PATRIMONIO CULTURAL LATINO (2018-2019)

INFORMACIÓN SOBRE HISPANOAMÉRICA: CULTURA, HISTORIA, RECURSOS, TURISMO, CIUDADES Y NOTICIAS

Todo sobre Argentina y los Argentinos:

ıllı Entrada de Diego de Rojas al Tucumán wiki: info, historia y vídeos


La información contenida en esta web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnótico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Es posible que algunos datos mostrados no esten actualizados. Por ello, en caso de duda lo recomentable es consultar a un experto cualificado.


 


 



salud  Entrada de Diego de Rojas al Tucumán 


Se creía entre los conquistadores del Perú que cara el sur de América existía un reino indígena riquísimo, el país de Trapalanda, así como la historia legendaria de la Urbe de los Césares. Diferentes versiones ubicaban ese reino cara el estrecho de Magallanes o bien cara el río de la Plata. Rojas creía que estaba en esa última dirección (cara el Sureste), con lo que en mil quinientos treinta y nueve emprendió una expedición por el val de Tarija cara la tierra de los chiriguanos en el Gran Chaco en pos de abrir un camino cara el río de la Plata, llegando hasta el río Pilcomayo. Fracasado ese intento, procuró conseguirlo por el Tucumán o bien Tukma, para lo que pidió al gobernante del Perú, Cristóbal Vaca de Castro, que le encomendase la entrada a una provincia ubicada entre Chile y el nacimiento del Río Grande que llaman de la Plata, apoyado en los méritos contraídos en la guerra contra Almagro.


Vaca de Castro admitió de forma rápida, lo mismo que hizo con otros capitanes que le pidieron efectuar exploraciones, con la idea de separarlos de posibles luchas intestinas. El gobernante escribió al rey el veinticuatro de noviembre de 1542:

Cristóbal Vaca de Castro y su firma, conforme grabado de Evaristo San Cristóval, mil ochocientos noventa y uno.

El cronista mayor de Indias, Antonio de Herrera, aseveró que Vaca de Castro nombró al regidor de Cuzco Felipe Gutiérrez y Toledo como capitán general de la conquista, a Diego de Rojas justicia mayor y gobernante de las tierras que descubriera, y a Nicolás de Herediamaestre de campo. Siendo los 3 asociados de la compañía. No obstante, eso está en contradicción de que Rojas tenía el mando militar asimismo, lo que es afirmado por Ruy Díaz de Guzmán que afirma que Gutiérrez era el segundo.


El catorce de diciembre de mil quinientos cuarenta y dos Rojas le extendió un poder a su yerno Francisco de Cárdenas a fin de que llevase refuerzos al puerto de Arauco en la Araucanía. Si bien un navío fue comprado en Arequipa, según lo que parece no salió con los refuerzos.


En el poder que Vaca de Castro mandó a Pedro de Valdivia el seis de enero de mil quinientos cuarenta y tres a fin de que rigiese en S. de Chile como su gobernante, aclara que Rojas llevaba el cargo de capitán general y gobernante del gobernante, y que su jurisdicción iba desde la cordillera de los Andes hasta el estrecho de Magallanes y el océano Atlántico:


Explica asimismo que la jurisdicción de Rojas se extendía asimismo al sur del río de Arauco:


Sobre el número de expedicionarios no hay concordancia entre los cronistas:


Acompañaban a los españoles yanaconas y esclavos. La expedición iba bien armada y llevaba caballos. Viajaba asimismo el sacerdote Francisco Gallardo de la Orden de los Comendadores de San Juan y el clérigo Juan Cedrón. Iban asimismo en la expedición 3 mujeres: Catalina de Enciso, con Felipe Gutiérrez, Leonor de Guzmán, con Hernando Carmona y María Lope con Bernardino de Balboa.


Desde el Cuzco Rojas partió en vanguardia en mayo de mil quinientos cuarenta y tres con sesenta (conforme Joven) o bien ochenta soldados en dirección al val de Xaguana por el camino del Inca cara el Collasuyo, seguido un par de semanas después por Gutiérrez con noventa soldados, y después a mediados de junio por Heredia con dieciocho hombres. Pasaron por Ayaviri, Chucuito, bordearon el lago Titicaca, Juliaca, Chuquiabo (actual La Paz) hasta La Plata (la presente Sucre), que Rojas había ayudado a fundar.


Desde Tupiza Rojas ingresó al actual territorio argentino por Calahoyo (al oeste de La Quiaca) y siguió por los asentamientos indígenas de Moreta, Cochinoca, Casabindo, Rincón de las Salinas, Tambo de Moreno, sobre la quebrada del Toro, hasta llegar a la vieja Chicoana, seguramente en el mes de septiembre de mil quinientos cuarenta y tres. Esta Chicoana se encontraba en la presente La Paya en los vales Calchaquíes y era la cabecera de la provincia incaica de Chicoana o bien Sikuani. Allá encontró ciertas gallinasde Castilla que se alardea Francisco César había dejado entre los indígenas en mil quinientos veintiocho. Esas gallinas fueron causa de torcer el camino creyendo Don Diego de Rojas encontrar mejor tierra cara el Sureste después de que los indígenas les afirmaran que las gallinas procedían de cristianos que habitaban una tierra riquísima en oro y plata. Desde Chicoana Rojas mandó a cuatro hombres en pos de Gutiérrez y el 1 de octubre de mil quinientos cuarenta y tres siguió con cuarenta hombres cara la provincia incaica de Quire-Quire, dejando una guarnición de veinte a cuarenta hombres a cargo de Diego Pérez de Becerra en espera de Gutiérrez. A mediados de octubre llegaron a Tolombón, seguramente la cabecera de Quire-Quire.


Rojas siguió por los vales Calchaquíes hasta Amaicha del Val, donde abandonó el camino primordial que se había acordado proseguir, que iba cara el val de santa María, y se dirigió por el río Amaicha cara el val de Tafí cruzando la sierra de Aconquija (los Andes del Tucumán, conforme los conquistadores) por el abra del Infiernillo. Dejando a su izquierda el cerro Pelado siguió por la quebrada del Portugués siguiendo el río del Pueblo Viejo hasta llegar al plano, tierra de los tonocotés. Llegó al pueblo de Tucma, que ciertos autores identifican con Tucumanao en el val de los Pacipas al oeste de Catamarca, que halló desolado y sin comestibles, con lo que se dirigió al pueblo diaguita de Capaya. Múltiples autores identifican a Capaya con el presente Capayán de Catamarca (a donde habría llegado cruzando la sierra de Ambato, seguramente por la quebrada de Pomán), no obstante, Salvador Canals Frau creía que se encontraba en La Rioja entre los presentes pueblos de Chañarmuyo y Copacabana, y Manuel Lizondo Borda lo sitúa en Tucumán, sobre el río Medinas, el el día de hoy desaparecido pueblo de Acapyanta o bien Acapayanta.


En Capaya fue recibido por el cacique Canamico (a quien le faltaba una pierna) rodeado de mil quinientos guerreros, prohibiéndole que avanzase sobre sus tierras. Rojas mandó al padre Gallardo con un intérprete a solicitarle comestibles y permiso para pasar por sus tierras, mas fue rechazado, con lo que se aproximó solo y fue acorralado. Peleó solo hasta el momento en que llegaron sus hombres muriendo ciertos indígenas, dispersándose el resto.Rojas logró lo que procuraba y después quedó en buenas relaciones con Canamico, a quien disculpó la vida. Frente al riesgo de un ataque indígena, regresaron a Tucma, que al entrar silenciosamente encontraron con sus habitantes. Rojas mandó a Francisco de Mendoza a Chicoana a buscar a Gutiérrez a fin de que acelerase su marcha y a la guarnición que dejó allá. Al quinto día los habitantes de Tucma se distanciaron de repente llevándose todos y cada uno de los comestibles en un intento por obligarlos a partir, lo que debió hacer Rojas frente al riesgo del apetito.


Salió cara el sureste siguiendo el río Salí en pos de Concho en el río Dulce (entre Termas de Río Hondo y el Dique Los Quiroga), sitio a quince leguas de Capaya en donde Canamico le había dicho que había comestibles, antecedido por López Ayala. En Concho se proveyeron asaltando los poblados. Allá los alcanzó Gutiérrez (seguramente en el mes de diciembre de mil quinientos cuarenta y tres), quien había sido encontrado en Totaparo por Mendoza, llegando con la guarnición dejada en Chicoana. Rojas mandó desde Concho un destacamento a aguardar a Heredia en la boca de la quebrada del Portugués.


Al parecer Gutiérrez persuadió a Rojas de reanudar el camino original, con lo que en el primer mes del año de mil quinientos cuarenta y cuatro partieron desde Concho cara el poniente en pos de Mocaquaxa situada a catorce leguas. En dirección cara el extremo norte de la sierra de Ancasti o bien del Alto, o bien de la Cima de Narváez. En ese recorrido se pierden, dirigiéndose en pos de agua a Salabina (que no es la Salavina actual, sino seguramente al sur de la sierra de Guasayán) en el país de los juríes (probablemente los tonocotés). Cuando se dirigían al río Soconcho (Dulce), en un sitio de la provincia de Salabina los juríes del cacique Sinchiuaina les opusieron mucha resistencia, durando una batalla 3 días, como consecuencia de la que murió Rojas en el primer mes del año de mil quinientos cuarenta y cuatro después de agonizar seis días por una flecha envenenada que recibió en una pierna. Fue asistido por Catalina de Enciso, compañera de Gutiérrez. El sitio de la muerte de Rojas ha sido identificado por el padre Pedro Joven como Macacax, seguramente en la quebrada de Maquijata.


Antes de expirar Rojas supo de los cotilleos que señalaban que había sido envenenado por Enciso y nombró a Francisco de Mendoza para dirigir la expedición, postergando a Gutiérrez.


Heredia llegó a Chicoana y después prosiguió en pos de Rojas. El cronista Pedro González de Prado que iba con él relató:


Desde el val de Tafí Heredia llegó al liso seguramente por la quebrada del río los Insípida, puesto que no se halló con el destacamento que Rojas mandó para aguardarlo en la quebrada del Portugués, continuando en un caserío a lo largo de 3 meses.


Luego de la muerte de Rojas murió asimismo el mayordomo Francisco de Mercado en circunstancias afines, con lo que Mendoza condujo a los expedicionarios cara el río Soconcho o bien Dulce, pasando por Tesuna a 6 leguas de Salabina y después prosiguieron el curso del río:


El pueblo de Soconcho, a la derecha del río Dulce, tenía de a ochocientas a mil casas. A mediados de marzo Mendoza hizo atrapar a Gutiérrez y poquitos días después lo mandó preso al Cuzco con una partida de treinta hombres al cargo del capitán Juan García de Almadén remontando el río Soconcho, con órdenes de capturar a Heredia. Almadén halló a Heredia en el caserío el veinticinco de abril de mil quinientos cuarenta y cuatro y lo capturó. Cuando Heredia llegó a Soconcho, fue obligado a abandonar sus derechos como gobernante de gobernante y capitán general a favor de Mendoza, y como maestre de campo a favor de Rui Sánchez de Hinojosa. Mendoza creó la urbe y fuerte de la ciudad de Medellín del Soconcho.


Por no haber admitido apoyar la rebelión de Gonzalo Pizarro, este ordenó que Felipe Gutiérrez y Toledo fuera ejecutado por garrote despreciable en Huamanga en el mes de septiembre de mil quinientos cuarenta y cuatro.


Para descubrir el antídoto contra el veneno usado por los juríes en sus flechas, hirieron a un indígena preso con una flecha envenenada, quien se curó usando ciertas yerbas. Después del incendio de Medellín, prosiguieron viaje cara el territorio diaguita, recorriendo las presentes provincias de Catamarca, La Rioja y el norte de San Juan, entrando en la de Córdoba por el val de Calamuchita en mil quinientos cuarenta y cinco. Mas López de Ayala iba en vanguardia con treinta hombres guiado por un indígena que los condujo a una ciénaga y a un salitral, con lo que recularon y le dieron muerte. En Calamuchita Mendoza levantó el Fuerte de Malaventura en el mes de agosto de mil quinientos cuarenta y cinco en territorio de los comechingones, con los que tuvieron combates.


Mientras que Heredia quedó en custodia del Fuerte de Malaventura, Mendoza prosiguió el curso del río Tercero y del río Carcarañá, en dirección al río de la Plata con la idea de incorporarse a los adelantados que exploraban la zona. Llegó al río Paraná en el mes de marzo de mil quinientos cuarenta y cinco en el sitio en donde había estado el Fuerte Sancti Spiritu erigido por Caboto. Desde allá prosiguió cara el norte por la costa del Paraná hasta encontrar una cruz con una carta de Domingo Martínez de Irala sepultada a su pie. La carta tenía detalles de la conquista de la zona y advertencias sobre los indígenas hostiles. Mendoza prosiguió por trece días con rumbo a Asunción, mas debió recular a raíz de las inundaciones y pantanos. Al no poderse mantener por el ataque de los comechingones, Heredia se dirigió siguiendo a Mendoza hasta la provincia de Chinchagones en la sierra de Achala, en donde edificó un pucará para defenderse.


Luego de 3 meses, Mendoza regresó llegando al pucará de Chinchagones, trasladando a todos al Fuerte de Malaventura. Desde allá Mendoza pretendió seguir cara el Paraguay, mas el ocho de septiembre fue asesinado por el soldado Diego Álvarez de Almendral, debido a que se sintió ofendido por negarle un caballo. Junto con él fue asesinado Sánchez de Hinojosa, en una acción adjudicada a instigación de Heredia. Este tomó el mando y nombró maestre de campo a Diego Álvarez.


Los supervivientes partieron cara el Perú a inicios de mil quinientos cuarenta y seis a cargo de Heredia, regresando con rumbo norte cara el Tucumán hasta llegar a la tierra de los diaguitas, donde descansan diez días.A lo largo de un mes merodearon entre los ríos Dulce y Salobre y fueron atacados por los lules sobre el río Soconcho cuando se dirigían a Tucumán. En Tocaima (seguramente la presente Termas de Río Hondo) no logran suficientes comestibles, y Álvarez del Almendral fue mandado cara la tierra de los lules en el río de aguas rojas. Desde allá retornó y persuadió a Heredia de invadir el territorio lule a fines de mil quinientos cuarenta y cinco, donde continuaron un par de meses. Como los ríos estaban desbordados, no pudieron lograr las montañas y remontaron el río Salí a fines de febrero de mil quinientos cuarenta y seis.


Heredia dejó un contingente en Quire Quire y prosiguió cara el Perú, entonces pensó en recular cara el Tucumán, mas no lo efectuó y al llegar a Sococha en el Alto Perú recibieron de los indígenas noticias confusas sobre la guerra entre los conquistadores del Perú. Después de 3 años y medio habían recorriero más de cuatro mil km. Una partida al cargo de Gabriel Bermúdez avanzaba en retaguardia cuando se halló con seis o siete españoles provenientes de La Plata al cargo de Lope de Mendoza, quienes escapaban de las fuerzas del capitán Francisco de Carvajal del bando rebelado contra el rey. Reunida toda la fuerza, se puso en favor del rey dirigiéndose a Pocona bajo el mando de Lope de Mendoza. Garcilaso de la Vega aseveró que Eran por todos ciento y cincuenta hombres prácticamente todos de caballo. Cuando Carvajal llegó a Paria en senda de Arequipa a La Plata, se enteró de la llegada de los expedicionarios. Carvajal los venció, siendo ejecutado Heredia por garrote y la cabeza de Lope de Mendoza acabó colgada en una picota en Arequipa.






Está aquí: Inicio > [ ARGENTINA ] > ıllı Entrada de Diego de Rojas al Tucumán wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas