PATRIMONIO CULTURAL LATINO (2018-2019)

INFORMACIÓN SOBRE HISPANOAMÉRICA: CULTURA, HISTORIA, RECURSOS, TURISMO, CIUDADES Y NOTICIAS

Todo sobre Argentina y los Argentinos:

ıllı Caso Marita Verón wiki: info, historia y vídeos


La información contenida en esta web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnótico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Es posible que algunos datos mostrados no esten actualizados. Por ello, en caso de duda lo recomentable es consultar a un experto cualificado.


 


 



salud  Caso Marita Verón 


El Caso Marita Verón es una investigación y proceso comenzado el ocho de febrero de dos mil dos, a causa de la desaparición de María de los Ángeles Verón (famosa como Marita), una joven argentina de veintitres años, en la provincia de Tucumán que salío de su casa para ir al médico y jamás retornó. El caso ha sido relacionado con la trata de personas y la prostitución forzada, concentrando la atención pública y una extensa cobertura de los medios. La referencia al proceso es Caso n.º 23554/2002, y el nombre del caso es "David Gustavo Iñigo y otros s/ Privación Ilícita de la Libertad y Promoción de la Prostitución en Concurso Víctima, María de los Ángeles Verón".


Marita Verón desapareció en San Miguel de Tucumán el tres de abril de dos mil dos. Sus progenitores, la investigación policial y los consecutivos fiscales que intervinieron en la causa han sostenido que se trató de un secuestro con fines de trata de personas para la prostitución, identificando a múltiples sospechosos. Dicha acusación está basada íntegramente en pruebas de testigos. Conforme las informaciones aportadas Marita fue secuestrada para emplearla en una celebración sexual, su primer destino de explotación. Consiguió escapar mas la volvieron a apresar. Una ramera contó que pasó por manos de un proxeneta, quien la tuvo en su casa y a los un par de días la vendió en dos.500 pesos a una whiskería de La Rioja.


La causa llegó a la etapa del juicio oral a principios de dos mil doce, dictándose sentencia absolutoria para todos y cada uno de los acusados, en el mes de diciembre de ese año. El fundamento básico del fallo, fue que los testimonios sobre los que se fundamenta la acusación no son creíbles, al unísono de resultar contradictorios entre sí. El fallo mereció severas críticas desde los más distintos campos. La causa llegó a la Corte Suprema de Justicia de Tucumán, que en el último mes del año de dos mil trece anuló el fallo absolutorio y condenó a todos y cada uno de los encausados.


La madre de Marita, Susana Trimarco, no pudo localizar a su hija mas consiguió que el caso se transformara en un distintivo y dejó efectuar un mapa de la trata de personas. En dos mil siete Susana Trimarco impulsó la Fundación María de los Ángeles que brinda asistencia integral y gratis a familiares y víctimas de la trata de personas y que ha conseguido liberar a múltiples miles y miles de mujeres. El caso de Marita dio visibilidad a la trata de personas y a la red de corrupción estatal.


En dos mil trece se publicó el libro "La red. La trama oculta del caso Marita Verón" de la cronista y escritora Sibila Camps y en dos mil quince se estrenó en la T.V. argentina el primer capítulo de la serie "Cuerpo a cuerpo" que cuenta su historia.


Hija de Susana Trimarco y Daniel Verón, María de los Ángeles Verón (famosa como Marita Verón) había dejado su casa el tres de abril de dos mil dos para dirigirse a una consulta médica y, conforme con la descripción de un testigo, habría sido secuestrada por gente que bajó de un vehículo colorado. 3 días después, fue descubierta por la policía en la localidad de La Ramada, a más de treinta quilómetros, utilizando zapatos con tacones en vez de las zapatillas que tenía al desaparecer. Estos policías la llevaron a la comisaría y después a la terminal de ómnibus, mas jamás llegó a su destino.


La investigación llegó hasta 3 cabarets riojanos, "Candy", "El Candilejas" y "El Reto" (el día de hoy rebautizado "La Isla"), que operaban como tapaderas de prostitución. La Cámara de Apelaciones de Tucumán los describió de esta manera: "Lugares destinados al ejercicio de la prostitución donde hay un sistema de reclutamiento de mujeres, aun a través de su privación de libertad".


Una de las mujeres liberadas merced a la investigación, de nombre reservado, declaró haberla visto en "Candy", intoxicada, con peluca y lentillas celestes. Entonces la perdió de vista, mas oyó a la posible dirija de la whiskería comentar "Estos boludos la buscan y está en España". Dicha mujer lleva por nombre Lidia Medina y está procesada por "privación ilícita de la libertad agravada y promoción de la prostitución", del mismo modo que su hijo y la esposa del mismo.

Susana Trimarco (izquierda), Micaela Catalán (centro) y María de los Ángeles Verón (derecha). Fuente:

Otras aristas de la investigación incriminaron a la tucumana Daniela Milhein, quien habría tenido la pretensión de llevar a Marita a Río Gallegos. Fue detenida al lado de su marido y un oficial riojano transportando mujeres. Se liberó a una misionera, una cordobesa y 2 bonaerenses. Se lograron datos sobre una red de prostitución en España de la que se salvaron a diecisiete mujeres, mas Marita no fue encontrada entre ellas.


Se abrió una causa judicial, en la que hay más de diez personas aguardando juicio oral, y en cuyo curso se salvaron a veintiuno mujeres secuestradas de forma afín.


El juicio por el Caso Marita Verón empezó el ocho de febrero de dos mil doce. Se consiguió llevar a juicio cincuenta y cinco expedientes y ciento cuarenta y cuatro testigos en el caso de desaparición. Se acusó a trece personas, siete hombres y seis mujeres vinculados al secuestro y la promoción de la prostitución.


Los jueces del caso fueron Alberto César Piedrabuena, Emilio Andrés Herrera Molina y Eduardo Romero Lascano. El dieciseis de febrero en el sexto día de juicio y segundo de declaración de Susana Trimarco (Madre de Marita Veron) contó una parte de los diez años de busca de Marita. Cargó contra encausados, políticos y policías. La madre de Marita narró de qué forma descubrió el negocio de la trata de personas, y aseveró que solamente procuraba era que le devolvieron a su hija.


La primera una parte de su declaración, Trimarco la dedicó a charlar de su familia. Recordó a su marido Daniel Verón, la infancia de sus hijos Horacio y Marita, el noviazgo de esta con David Catalán y cuando nació Micaela, su nieta. Trimarco narró lo que pasó el día en que desapareció Marita. La mujer puso sus sospechas sobre Patricia Soria, una enfermera que vivía en exactamente el mismo distrito que la joven, en Las Talitas. "Marita deseaba ponerse un DIU (dispositivo intrauterino) y le insistía en que vaya a la Maternidad.A mí no me caía bien esa mujer, que le preguntaba muchos detalles de su vida privada y de la familia", declaró.


Después cargó contra Miguel Ardiles, un supuesto empleado de la Maternidad que le asistió a Marita a lograr los turnos. "La llamaron para el tres para darle el turno y le solicitaron que lleve el documento. Nos pareció extraño", afirmó Trimarco.


Luego especificó de qué forma fue la busca, cuando Marita no volvió de la Maternidad. "Recorrimos centros de salud, calles, charlamos con las amigas. Nada. Estaba agobiada. En la comisaría no nos querían tomar la demanda, pues afirmaban que se había ido seguro con un noviecito o bien con sus amigas. Después afirmaban que no tenían papel para escribir la demanda ni nafta para salir a procurarla en camioneta", precisó.


El presidente del Tribunal, Alberto Piedrabuena, la interrumpió en esta una parte del relato, y dictaminó una cuarta parte intermedio. "Sí, pues me falta mucho. Tengo para estar diez días", advirtió Trimarco.


Cuando regresó la audiencia, la madre de Marita charló de la busca. No ahorró palabras contra el ex- gobernante Julio Miranda y contra funcionarios de su gabinete. "Como imbécil iba a la Casa de Gobierno. Digo tonta pues la mafia estaba ahí. Ellos me mandaron a charlar con los Ale", expresó.


Trimarco hizo referencia a un acuerdo que había firmado el gobierno (administración Miranda) con la Asociación de Remiseros Unidos de Tucumán (ARUT), en la que los declaraban custodios de la urbe. "Julio Díaz (secretario de Seguridad) me afirmó que tenían más autos y mejores armas que la Policía", manifestó.


Cuando debía hacer referencia a María Jesús Rivero, titular de ARUT y de la remisería 5 Estrellas, charló de ella como "esta señora". Y como se aguardaba, se despachó contra Rubén "La Chancha" Ale. "Yo siempre y en toda circunstancia desconfié de ellos, por el hecho de que todos afirmaban que eran unos criminales", afirmó.


"’La Chancha’ Ale y toda la mafia manejan la droga y la prostitución de esta provincia. No sé por qué razón el pueblo de Tucumán no los encara. Yo los voy a enfrentar, de esta forma baja, chiquita, como soy, voy a proteger a mi hija", aseguró. Hubo 3 instantes de tensión por las reacciones de la familia Gómez y la interrupción de los abogados.


La pista de La RiojaEditar


"Una mujer que trabaja en la noche explicó que sabía lo que le pasó a Marita. Ofreció datos de dónde la tuvieron cautiva, y explicó que la raptaron para la explotación sexual en La Rioja. Yo no podía pensar que existan esas cosas", afirmó Trimarco.


La madre de Marita desechó las otras hipótesis, criticó la tarea de Ernesto Baaclini, entonces secretario de la Fiscalía de Instrucción VIII y que estuvo al cargo de la investigación cuando murió la fiscal Joaquina Vermal.


Cuando al fin llegó a un prostíbulo de La Rioja, no halló a Marita. Mas una muchacha, Anahí, se fue corriendo a sus brazos y le rogó que la rescatara. Ella le contó que había visto a su hija la semana precedente y le narró el martirio que vivía. Fue el primero de muchos testimonios desgarradores.


"Por desgracia me transformé en especialista de este delito pues lo palpé, lo viví. Y busco a mi hija. Nunca la voy a parar de buscar, caiga quien caiga. Mi misión es mi hija. No deseo cerrar los ojos hasta ya antes saber de ella. Existen muchas chicas desaparecidas que ayudamos, mas deseo a mi hija", afirmó con solidez Trimarco.


El once de diciembre de dos mil doce los jueces Alberto Piedrabuena, Emilio Herrera Molina y Eduardo Romero Lascano, miembros de la Sala II de la Cámara Penal de Tucumán emitieron su resolución a través de el que los trece encausados resultaron exculpados, fallo que provocó una extendida reacción de rechazo social. Los fundamentos de la sentencia se emitirán el dieciocho de diciembre de dos mil doce. Los rastros que marcaron la complicidad judicial habían llegado poco antes.


El fallo produjo descontento y repudio por la parte de la sociedad, como de organizaciones de derechos humanos, organizaciones feministas, activistas políticos y de la mayoría de los medios de Argentina. El doce de diciembre un conjunto de izquierda se manifestó en la Casa de Tucumán de la ciudad de Buenos Aires chocando con las fuerzas policiales, lo que produjo altercados y múltiples heridos.


El día trece de diciembre, raíz de la indignación popular, presentó su renuncia el entonces ministro de seguridad de la provincia de Tucumán, Mario López Herrera.


Susana Trimarco consiguió comenzar un juicio político contra los jueces mas Molina y Piedrabuena presentaron su renuncia para jubilarse. La causa llegó a la Corte Suprema de Justicia de Tucumán, que en el mes de diciembre de dos mil trece anuló el fallo absolutorio y condenó a diez de los trece encausados (fueron exculpados por falta de pruebas María Jesús Rivero y su hermano Víctor Rivero, al paso que Irma Medina murió meses ya antes).


La sentencia final se dictó el ocho de abril de dos mil catorce con penas de entre diez y veintidos años de prisión. El tribunal condenó a José Fernando "Chenga" Gómez y Gonzalo "Chenguita" Gómez (veintidos años); a Daniela Milhein y a Andrés Alejandro González (dieciocho años); a Carlos Alberto Luna y a Domingo Pascual Andrada (diecisiete años); a María Azucena Márquez (quince años); a Humberto Juan Derobertis (doce años), y a Mariana Natalia Bustos y Cynthia Paola Gaitán (diez años).


Tras el dictado de la condena, los abogados de los encausados presentaron un recurso excepcional federal a fin de que la Corte de la Nación revisase la resolución. Debido a ese propongo y frente a la ausencia de una sentencia firme, vencidos los plazos de cárcel precautoria, los condenados por la desaparición de Marita Verón salieron en libertad (el último en hacerlo fue "Chenguita" Gómez, en el mes de julio de dos mil dieciseis).


En diciembre de dos mil dieciseis, denunciados por Susana Trimarco se empezó un juicio en Tucumán de los miembros del "Clan Ale", a los que Trimarco vinculó con la desaparición de su hija.La supuesta banda delincuente encabezada por los hermanos Rubén "La Chancha" Ale y Ángel "El Mono" Ale y María Jesús Rivero (ex- esposa del primero) encaró cargos por supuesto lavado de activos procedentes de diferentes actividades ilegales, incluyendo la trata de personas con fines de explotación sexual. Los hermanos Rivero estuvieron acusados y llegaron a juicio por el rapto de Marita Verón mas, en dos mil doce, la Corte tucumana comprendió que no brotaron en el discute oral pruebas suficientes para condenarlos.


En marzo de dos mil diecisiete la Corte Suprema de Justicia de Tucumán rechazó un recurso excepcional que habían presentado los defensores de los acusados en el que pedían que el fallo condenatorio sea revisado por la Corte de la Nación y ordenó que los diez condenados por la desaparición de María de los Ángeles "Marita" Verón , volviesen a la prisión.


El dieciocho de diciembre de dos mil diecisiete, tras un año de discute, los hermanos Rubén "La Chancha" Ale y Ángel "El Mono" Ale fueron condenados a diez años de cárcel, siendo considerados culpables de liderar una asociación ilegal dedicada al lavado de activos procedentes de la trata de personas con fines de explotación sexual y el narcotráfico, entre otros muchos delitos. En tanto, María Jesús Rivero, ex- esposa de "La Chancha", otra de las consideradas cabecillas de la organización delincuente, fue condenada a cumplir una pena de 6 años de prisión. Por resolución del tribunal, los condenados cumplirán su condena bajo la modalidad de cárcel domiciliaria, hasta tanto la sentencia quede firme. Otras once personas asimismo recibieron penas de tres a siete años y hubo 3 exculpados por el beneficio de la duda.


En dos mil ocho Interpol halló rastros de que "Marita" podría haber pasado por España mas no se abrió ninguna causa.


En dos mil doce, en el juicio por el caso Verón, el ex- comisario tucumano Jorge Tobar afirmó que familiares de una de las encausadas, Lidia Medina, llevaron a la joven a España y "la trajeron de vuelta" para entregarla a otros. Asimismo ratificó la existencia de una red de trata de gran alcance. Por otra parte Irma Abraham, dueña de 3 hoteles alojamiento en Tucumán, afirmó que se reunió con la chavala, que "se había ido de su casa por sus medios" y que vivía en España.


La letrada y activista contra la trata de personasMercedes Hernández de la Asociación de Mujeres de Guatemala en España coopera con Trimarco en el intento de crear un equipo internacional, que en el mes de julio de dos mil diecisiete no se había concretado.


En dos mil catorce y nuevamente en dos mil dieciseis la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas de Argentina, (Protex) libró un exhorto a las autoridades españolas para conocer las medidas adoptadas; en los dos casos sin resultados.


Según Hernández las personas citadas en el juicio en la Argentina "no se las vinculó a ningún proceso de trata" en España. "Para un delito multinacional hace falta una parte que impulse las investigaciones, si no, por sí solas, no avanzan. Eso es lo que no tenemos" en un caso así apuntó en dos mil diecisiete.


En dos mil trece Sibila Camps, escritora y cronista del diario "Clarín" tras años de investigación publicó el libro "La red. La trama oculta del caso Marita Verón" en la que relata no solo el caso de Marita sino más bien la impunidad de quienes actúan en el caso de las redes de trata de personas.


Tras once años de investigaciones la cronista contó sobre el caso de Marita:


Le echaron el ojo, estimaron que podía dar buena plata, la marcaron, la entregaron a una red de trata, la llevaron, se supone que a una celebración en Alderete, que es al nordeste de la urbe de Tucumán, cerca, se escapó en mal estado o bien la dejaron ir, y de ahí que la vieron merodeando ciertos vecinos de zonas rurales, 2 y 3 días tras el secuestro. Alguien informó en la comisaría de La Ramada, que es un rincón del departamento de Alderete, el jefe de la comisaría mandó a levantarla, la metió en un colectivo de media distancia, la llevaron a Tucumán, ahí la fueron a buscar. (...) Y después la tuvieron un tiempo en Tucumán, la llevaron a La Rioja, la volvieron a llevar a Tucumán, la volvieron a llevar a La Rioja, y en La Rioja la tuvieron yirando por los 3 prostíbulos de Liliana Medina. En un instante uno de los hijos de ella, el Chenga Gómez –acusado de proxenetismo, se ve que es de familia– , la tomó como su propiedad, le hizo un hijo. La prosiguieron explotando, la drogaron de manera permanente y lo más probable es que la hayan matado, por los rastros de dos lapsus a lo largo del juicio.


Sibila Camps demanda asimismo sobre el caso el "terrorismo de Estado" mediante la policía, la mafia de los Ale, –cuyo jefe, “La Chancha” fue acusado de ser uno de los líderes de la red de trata y explotación sexual que raptó a Marita– aparte del contexto de "compadrazgo" y la utilización de eufemismos para encubrir la realidad de la trata de personas.






Está aquí: Inicio > [ ARGENTINA ] > ıllı Caso Marita Verón wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas