochenta y cuatro. En mil ochocientos ochenta y dos fue secretario de la delegación diplomática en la ciudad de Río de Janeiro, promovido entonces a la delegación diplomática en Washington. En mil ochocientos ochenta y tres se casó con Eleonora Pacheco (mil ochocientos sesenta y uno-mil novecientos veintisiete), nieta del general Ángel Pacheco. Con ella tuvo 5 hijos. Siguió sus viajes por el planeta con su visita a Rusia, tema sobre el que escribió su extensa obra Un invierno en Rusia (dos volúmenes, Buenos Aires, mil ochocientos ochenta y ocho).


Al volver a la Argentina, comenzó su etapa más fecunda como escritor, abordando campos tan distintos como las finanzas, la crítica literaria y la historia: Las finanzas municipales (mil ochocientos ochenta y nueve), 2 novelas sociológicas (mil ochocientos noventa y dos), y El impuesto sobre la renta (mil ochocientos noventa y cuatro) son ciertas de sus obras en ese periodo. Del general Ángel Pacheco heredó un fichero historiográfico grande sobre esta familia, y sobre la actividad de Juan Lavalle y de Gregorio Aráoz de Lamadrid. Esta fuente le sería de enorme utilidad para sus investigaciones históricas que dieron origen, entre otros muchos, a su libro La temporada de Rosas: su auténtico carácter histórico (mil ochocientos noventa y ocho). Esta obra se consideró «con unanimidad, su mejor volumen», el aporte central de Quesada al estudio de la historia argentina desde la perspectiva sociológica. La historiografía la calificó como obra señera del revisionismo histórico en Argentina. Conforme la tesis de Quesada, Rosas era un resultado de su tiempo, o sea, su temporada lo explicaba. En esa obra, Quesada desarrolló el paralelo entre Rosas y Luis XI, y usó la expresión «Edad Media Argentina» para referir el periodo de la historia argentina que se comenzó con la crisis del año mil ochocientos veinte. Por su lado, Pablo Buchbinder está conforme con las novedades historiográficas que introduce La temporada de Rosas si bien apunta que, así como el interés científico de Quesada, estaba su deseo de rehabilitar al general Antonio Pacheco, su familiar político. Su obra sobre la historia de las guerras civiles completó su trabajo historiográfico.


A inicios de los años mil ochocientos noventa, Quesada ocupó ciertos cargos municipales, llegando a ser a lo largo de un lapso breve intendente de la localidad de San Miguel. Fue además de esto concejal en Buenos Aires.


En mil ochocientos noventa y nueve empezó su carrera como juez. Fue juez en el fuero penal, juez en el fuero civil (mil novecientos dos), y elevado a la cámara de apelaciones —tribunal que examina lo actuado en primera instancia— en mil novecientos diez. Ciertas de sus interpretaciones jurídicas fijaron rumbos a la jurisprudencia. En mil novecientos, Quesada empezó una saga referida al idioma de los argentinos, con su obra El inconveniente del idioma nacional (Buenos Aires: Gaceta Nacional, mil novecientos) que seguiría con El criollismo en la literatura argentina (mil novecientos dos) y concluiría veinte años después con La evolución del idioma nacional (Buenos Aires: Mercatali, mil novecientos veintidos).


Desde mil novecientos tres Quesada fue maestro de Economía Política en la Capacitad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata. En la Capacitad de Filosofía y Letras (UBA), Quesada ocupó la cátedra de Sociología en mil novecientos cuatro y se encargó del dictado de los cursos. Era la primera cátedra de su especie en Argentina, creada por resolución del año mil ochocientos noventa y ocho y dictada en mil ochocientos noventa y nueve por Antonio Dellepiane en calidad de suplente. Quesada fue el encargado de la programación de la materia y ejercitó la titularidad de la cátedra hasta mil novecientos veinticuatro cuando fue sucedido por Ricardo Levene. Todos los años exponía un aspecto diferente de la disciplina: doctrinario, histórico o bien de aplicación. Muchos de esos enfoques quedaron plasmados en obras escritas: La vida colonial argentina: médicos y centros de salud (mil novecientos diecisiete), El ciclo cultural de la colonia (mil novecientos veinticinco) —obra considerada entre sus primordiales como historiador— o bien La evolución sociológica del Derecho conforme la doctrina spengleriana (mil novecientos veintitres).


En mil novecientos diez, Ernesto Quesada fue uno de los cofundadores de la Academia Argentina de la Lengua, pertinente de la R.A.E., al lado de su padre Vicente y a otras personalidades como Calixto Oyuela, Rafael Obligado, Joaquín V. González, Estanislao S. Zeballos, Pastor S. Obligado y Belisario Roldán (hijo). La muerte de su padre en mil novecientos trece generó en Ernesto Quesada un fuerte impacto y aguzó sus problemas médicos. Con todo, encabezó la delegación que participó en el Congreso Científico Panamericano de Washington, integrada asimismo por su amigo José Ingenieros.


Sus últimos años


Los últimos años de Quesada estuvieron signados por el agotamiento resultante de su vida de sacrificio y desencanto, la decepción por el rumbo que tomaba la investigación científica, la soledad y un profundo desencanto personal.


Divorciado de Eleonora Pacheco en mil novecientos doce, Ernesto Quesada conoció un par de años después a la cronista y escritora alemana Leonore Niessen-Deiters (mil ochocientos setenta y nueve-mil novecientos treinta y nueve) quien se hallaba de viaje por Sudamérica. Sostuvieron intercambios epistolares a lo largo de los años de la Primera Guerra Mundial (mil novecientos catorce-mil novecientos dieciocho). Leonore Niessen-Deiters acabó por separarse de su marido J. Niessen en mil novecientos diecinueve y por trasladarse a la Argentina, donde se casó con Quesada.


Participó en la Reforma Universitaria de mil novecientos dieciocho como interventor en la Capacitad de Derecho y Ciencias Sociales. Recién en mil novecientos diecinueve, a la edad de sesenta y uno años, le asignaron a Quesada una cátedra en la Capacitad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires: la de “Política y Tratados Panamericanos”. En sus clases, Quesada propugnaba la profesionalización, la investigación, la especialización, y el papel del letrado en la sociedad. Quesada solicitó una licencia médica en mil novecientos veintiuno y renunció por año siguiente. Viajó entonces a Berlín, donde fue nombrado emérito con renta de por vida.


En mil novecientos veintiocho-mil novecientos veintinueve, Quesada se instaló con Leonore Deiters en Spiez, en el Cantón de Berna (Suiza). Su sitio de retiro y última vivienda en el extranjero fue una casa a la que llamó «Villa Olvido» —nombre que sugiere su estado anímico en esa etapa—. Murió el siete de febrero de mil novecientos treinta y cuatro. Tras la muerte de Quesada, Leonore continuó allá los últimos 5 años de su vida.

Una parte de la biblioteca del Instituto Ibero-Americano en Berlín (Berlín, mil novecientos cincuenta y ocho). La biblioteca se fundamentó en un inicio en 3 compilaciones que englobaban unos ochenta cero libros y manuscritos cedidos por Ernesto Quesada al Estado de Prusia en mil novecientos veintiocho.

Ernesto Quesada tuvo pretensión de vender su biblioteca al Estado argentino: ambicionaba que fuera una parte del patrimonio de los estudiantes. En concordancia con el pensamiento de su padre, creía que su familia había efectuado un enorme esmero intelectual y económico y que de ahí que el Estado debía gratificar ese servicio.


Finalmente, donó su biblioteca privada, de más o menos ochenta cero libros y manuscritos al Estado de Prusia en mil novecientos veintiocho. En carta al maestro Martínez Paz, fechada el diecisiete de enero de mil novecientos veintinueve, y reproducida por los diarios de la provincia de Córdoba, Quesada explicó el motivo de aquella cesión: no había hallado en Argentina el interés que debió despertar su ofrecimiento a la Universidad de la ciudad de Buenos Aires a fin de que tomase a su cargo esa entidad, la «Biblioteca y Museo Quesada».


La donación al estado prusiano fue el origen de la fundación del Instituto Ibero-Americano en Berlín (IAI) en mil novecientos treinta. Parte de los libros y de los manuscritos se perdió a lo largo de la Segunda Guerra Mundial. El legado se compone de documentos que Ernesto Quesada trajo consigo a Suiza en mil novecientos veintinueve y que pasaron al Instituto Ibero-Americano recién tras su muerte.






Está aquí: Inicio > [ ARGENTINA ] > ıllı Ernesto Quesada wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas