PATRIMONIO CULTURAL LATINO (2018-2019)

INFORMACIÓN SOBRE HISPANOAMÉRICA: CULTURA, HISTORIA, RECURSOS, TURISMO, CIUDADES Y NOTICIAS

Todo sobre Argentina y los Argentinos:

ıllı Caso Cambiaso-Pereyra Rossi wiki: info, historia y vídeos


La información contenida en esta web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnótico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Es posible que algunos datos mostrados no esten actualizados. Por ello, en caso de duda lo recomentable es consultar a un experto cualificado.


 


 



salud  Caso Cambiaso-Pereyra Rossi 


Pereyra Rossi tenía treinta y tres años cuando fue asesinado. A inicios de la década del setenta fue detenido por la policía por tener armas y documentos falsos. En mil novecientos setenta y tres recobró su libertad merced a la Ley de Amnistía del presidente Héctor José Cámpora. Los diarios del periodo afirman que Eduardo había participado en el ataque a un patrullero policial en la zona de la Catedral de San Isidro el veintiseis de octubre de mil novecientos setenta y cinco, donde fueron fallecidos 5 miembros de la policía bonaerense.Fue jefe de prensa de la organización Montoneros entre mil novecientos setenta y cinco y mil novecientos setenta y seis y a fines de mil novecientos setenta y seis pasó a ser jefe en la zona sur de la provincia de Buenos AiresHabía partido en mil novecientos setenta y siete cara el exilio en México, siendo jefe de difusión de Montoneros en México y participó en la contraofensiva de montoneros en mil novecientos setenta y nueve en la ciudad de Buenos Aires. Osvaldo Agustín Cambiaso cayó en cárcel por vez primera a lo largo de la dictadura de Alejandro Agustín Lanusse.En un documento mandado a Washington en mayo de mil novecientos ochenta y tres, la embajada de los E.U. describe a Cambiaso como un "componente peronista de izquierda".Al instante de ser secuestrado tenía cuarenta y dos años, era soltero y trabajaba en la fundación de la sede rosarina de la Agrupación Peronista para la Liberación, que formaba una parte de la corriente Intransigencia y Movilización Peronista orientada por Vicente Leonides Saadi. Era ingeniero químico. Estaba bajo libertad condicional cuando fue secuestrado.


Cambiaso y Pereyra hablaban en el bar Magnum, situado en el rincón de Córdoba y Ovidio Lagos, en Rosario cuando fueron secuestrados por un conjunto parapolicial y 3 días después sus cuerpos aparecieron baleados en la localidad bonaerense de Zárate. El diecisiete de mayo el ministerio de Interior de la Nación y la Jefatura de Policía de la Provincia de la ciudad de Buenos Aires notificaron que habían sido “abatidos en un enfrentamiento” con efectivos del Comando Radioeléctrico de la Unidad Regional de Tigre. Los policías implicados eran los suboficiales Rodolfo Diéguez, Juan Amadeo Spataro y el oficial primordial Luis Abelardo Patti.


Los peritajes probaron que los dos fueron golpeados y torturados ya antes de fallecer. Había hematomas, indicios del empleo de picana eléctrica y muestras de pólvora sobre el antebrazo izquierdo de Pereyra Rossi producidas por un disparo a bocajarro. Un año después, un testigo descubrió frente a la Justicia que el jefe de la Unidad Regional de Tigre, Florencio Alcántara le confió “detalles precisos de su actuación para cuajar el presunto enfrentamiento”. La investigación tomó impulso con lo hecho por el juez penal de San Nicolás, Juan Carlos Marchetti. Fue quien dictó la cárcel precautoria de los policías. Tras una tercera necropsia, el doctor Eduardo Pedace, especialista en balística, comprobó la presencia de granos de pólvora en la piel de la cara de Pereyra Rossi, lo que rebatirá a Patti en sus dichos sobre la distancia y la situación de tiro. Los disparos fueron hechos desde menos de 2 metros, un metro y medio más cerca de lo que había jurado Luis Patti.


El sanguinolento episodio conmovió a la opinión pública. El brigadier general Augusto Hughes demandó un cónclave urgente con el teniente general Cristino Nicolaides y el almirante Rubén Franco. La convulsión que provocaron esas muertes habilitó cotilleos de un autogolpe. El caso Cambiaso y Pereyra Rossi se sumó a treinta hechos intimidatorios que se habían registrado en los primeros meses de mil novecientos ochenta y tres, en perjuicio de componentes populares, jueces, y hasta ex- funcionarios del propio gobierno militar que se atrevieron a elaborar ciertas críticas, tal y como lo consignó en su instante el diario montonero "La Voz". Líderes de diferentes tendencias políticas, reunidos en una rueda de prensa, hicieron responsable “a un campo del Ejército” y añadieron que el gobierno “se convierte en cómplice de este asesinato al pretender que los componentes peronistas murieron en un enfrentamiento”. Poco después, a instancias del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), abogados de diferentes corrientes políticas conformaron una Comisión Estudiosa que se encargó del caso. Participaron activamente Marcelo Parrili, Augusto Conte y Nilda Garré, entre otros muchos.


El treinta de mayo de mil novecientos ochenta y tres, el juez federal Luis Hilario Milessi, que había caratulado la causa como “atentado y resistencia a la autoridad, abuso de armas, doble homicidio en contienda y posesión de arma”, averiguó a los 3 policías acusados de matar a Cambiaso y Pereyra Rossi; ratificaron que “habían abatido” a los componentes en un camino de tierra lateral a la senda Panamericana. El juez apuntó que los 3 vestían, en el instante de ser detenidos, uniformes normativos, el armamento policial oficial –escopetas y también Itakas- y se desplazaban en un patrullero de la fuerza. Todavía 15 días tras el crimen todavía se ignoraban los datos reales de la segunda necropsia efectuada por los forenses de la Suprema Corte de Justicia de la ciudad de Buenos Aires.


Gracias al trabajo de investigación de la Comisión Estudiosa, el sábado dieciocho de junio, el juez Marchetti, juez al cargo del juzgado interviniente, dispuso la cárcel precautoria de los 3 agentes de la Bonaerense y caratuló las actuaciones como “homicidio calificado reiterado”, delito que implica la pena de cadena perpetua. Ordenó además de esto la detención del médico policial José Gobbi, quien trabajaba en la seccional de la ciudad de Lima y tuvo a su cargo la primera necropsia sobre los cadáveres, y del comisario Carlos Pascual Guaragna, quien había ordenado que el examen se realizase en condiciones que fueron definidas como “viciadas”; los dos fueron acusados de falso testimonio y falsificación de documento público.


El dictamen de Marchetti explicó que Pereyra Rossi “recibió un disparo de arma en la cabeza que provocó la destrucción de todos y cada uno de los huesos del cráneo, de la hemicara derecha en su totalidad y la desaparición de la masa encefálica”, que fue “efectuado desde más o menos entre 2 y 4 metros de distancia”. Un segundo disparo horadó su antebrazo izquierdo a una distancia no mayor de uno con cinco metros teniendo presente la presencia de pólvora en la zona y el tercero penetró en la zona flanco izquierda, cuya distancia de tiro fue estimada en 2 metros.Para finalizar, el informe se refería a las “lesiones extrabalísticas pre morten que incomprensiblemente no han sido consignadas por el médico de la policía”. Gobbi suprimió dieciseis hematomas en diferentes unas partes del cuerpo de Cambiaso “a saber, en zonas mastoides izquierda, reverso mano derecha, dedo medio derecho y en piel despliegue entre dedo índice y pulgar”.


Para ese entonces, el juez rosarino Jorge Eldo Juárez, que estudiaba la demanda de los secuestros, había remitido ya todas y cada una de las actuaciones al doctor Marchetti y pedido la unificación de las causas, con lo que confirmaba en verdad la primera una parte de la de demanda. Juárez fue conminado de muerte en reiteradas ocasiones, lo mismo que múltiples componentes de derechos humanos. La resolución de Marchetti se fundamentaba en el informe de los peritos designados por la Suprema Corte de Justicia de la ciudad de Buenos Aires, que había determinado que los policías implicados dispararon a bocajarro.


El veintiuno de junio de mil novecientos ochenta y tres, la policía de la provincia de la ciudad de Buenos Aires presentó un recurso de habeas corpus a favor de los 3 policías procesados por el rapto y muerte de Cambiaso y Pereyra Rossi. En tanto, el doctor Pedace confirmó que Pereyra Rossi asimismo había sido torturado.


El cuatro de noviembre, la Cámara Segunda de Apelaciones de San Nicolás confirmó el sobreseimiento provisorio de los 3 policías acusados y ratificó de esta manera el pronunciamiento anterior del juez Marchetti. El tribunal consignó en su fallo que los testigos fueron, de manera extraña, alterando sus dichos originales. En palabras de la Cámara: “Uno no vio lo que semeja inusual no viese, otro no oyó lo que era perceptible para cualquiera; aquel no estaba donde debía estar”. Además de esto, calificó como “de enclenque contextura” la verosimilitud de Patti. Mas igual dictó el sobreseimiento. La resolución fue apelada por los progenitores de Cambiaso y por el fiscal Leonardo Migliaro. De esta forma se puso fin a los 5 meses que los uniformados habían pasado en cárcel.


En marzo de mil novecientos noventa y ocho, un miembro del Congreso de los Diputados provincial santafesino, el justicialista Orlando Barquín, reflotó el tema con un proyecto a fin de que “se agoten y arbitren todos y cada uno de los recursos libres para el total esclarecimiento del hecho”. El legislador estimó que el rapto y asesinato de Cambiaso y Pereyra Rossi forma “el último caso testigo de una metodología planeada y ejecutada por el terrorismo de Estado. Bajo el eufemismo de un 'enfrentamiento’, se daba cuenta de los asesinatos cuando realmente las dos víctimas habían sido secuestradas en Rosario 3 días antes que se encontrasen sus cuerpos. La necropsia de esta manera lo probó, reconociendo la existencia de torturas y señalando el día y hora en que se generaron las muertes: el catorce de mayo de mil novecientos ochenta y tres, a las diecisiete horas”. (Patti y sus secuaces) “fueron procesados y después suspendidos por lo que mantenemos que el caso no ha sido dilucidado y que deben incorporarse todos y cada uno de los mecanismos legales libres para encontrar a los culpables”.


Entre otras cosas, se trató de establecer las responsabilidades que le caben al entonces intendente rosarino de la dictadura, y actual miembro del Congreso de los Diputados nacional, Alberto Natale.


Ethel y Gladys Cambiaso presentaron, en el mes de junio de mil novecientos noventa y nueve, frente al juez de España Baltasar Garzón una demanda contra Bignone y Patti por asociación ilegal, homicidio calificado y secuestro.


La investigación judicial del caso Cambiaso-Pereyra Rossi estuvo paralizada durante más de 2 décadas, desde el incierto sobreseimiento de Patti, mas en dos mil cinco fue reactivada por los demandantes y el fiscal federal Juan Murray. La Cámara de Apelaciones de Rosario tiene en sus manos la posibilidad de destrabar el expediente, y admitió reunirse con los miembros del Congreso de los Diputados Remo Carlotto y Victoria Donda, y con funcionarios de las segregarías de Derechos Humanos nacional y bonaerense.


El Tribunal Oral Federal dos de Rosario condenó al excomisario Luis Patti y a los represores Pascual Oscar Guerrieri, Luis Américo Muñoz y Juan Amadeo Spataro por el rapto y asesinato de los componentes peronistas Osvaldo "El Viejo" Cambiaso y Eduardo "Carlón" Pereyra Rossi ocurrido en mil novecientos ochenta y tres. Los fundamentos de la sentencia se van a conocer el 1° de julio próximo.






Está aquí: Inicio > [ ARGENTINA ] > ıllı Caso Cambiaso-Pereyra Rossi wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas