PATRIMONIO CULTURAL LATINO (2018-2019)

INFORMACIÓN SOBRE HISPANOAMÉRICA: CULTURA, HISTORIA, RECURSOS, TURISMO, CIUDADES Y NOTICIAS

Todo sobre Argentina y los Argentinos:

ıllı Editorial Atlántida wiki: info, historia y vídeos


La información contenida en esta web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnótico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Es posible que algunos datos mostrados no esten actualizados. Por ello, en caso de duda lo recomentable es consultar a un experto cualificado.


 


 



salud  Editorial Atlántida 


Primeros años


El origen de la Editorial Atlántida se puede rastrear a 3 gacetas fundadas en mil novecientos cuatro por el cronista uruguayo-argentino Constancio C. Vigil, las que fueron publicadas hasta mil novecientos once. Se trataba de la gaceta semanal infantil Pulgarcito, Germinal y su más triunfante publicación periódica temprana, el semanario de interés general Planeta Argentino (de forma afín a lo que había sido Pulgarcito antes que la competencia llevara al cierre la publicación del mismo en mil novecientos siete). Particularmente, Planeta Argentino era una gaceta muy ilustrada que incluía anuncios promocionales y cupones, centrada en un género de manera especial sin estar solo limitada al mismo.


Para mil novecientos doce la gaceta se vanagloriaba de tener una circulación de más de treinta y seis ejemplares, si bien Vigil -quien era un polivalente hombre de negocios- la vendió a Editorial Haynes en mil novecientos diecisiete, cuando exactamente la misma se hallaba en su pico de circulación. Para ese entonces Planeta Argentino vendía unas ciento dieciocho mil copias a la semana (en un país que tenía menos de cinco millones de adultos).

Portada del primer número de la gaceta infantil Billiken, publicado el diecisiete de noviembre de mil novecientos diecinueve.

No obstante Vigil redobló la apuesta a través de la fundación de una nueva empresa del rubro: Editorial Atlántida. La recién fundada compañía pronto publicaría nuevos títulos: una gaceta de acontencimientos del instante que llevaba exactamente el mismo nombre de la firma (lanzada en mil novecientos dieciocho), el semanario deportivo El Gráfico, la gaceta infantil Billiken (las dos en mil novecientos diecinueve) y la femenina Para ti (mil novecientos veintidos), siendo todas y cada una vanguardistas o bien predecesoras en sus respectivos rubros. Las 3 últimas son las gacetas argentinas más viejas que siguen publicándose y se transformaron en líderes en circulación en el mercado hispanoparlante.


Otras gacetas distribuidas por Atlántida a lo largo de la era temprana de la editorial, las que eran bastante conocidas en esa temporada, incluían a Iris (mil novecientos veinte), Grand Guiñol (mil novecientos veintidos), Tipperary (mil novecientos veintiocho), El Golfer Argentino (mil novecientos treinta y uno, después renombrada a Sport), Cinegraf y Vida Nuestra (las dos de mil novecientos treinta y dos).


Editorial Atlántida asimismo publicó abundantes libros escritos por el propio Constancio C. Vigil, ciertos cuales fueron éxitos editoriales. El fecundo autor publicó un total de ciento treinta y cuatro títulos desde mil novecientos quince, incluyendo cincuenta títulos infantiles.


Entre la pluralidad de gacetas publicadas por la editorial, la infantil Billiken se sostuvo como la más popular a lo largo de ciertas décadas, en parte debido a la carencia de una competencia directa. El alcance que por entonces tenía esa gaceta le dejó a Vigil organizar los llamados “Comités Billiken” con el propósito de colectar donaciones de comida y dinero para los más necesitados a lo largo de la Gran Depresión estadounidense que reventó en mil novecientos veintinueve, organizando a más de cuarenta pequeños antes que el proyecto fuera finalizado. Para la década de mil novecientos cincuenta la circulación de la gaceta totalizó más de quinientos ejemplares, incluyendo unos treinta vendidos en Uruguay y en el resto de Latinoamérica, y prosiguió siendo publicada por exactamente la misma editorial tras la muerte del propio Vigil el veinticuatro de septiembre de mil novecientos cincuenta y cuatro.


Asimismo Atlántida lanzó en mil novecientos sesenta y cinco la gaceta de interés general Gente. No obstante, el conjunto perdió terreno en el mercado de gacetas infantiles con el advenimiento en mil novecientos sesenta y cuatro de Anteojito, lanzada por Manuel García Ferré. En verdad, para mil novecientos setenta y dos Billiken descendió al tercer sitio en ese rubro, tras la previamente mentada Anteojito y de Insesateces de Isidoro de Dante Quinterno. Si bien por contrapartida la compañía fue, en mil novecientos setenta y uno, la primera en asegurarse la distribución en el mercado argentino de los derechos de impresión de la entonces popular y rentable historieta Superman de la editorial estadounidense DC Comics. Ese año el gobierno argentino vendió un porcentaje de la participación estatal en el Canal trece de la ciudad de Buenos Aires, designando a Constancio Vigil tercero como su director. Sin embargo, el presidente argentino Juan Domingo Perón renacionalizó el canal en mil novecientos setenta y cuatro a lo largo de su inacabado tercer orden.


Atlántida y la última dictadura militar argentina


Después del golpe de Estado del veinticuatro de marzo de mil novecientos setenta y seis que dio comienzo al autodenominado Proceso de Reorganización Nacional (mil novecientos setenta y seis-mil novecientos ochenta y tres), las publicaciones de Atlántida empezaron a respaldar explícitamente al nuevo régimen. Sin embargo, ya desde mil novecientos setenta y cinco, la editorial acentuó su corte en favor de las Fuerzas Armadas (lo que aun se hizo evidente en sus gacetas femeninas: Gente, Somos y Para Ti). Una vez consumado el golpe militar las primordiales publicaciones de Atlántida como Gente y Somos adoptaron un tono editorial en favor de la dictadura. Aun la gaceta femenina Para Ti se sostuvo en esa tendencia, publicando un extenso documental sobre la vida hogareña del general Jorge Rafael Videla al principio del orden de hecho de este, exaltando al entonces nuevo dictador como un hombre de “disciplina, valor y sacrificio”.


El tono acompañante de la gaceta fue puesto al servicio de la dictadura a lo largo de los instantes más críticos que exactamente la misma acostumbraba a atravesar. Por poner un ejemplo, cuando el país se encaraba a una recesión económica en mil novecientos setenta y ocho, fenómeno potenciado por el notable agravamiento de las relaciones a dos bandas con el Chile del dictador Augusto Pinochet a raíz del enfrentamiento fronterizo en torno al enfrentamiento del canal de Beagle, procuró ser contrarrestado con exhortaciones a “apoyar el proceso que empezó el veinticuatro de marzo de mil novecientos setenta y seis, cuando tomamos un paso definitivo cara la madurez política” . En mil novecientos setenta y ocho mediante la gaceta Gente se asevera que las demandas en el extranjero sobre el activar de la dictadura son una campaña de desprestigio y asevera que todo es una “operación mentirosa, son cartas falsificadas por organizaciones terroristas”. Mediante la tapa de la gaceta de "Las setenta y seis caras del setenta y seis", aparece entre otros muchos Jorge Rafael Videla con la historia legendaria “la mayor responsabilidad, un ejemplo”.


Por otro lado, la popularmente muy ovacionada victoria de la selección de futbol de Argentina, en la Copa Mundial de Futbol de mil novecientos setenta y ocho fue seguida por una portada del semanario político “Somos” en la que no se mostraba al equipo nacional sino más bien al entonces dictador Jorge Rafael Videla mientras que esta se ponía de pie en las tribunas para saludar esa ocasión.


La creciente presión internacional contra el terrorismo de Estado resultó en una campaña de solicitudes organizada por Para Ti que incluían postales tituladas “Argentina: Toda la verdad” (Argentina: The whole truth), las que los lectores de la gaceta podían recortar y mandar por correo a una lista de direcciones de los más sobresalientes críticos internacionales del régimen, incluyendo entre otros muchos, al entonces presidente estadounidense Jimmy Carter, el asimismo de Norteamérica miembro del Senado demócrata Ted Kennedy y el entonces primer líder francés Valéry Giscard d'Estaing, como asimismo la organización no gubernativo (O.N.G.) Amnistía Internacional y múltiples periódicos de todo el planeta.


Atlántida, al lado de la filial argentina de la compañía estadounidense Coca Cola asimismo participó de la ofensiva política del régimen en las escuelas primarias, a través de la publicación de la gaceta propagandística “El pequeño, la escuela y el ejército” e inclusive tras el retorno de la democracia al país a fines de mil novecientos ochenta y tres el semanario político Somos publicó una serie de artículos sobre supuestos (y también inexistentes) “campos de rehabilitación para subversivos”, los que incluían fotografías adulteradas de detenidos políticos en una “atmósfera familiar”, con supuestos servicios completos médicos, religiosos, sicológicos y legales.


Ya en democracia, el conjunto Atlántida se favoreció desde la política privatizadora de medios estatales lanzada por el entonces presidente justicialista Carlos Saúl Menem tras su victoria electoral en las elecciones presidenciales de Argentina de mil novecientos ochenta y nueve, Atlántida adquirió la triunfante Radio Continental. Entonces en mil novecientos noventa y nueve, aún a lo largo del gobierno menemista, Atlántida se asoció con el Banco Citicorp y Telefónica de España, por medio de lo que controló el popular canal de TV abierta Telefé (el precedente Canal once estatal), aparte de uno de los primordiales canales de TV por cable y 8 otras transmisoras televisivas dentro del país. En ese año su tradicional gaceta deportiva El Gráfico fue vendida al multimedio deportivo Campeonatos y Competencias (TyC).


El Conjunto Vigil se retiró de ese consorcio en dos mil, con lo que Atlántida se reenfocó en su histórica actividad principal: la publicación de libros y gacetas. A este respecto, en dos mil uno, Atlántida lanzó la gaceta de espectáculos y farándula, Paparachi. En dos mil cinco lanzó versiones renovadas de la tradicional y famosa Para Ti, en sus entonces nuevas variaciones de Para Ti Mamá y Para Teens.


En total, su división de gacetas vendió unos doce,8 millones de ejemplares en dos mil seis, cifra más o menos equivalente a un treinta por ciento del mercado argentino. La compañía asimismo se ha mantenido a lo largo de los últimos años como un parcialmente significativo editor de libros argentino, teniendo una tirada combinada anual de unos seiscientos cincuenta volúmenes (equivalente a un diez por ciento del market share local).


En el año dos mil siete, Editorial Atlántida fue vendida a Televisa, el gigante mexicano de los multimedios. Desde entonces, la editorial Atlántida recibió gran inversión promocional del estado.






Está aquí: Inicio > [ ARGENTINA ] > ıllı Editorial Atlántida wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas