PATRIMONIO CULTURAL LATINO (2018-2019)

INFORMACIÓN SOBRE HISPANOAMÉRICA: CULTURA, HISTORIA, RECURSOS, TURISMO, CIUDADES Y NOTICIAS

Todo sobre Argentina y los Argentinos:

ıllı Cultura gauchesca wiki: info, historia y vídeos


La información contenida en esta web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnótico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Es posible que algunos datos mostrados no esten actualizados. Por ello, en caso de duda lo recomentable es consultar a un experto cualificado.


 


 



salud  Cultura gauchesca 


Aparecido en el siglo XVII, a lo largo de la colonización de España y Portugal, de esas zonas, adquirió identidad propia desde el tipo singular de trabajo rural ganadero que se desarrolló allá, debido a la multiplicación de los animales vacunos en estado salvaje, hecho que dejó un extenso grado de libertad para esos trabajadores.y desaparecido a fines del siglo XIX.


La cultura rural gauchesca. El caballo. La carne vacuna. El cuero. La guitarra. La soledad. La residencia (por poner un ejemplo el rancho). La familia. La estancia. El trabajo. El facón.

Escultura del lazador, símbolo oficial de Porto Alegre, Brasil, donde se aprecia un nudo. Obra de Antônio Caringi para la que Paixão Côrtes sirvió de modelo en mil novecientos cincuenta y cuatro.

Toda vestimenta de gaucho generalmente es llamada pilcha (tal palabra de origen indígena entonces ha pasado a ser una parte del lunfardo): la indumentaria habitual del gaucho tiene la impronta de la de los jinetes andaluces a la que suma un poncho (gran capa talar o bien capote tipo manta con un tajo en el centro para pasar la cabeza), un facón (cuchillo de importante tamaño), un rebenque o bien talero y pantalones extensos que no son los presentes del hombre de campo, que se llaman bombachas, sino más bien un par de pantalones tipo pijama, llamados calzoncillos, sueltos abajo, que sostenidos con un cinturón con una faja de lana tejida y un ancho cinturón de cuero adornado en ocasiones con monedas (llamado tirador o bien rastra -por el hecho de que recuerda la rastra del arado) (véase más adelante rastra), quedan bajo el "chiripá", cuadro atado a la cintura como un pañal, una de cuyas funciones era resguardar del frío (el frío fue llamado muy frecuentemente con la palabra quechua del mismo significado: "chiri"). El poncho, el chiripá y exactamente el mismo hábito de tomar mate, fueron tomados del "indio"; asimismo de ellos tomó el gaucho una de sus más singulares armas: las boleadoras. El sombrero del gaucho era o el "chambergo" (sombrero alar), o el sombrero de panza de burro (un recorte circular de la panza de un burro que se anudaba a un poste y se dejaba secar adquiriendo entonces la manera apropiada).

Gaucho argentino (ca. mil ochocientos sesenta y ocho).

La guitarra y el chambergo eran herencia de los conquistadores españoles. El gaucho acostumbraba a montar con las llamadas "botas de potro", que no tenían tacones y eran abiertas en las puntas, de tal modo que los dedos de los pies quedaban descubiertos. Otro elemento propio de la vestimenta del gaucho son sus cinturones, los más conspicuos son llamados rastras y consisten en cinturones anchos de cuero blanco graneado, trabajado con alumbre. En los siglos XVII y XIX complementaban estas indumentarias cubriéndose la entrepierna con una cuadro como pantalón recogido en la cintura llamado chiripá, según parece originario del litoral argentino, que era sostenido con la rastra que se prendía con presillas distintas, en ocasiones de metal de plata. Conforme con su condición económica o bien laboral, este ornamento acostumbraba a tener peculiaridades suntuosas, aun con incrustaciones de monedas o bien figuras de plata y oro. Se cubrían el torso con el poncho , prenda originaria del norte argentino, común asimismo en otras zonas de América, acostumbraban a apreciarse los ponchos de vicuña muy abrigados mientras que ligeros, los "ponchos pampas" (tejidos por los indígenas pampas, prácticamente impermebales a la lluvia), los "ponchos calamacos" tejidos eminentemente en la ciudad de Santiago del Estero, los colorados ponchos salteños, los ponchos cobrizos muy frecuentemente tejidos con pelo de panza de chulengo (cría de guanaco) etcétera, al poncho de empleo frecuente y gastado se le llamaba en determinadas zonas "poncho soró". Las siguientes botas de cuero curtido y con tacones (botas fuertes) era un bien parcialmente costoso, si bien la mayor parte de los gauchos ahorraba dinero para conseguirlas y lucirlas en las festividades patronales, fiestas patrias y en las danzas. A fines del siglo XIX las botas acostumbraban a ser llamadas "botines patrios" puesto que eran exactamente las mismas que empleaban los soldados. Las botas del gaucho argentino nórdico acostumbraban a y acostumbran a tener pliegues que recuerdan a un fuelle, o sea con la pierna de cuero "acordoneada", como forma de defensa del monte y de la ocasional mordedura de víboras. Semejantes botas se acompañan con espuelas, destacándose las grandes espuelas de plata llamadas "penitentes" (de esta manera llamadas por el hecho de que sus grandes aguijones recuerdan remotamente a la corona de espinas con la que, conforme los Evangelios, fue torturado Jesús quien procedía de Nazaret). Los ornamentos con apliques de metal (virolas), habitualmente eran facturados con monedas de plata (patacones y rastras). Los ponchos y penitentes o bien quejicas (por el estruendo que hacían entre ellas) acostumbran a ser hasta hoy verdaderas obras de arte, si bien en los ajetreos rutinarios el gaucho acostumbra a utilizar como cinturón una faja de lana artísticamente tejida.

Trabajadores de campo con indumentaria gaucha a lo largo de la yerra en la provincia de Corrientes, Argentina.Vestimenta gaucha a lo largo de una celebración o bien jineteada gaucha, si se extensa la fotografía se pueden ver en detalle los habituales facones (fotografía tomada en la Celebración Criolla de la Rural del Prado, Montevideo, Uruguay).

Pese a que hay un estilo de indumentaria gaucha que trasciende al mismo tiempo (en tanto que es ropa de caballista lista para duros ajetreos rurales), se puede decir que han existido tendencias a lo largo de los siglos: hasta más o menos los mil ochocientos sesenta el gaucho empleaba prácticamente siempre y en toda circunstancia la bota de potro, "calzoncillos" o bien leones (especie de pantalones que acostumbraban a tener bordados rústicos llamados crivados en la una parte del tobillo), sobre los "calzoncillos" el chiripá, una camisa holgada, una pañoleta que aparte del cuello cubría asimismo la cabeza y sobre la pañoleta un estrecho sombrero de cuero llamado panza de burro, en las partes septentrionales (NOA, NEA, Paraguay, Río Grande del Sur fue más frecuente el empleo de chambergos de grandes "alas" para cubrir mejor la cabeza frente al Sol), cara los referidos años mil ochocientos sesenta se genera un enorme cambio: como rezagos de la Guerra de Crimea llegaron al área rioplatense gran cantidad de pantalones bombachos que habían sido tejidos en gran cantidad en las factorías de Europa para los regimientos de zuavos (los zuavos llamaban a estos pantalones "seruel") que participaron en tal guerra, vendidos a bajísimo costo pasaron a ser vestimenta común de los gauchos (estos pantalones a pesar de su lona delgada crean una buena aislación térmica y se pliegan sencillamente cuando se va por terrenos accidentados o bien cubiertos de altas yerbas), un género de pantalón bombacho de lona rústica por su color grisáceo algo jaspeado pasó a ser llamado "bataraz".La fuerte inmigración vasca ocurrida en la segunda mitad del siglo XIX y primera mitad del siglo veinte propagó el empleo de la boina y las alpargatas entre los gauchos (particularmente en la zona de la Pampa Húmeda), en el siglo veinte y a principios de siglo veintiuno es usual el empleo de un chambergo obscuro de alas medianas, semejante al sombrero de los huasos. Es de hacer apreciar que la bombacha, el pantalón utilizado actualmente, es una prenda introducida después de la guerra de Crimea en la que Inglaterra fabricó centenares de miles de estas prendas para los turcos (es una prenda turca, una babucha, exactamente) y como quedó excedente, aprovechó de su repercusión económica en el Río de la Plata para introducirla allá, reemplazando entonces al calzoncillo y al chiripá.


Entre los "avíos" o bien equipos básicos del gaucho han estado y están las sillas de montar de diferentes formas; estas sillas son utilizadas eminentemente en zonas montañosas existiendo alteraciones regionales de exactamente las mismas acorde al terreno y tiempo, en los suelos parcialmente planos las sillas de montar gauchas eran de arzones bajos; los arzones prácticamente desaparecieron en los 1870s quedando expuesto el par de chorizos que unidos con lonjas de cuero se ajustan al espinazo del caballo, asimismo para ese entonces brota el recadode bastos y bastos de cuerdas, en las zonas llanas como la pampeana es más usual el apero que en vez de una silla propiamente dicha consta de diferentes cobertores plegados y sobrepuestos sobre el espinazo de la cabalgadura, de arriba cara abajo, son: el cinchón o bien sobrecincha o bien pegual, el sobrepuesto, el cojinillo, la cincha ancha con encimera y correones de los que cuelgan los estribos largos, los bastos o bien pomillos, grandes caronas planas, la jerga o bien matra, la sudadera o bien bajera , cuando el gaucho se pone a dormir a la noche a la intemperie una parte de esos cobertores le sirve de rústica colchoneta y una parte de alberga. Los arreos, bridas, cabezadas y tiradores, con que monta su caballo acostumbran a ser de cuero preferiblemente de yeguarizo trenzado con ciertos ornamentos o bien partes necesariamente metálicas -como el freno para tascar al caballo- (dentro de lo posible de plata), los estribos asimismo cambian si bien acostumbran a ser elaborados con maderas duras labradas: unos son circulares, otros recuerdan las puntas de zuecos, más modernamente se usan estribos de metal.


Es de apreciar que la manera de caminar a caballo típicamente gaucha reúne elementos del montar a la gineta provenientes de Noráfrica y montar a la rienda que tiene procedencias centroasiáticas y centroeuropeas, el freno corresponde al modo rienda, el estribo largo, el caballo es dirigido como en el modo perfecto gineta con las dos bridas no obstante como en la rienda prevalece la mano más baja.


En las zonas donde abundan las plantas espinosas (por servirnos de un ejemplo zonas del Chaco y del Nordoeste) los gauchos agregan a las sillas de montar grandes cueros que les protegen las piernas cuando galopean, semejantes cueros se llaman "guardamontes"; en zonas húmedas donde puedan avizorar víboras usan unas especies de polainas, o bien mejor dicho, grebas de cuero grueso que cubren una gran parte de las piernas (esto se observa mucho en la provincia de Corrientes y en Paraguay).


Aunque los gauchos acostumbraban a y acostumbran a utilizar armas (por servirnos de un ejemplo a comienzos de siglo XIX los llamados trabucos naranjeros llamados de esta manera pues su caño al salir se abría en un embudo del diámetro de una naranja promedio) sus armas preferidas han sido las armas blancas, entre aquéllas que se resalta el enorme cuchillo llamado facón (en la Banda Oriental y en Río Grande, zonas muy militarizadas asimismo se hizo bastante común el sable), el facón no es solo un arma sino más bien prácticamente una herramienta que ayuda en múltiples menesteres, al facón se sumó -todavía con más peculiaridades de herramienta de supervivencia el verijero.


Aunque quizás sea bastante auxiliar en la vida del auténtico gaucho, para quienes no son gauchos, el ejemplo más difundido de lo gauchesco (cuando menos a lo largo del s. XX y lo que va del siglo actual XXI) es la música -y las danzas que acompañan a una gran parte de las músicas gauchas-; es decir: para muchos no gauchos lo gaucho prácticamente se reduce a la imagen de un caballista del Cono Sur y a sus músicas y danzas. Malambo, milongas, payadas, patizambas, chacareras, vidalitas, chamamés, cuecas, chamarritas, etc.

El asado (mil ochocientos ochenta y ocho), pintura efectuada por Ignacio Manzoni en la que se observa a un gaucho repartiendo el asado, mientras que toman maté a su alrededor.

El primordial componente de la dieta de un gaucho estaba compuesta eminentemente por carne, siendo la primordial la carne vacuna. Un conocido refrán argentino reza que Todo bicho que anda parará al asador, utilizado por el viejo Vizcacha en sus enseñanzas a los hijos de Hierro, en el libro La vuelta de Martín Hierro. Esta oración gauchesca da la idea de que todo animal que ande puede ser comido, así sea chancho, oveja, pollo, conejo o bien pescado. Solo en casos de extrema necesidad, un gaucho se rebajaba a comer carne de caballo, de can o bien de gato familiar.


Las comidas frecuentes de los gauchos de Argentina son las empanadas, el locro, la humita, el arrope, los pucheros y primordialmente el asado, históricamente hecho "a la cruz", esto es, las porciones de carne colgadas en un asador de hierro que se clava en la tierra cerca de un fogón de leña. Este último acostumbra a estar acompañado por las achuras (morcilla, chorizo, riñón, mollejas, chinchulines). Este se comía de a pie, cortando y repartiendo la carne con su facón, mientras que lo acompañaba con pan, sin sacar del fuego la carne.


Los gauchos habitúan tomar mate, un té hecho de las hojas del árbol de hierba, como infusión no alcohólica y, como bebidas alcohólicas, en forma parcialmente moderada: vinos, caña y más extrañamente ginebra. Estos eran consumidos para acompañar las comidas o bien en las asambleas en las pulperías. Actualmente se prosiguen comiendo y tomando estos comestibles propios de esa temporada.


Entre los juegos y deportes gauchescos se hallan por poner un ejemplo "la jineteada" consistente en soportar sobre el espinazo del potro o bien "bagual" a lo largo de un periodo de seis segundos hasta el momento en que suena la campana y sale a procurarlo el apadrinador.


Otro deporte asimismo practicado es "el pato" en el que juegan ocho jinetes que montan caballos criollos y consiste en la disputa de una suerte de pelota con seis asas de cuero, la que ha de ser lanzada mediante un aro.


También se juega a "la taba" en el que se encaran dos jugadores. La "cancha" (o sea, el espacio liso de juego), llamada "queso" consiste en un espacio con una línea trasversal, en la que los jugadores se paran a seis metros más o menos de cada lado. Así lanzan la taba (hueso astrágalo del vacuno, en general enchapado en sus lados) y debe pasar la línea cara el lado contrario.
La taba puede caer en 3 posiciones: Si cae con la parte llana cara arriba llamada "suerte" el tiro es ganador, si cae la parte hueca cara arriba llamada "trasero" el tiro es perdedor. La tercera forma en la que puede caer es vertical que lleva por nombre "pinino" ganadora y en las apuestas vale más.


Las carreras cuadreras, la corrida de sortija, la domestica, el juego de cañas, la visteada (cuyo gerundio es vistiando) simulacro de duelo criollo en el que los facones son substituidos por segmentos de cañas tiznadas, la cogoteada, la maroma, y la atrapa a través de boleadoras y nudo desde el caballo. En el siglo veinte han aparecido juegos gauchescos como la polka de la silla, el rastrín y el juego de los tachos.

Artículo principal: Literatura gauchesca

La literatura gauchesca es un género propio, emplea el lenguaje del gaucho y acostumbra a contar su forma de vivir. Se caracteriza eminentemente por tener al gaucho como personaje primordial, y transcurrir las acciones en espacios abiertos y no urbanizados (como la zona pampeana argentina).Es esencial resaltar que, alén de que este género tiene como eje primordial al gaucho, normalmente es utilizado por escritores de alto nivel social y económico. Esta literatura presenta descripciones de la vida campesina y sus costumbres, como de los personajes sociales de ese entonces: indios, mestizos, negros y "yanquis" (yanqui significa en el habla criolla gaucha al europeo o bien eurodescendiente no conosurense y tampoco de España), entre otros muchos. Acostumbra a haber una ensaltación de lo folclórico y lo cultural por norma general, y se emplea como queja y para efectuar una crítica social. En la manera y el lenguaje, se distingue por el uso rebosante de metáforas, comparaciones, neologismos, arcaísmos (por ej. viola, vigüela -en ambos casos precedentes para mencionar a la guitarra-, dende etcétera) y términos indígenas. Acostumbra a haber poco empleo de sinónimos, y prevalece el monólogo sobre el diálogo.


La literatura gauchesca como tal se empieza definidamente en el siglo XIX con autores como Bartolomé Noble, Hilario Ascasubi, Estanislao del Campo y el descollante José Hernández. Estos autores para redactar sus obras literarias habitualmente recurrieron (tal como lo ha hecho apreciar el sabio tucumano Ricardo Rojas) a una métrica típicamente gaucha; la de los versos en octosílabos. Esa es la métrica del payador que resulta idónea para trasmitir las más profundas emociones improvisando, esa es entonces la métrica de el Martín Hierro calificado como «La Biblia Gaucha» por el cordobés Leopoldo Lugones al tiempo que el porteño con madre orientalaJorge Luis Borges ha considerado que el Martín Hierro es el libro más perdurable de los argentinos. Por su lado el antropólogo Rodolfo Kusch examina a la habitual obra literaria gauchesca como es el caso del Martín Hierro y nota que es una apelación numénica a la naturaleza y a la memoria para persistir con dignidad en el tiempo, en la historia.
En lo que se refiere al porteño citadino Estanislao del Campo quien haciéndose el gauchesco llegó a utilizar como pseudónimo el de "Anastasio el Pollo", su obra más esencial, si bien no carece de méritos, es una vista porteña burguesa con intenciones de "sátira" en la que se procura caricaturizar a los gauchos; tal obra se titula Fausto, Impresiones del gaucho Anastasio el Pollo en la representación de la Ópera (más generalmente se la conoce como "El Fausto de Estanislao del Campo").


A fines de s. XIX y también principios de siglo veinte el gaucho y lo gauchesco tomaron concida relevancia en el teatro de público popular en Argentina, Uruguay y la Zona Sur. A fines de s. XIX (y esto hasta prácticamente mil novecientos cincuenta) se hizo popular el teatro rural basado en temas de la literatura gauchesca, concatenado a esto asimismo se hicieron populares los sainetes , en los que fue vanguardista el músico, cantor y actor españolargentino Santiago Ramos con su obra “El gaucho de Buenos Aires” (fecit: mil ochocientos cincuenta y siete). Entre otros muchos escritores que dedicaron una parte de su obra a la dramaturgia se hallan los que dedicaron obras de teatro al real mas prácticamente mítico gaucho bonaerense Juan Moreira, o bien al gaucho nicoleño apodado maliciosamente Hormiga Negra; muchas de las obras de teatro gauchescas eran representadas itinerariamente de pueblo en pueblo por una gran parte de las asimismo grandes extensiones del Cono Sur o bien por los representantes del Circo criollo (en esa temporada y en la zona la palabra circo no solamente se refería a las representaciones de diversión humorística sino incluían representaciones serias e inclusive trágicas de historias gauchas. En esto se incluye al "circo criollo" de los Hermanos Podestá).






Está aquí: Inicio > [ ARGENTINA ] > ıllı Cultura gauchesca wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas