PATRIMONIO CULTURAL LATINO (2018-2019)

INFORMACIÓN SOBRE HISPANOAMÉRICA: CULTURA, HISTORIA, RECURSOS, TURISMO, CIUDADES Y NOTICIAS

Todo sobre Argentina y los Argentinos:

ıllı Época de Rivadavia wiki: info, historia y vídeos


La información contenida en esta web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnótico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Es posible que algunos datos mostrados no esten actualizados. Por ello, en caso de duda lo recomentable es consultar a un experto cualificado.


 


 



salud  Época de Rivadavia 


Anarquía del Año XX

El Virreinato del Río de la Plata empezó su emancipación del Imperio De España mediante la Revolución de Mayo de mil ochocientos diez, si bien no todo el territorio se incorporó a las llamadas Provincias Unidas del Río de la Plata. Una prolongada guerra contra la vieja metrópolis le dejó mantener esa independencia, que fue formalmente declarada en el año mil ochocientos dieciseis.


Desde mil ochocientos catorce se generaron enfrentamientos entre las tendencias centralistas de la capital, Buenos Aires, y las tendencias centrífugas de múltiples provincias. El Partido Federal mantuvo una larga guerra civil contra el gobierno central. Entre los más señalados centralistas se contó a Bernardino Rivadavia, que fue secretario de gobierno del Primer Triunvirato, entre septiembre de mil ochocientos once y octubre de mil ochocientos doce y más tarde pasó múltiples años como diplomático en Europa, particularmente en G. Bretaña.


En mil ochocientos diecinueve se empezó la disolución del poder central, cuando la mayoría de las provincias negó obediencia al gobierno nacional; en el mes de febrero de mil ochocientos veinte, en la batalla de Cepeda, el gobierno nacional fue derrotado por los caudillos provinciales, y poquitos días después se disolvió. Tanto la provincia de la ciudad de Buenos Aires como el resto se vieron envueltas en una serie de enfrentamientos internos, que en conjunto se conocen como la Anarquía del Año XX. Buenos Aires aguantó un desfile de gobernantes consecutivos, ninguno de los que consiguió mantenerse en el poder más que unos meses; ciertos no cumplieron siquiera una semana en el gobierno.


Los caudillos federales del litoral firmaron el Tratado del Pilar con el de la ciudad de Buenos Aires, por el que cada provincia adquiría el derecho de regirse por sí sola y se comprometían a convocar un congreso nacional para solventar sus diferencias y formar un nuevo gobierno general. Simultáneamente, la Provincia Oriental era invadida y también incorporada al R. Unido de Portugal, Brasil y Algarve.


El veintiseis de septiembre, la Junta de Representantes de la ciudad de Buenos Aires escogió gobernante al generalMartín Rodríguez, que una semana después consiguió derrotar una asonada con ayuda de milicias de campaña dirigidas por el comandante Juan Manuel de Rosas.


A poco de aceptar el mando, Rodríguez lanzó un ataque contra los indígenas del sur de la ciudad de Buenos Aires, con lo que consiguió unir a todas y cada una de las parcialidades indígenas en una serie de ataques contra las poblaciones "blancas"; entre otros muchos, el ataque contra el pueblo de Dolores, fundado en mil ochocientos diecisiete, que fue absolutamente destruido.


Mientras la situación política interna se estabilizaba a fines de ese año y Rodríguez normalizaba asimismo las relaciones con la provincia de santa Fe firmando con su gobernante Estanislao López el Tratado de Benegas, la situación de la frontera con los indígenas llegó a su más alto nivel de enfrentamiento desde finales del siglo XVIII.

El general Juan Gregorio de Las Heras.

En abril de mil ochocientos veinticuatro, la Junta de Representantes escogió gobernante a Juan Gregorio de Las Heras, señalado militar de la guerra de la independencia mas de limitada capacidad política. El nuevo gobernante pretendió sostener el ministerio precedente, mas Rivadavia decidió viajar a Londres. García aceptó las carteras de Gobierno y Hacienda, y Fernández de la Cruz sostuvo la de guerra.


El prestigio personal de Las Heras llevó a el resto provincias a delegar en el gobernante porteño las relaciones exteriores de todas y cada una . En tal carácter, le tocó discutir la situación del Alto Perú, mandando frente al general Sucre a Carlos María de Alvear y José Miguel Díaz Vélez, con instrucciones de dejar a esas provincias decidir su destino; procuraron oponerse a la segregación de Tarija, mas sin éxito.


Congreso General de 1824


A poco de comenzar su orden, en el mes de diciembre de mil ochocientos veinticuatro Las Heras inauguró las sesiones del Congreso Nacional reunido en la ciudad de Buenos Aires. A lo largo del resto de su orden, su administración estuvo supeditada a las ideas del mismo; aunque la declaración de guerra al Imperio del Brasil y la elección de un presidente para el estado nacional tuvieron sitio bajo su gobierno, en la práctica esos hechos estuvieron dirigidos por las facciones dominantes en el Congreso, singularmente las dirigidas por el ministro García y el miembro del Congreso de los Diputados Agüero.


La finalidad del Congreso era sancionar una constitución, mas la discusión sobre este punto se tornó lenta y los sucesos forzaron a otras acciones anteriores. La primera iniciativa esencial fue la "Ley Esencial", por la que se reconocía la vigencia de las instituciones de cada provincia hasta la sanción de la Constitución y creó un Poder Ejecutivo Nacional Provisorio, que recaería sobre el gobernante de Buenos Aires; entre sus funciones estaba la de encargado de relaciones exteriores.


Inicio de la Guerra del Brasil


Desde la invasión portuguesa iniciada en mil ochocientos dieciseis, ese país había controlado la Banda Oriental, que en mil ochocientos veintidos fue incorporada al Imperio del Brasil como Provincia Cisplatina. La Guerra de Independencia y las guerras civiles habían hecho imposible su restauración por las Provincias Unidas, mas las dos parecían terminadas en mil ochocientos veinticinco. En el mes de abril de ese año se comenzó la expedición de los llamados Treinta y 3 Orientales, bajo el mando de Juan Antonio Lavalleja, que velozmente controló el interior de la provincia y puso lugar a Montevideo. El Congreso de la Floridadeclaró la independencia de la Provincia Oriental respecto del Imperio del Brasil y su reincorporación a las Provincias Unidas. Exactamente la misma fue admitida por el Congreso Nacional el veinticinco de octubre.


El Imperio declaró la guerra a las Provincias Unidas, que respondieron con otra declaración equivalente el primero de los días de mil ochocientos veintiseis. La escuadra brasileira bloqueó el Río de la Plata, ocasionando graves daños económicos a las Provincias Unidas.


El Congreso llevó adelante la postura belicista que fomentaba la mayoría de la opinión pública, contra los deseos de ciertos líderes que se oponían a ella; singularmente, del ministro García. La tensión con el Imperio del Brasil propuso la necesidad de establecer urgentemente un gobierno nacional capaz de conducir el enfrentamiento internacional.


En febrero de mil ochocientos veinticinco, tras una maniobra tramada por Rivadavia —por la que Buenos Aires duplicó su representación en el Congreso ya antes que el resto provincias pudiesen seleccionar sus nuevos diputados— fue sancionada la Ley de Presidencia, que creaba un Poder Ejecutivo Nacional Permanente, con el título de Presidente de las Provincias Unidas del Río de la Plata, designado por el Congreso. Para el cargo fue nombrado Bernardino Rivadavia, que aceptó la presidencia el siete de febrero de mil ochocientos veintiseis, llevando consigo un proyecto con fuerza centralizador.


El tres de julio, el Congreso admitió la renuncia de Rivadavia por cuarenta y nueve votos sobre 50; ahora nombró a Vicente López y Planes como presidente temporal y restituyó las instituciones de la provincia de la ciudad de Buenos Aires. López aceptó el cargo el día nueve.


El día veintidos de julio se festejaron elecciones en la provincia de Buenos Aires; el único partido que se presentó fue el Partido Federal, y la Junta de Representantes se reunió el doce de agosto, que exactamente el mismo día escogió gobernante a Manuel Dorrego. El día dieciseis, López presentó su renuncia. Al día después, diecisiete de agosto, los pocos miembros del Congreso de los Diputados que quedaban —las provincias federales habían retirado sus miembros del Congreso de los Diputados de antemano, y ese día se retiraron los de Buenos Aires— declaraba disuelto el gobierno nacional, incluyendo al Congreso y al presidente, cuya renuncia no fue considerada.


EL día seis de julio se había producido el triunfo de Facundo Quiroga sobre Lamadrid en Rincón de Valladares, a las puertas de San Miguel de Tucumán, con lo que los federales ocuparon las provincias de Catamarca y Tucumán. La provincia de Brinca fue la única que preservó un gobierno unitario, si bien este no hizo ningún esmero contra Quiroga o bien a favor de la reposición del unitarismo en el país.


Durante el próximo cuarto de siglo no volvería a haber un gobierno ni un congreso nacionales en la Argentina. Las provincias se regirían a sí, y regularían sus relaciones por tratados interprovinciales.






Está aquí: Inicio > [ ARGENTINA ] > ıllı Época de Rivadavia wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas