PATRIMONIO CULTURAL LATINO (2018-2019)

INFORMACIÓN SOBRE HISPANOAMÉRICA: CULTURA, HISTORIA, RECURSOS, TURISMO, CIUDADES Y NOTICIAS

Todo sobre Argentina y los Argentinos:

ıllı Benito María Moxó y Francolí wiki: info, historia y vídeos


La información contenida en esta web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnótico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Es posible que algunos datos mostrados no esten actualizados. Por ello, en caso de duda lo recomentable es consultar a un experto cualificado.


 


 



salud  Benito María Moxó y Francolí 


En mil ochocientos nueve pasó por la urbe de La Plata el mandado de la Junta Suprema de Sevilla, José Manuel de Goyeneche. Tras comunicar la situación en la Península y demandar cumplimiento a la Junta que lo había mandado, este sacó a resplandecer una carta de la princesa consorte de Portugal, Carlota Joaquina de Borbón, hermana del rey Fernando VII, y solicitó al gobernante y la Audiencia que la reconociesen como reina. Eso hizo reventar un realmente serio altercado que forzó a Goyeneche a salir de la urbe continuando su viaje a Lima. Moxó hizo prometer al clero obediencia a la Junta de Sevilla. El gobernante, por su lado, demandó lo mismo a todo el ejército y a los funcionarios civiles.


Pero no fue suficiente; el veinticinco de mayo reventó la Revolución de Chuquisaca, que se limitó a dar el gobierno a la Audiencia. El arzobispo escapó a Potosí, mas la Audiencia consiguió que regresara, a cambio de asegurarle cierta moderación de una parte del nuevo gobierno instalado por los revolucionarios. Poco después — en el mes de julio — reventó otra revolución en La Paz, que estableció la llamada Junta Tuitiva, más radical en sus propósitos.


Ambas revoluciones fueron aplastadas en los primeros días de mil ochocientos diez. Merced a la mayor moderación del gobierno revolucionario local, mas asimismo a la intervencíón del prelados Moxó, y en contraste a lo ocurrido en La Paz, en Chuquisaca no se dictó ninguna sentencia de muerte, si bien muchos implicados fueron desterrados o bien padecieron penas de cárcel.


Poco después reventó en la ciudad de Buenos Aires la Revolución de Mayo, cuya pretensión proclamada era extenderse a todo el virreinato, por el cumplimiento o bien por la fuerza. Cuando a fines de mil ochocientos diez entró a Chuquisaca el después llamado Ejército del Norte, al cargo de Juan José Castelli, Moxó hizo un acto de abierto cumplimiento a la Primera Junta de gobierno porteña. No de ahí que pudo eludir las ejecuciones que dirigieron Castelli y su secretario, Bernardo de Monteagudo. Por otra parte, esos líderes dirigieron y dejaron actos insultantes para los sentimientos religiosos de la población.


Después de la derrota de Huaqui, recibió aliviado a los realistas y bendijo a sus regimientos.


Volvió a tener esencial figuración en mil ochocientos trece, cuando los soldados y oficiales realistas vencidos en la batalla de Brinca fueron puestos en libertad por el general Manuel Belgrano, a cambio de prometer no regresar a tomar las armas contra los independentistas. Mas al llegar estos a Chuquisaca, el prelados de La Paz sentenció que ningún juramento hecho a los "rebeldes" forzaba a los fieles al rey; una extraña teoría, en tanto que mantenía que la valía de un juramento dependía de la actitud política del que lo recibe. A los poquitos días, asimismo el arzobispo Moxó proclamó la cancelación del juramento.


Poco después, para su desgracia, exactamente el mismo Belgrano ocupaba Chuquisaca; sorprendentemente le dejó ejercer su pastoral. El comportamiento piadoso de Belgrano calmó al arzobispo, que sostuvo buenísimas relaciones con él. De todas maneras, celebró en público las derrotas patriotas de Vilcapugio y Ayohuma.


En mil ochocientos quince, los patriotas volvieron a avanzar sobre el Alto Perú y se instalaron en Chuquisaca, poquitos días después que Moxó abandonase la urbe, con la disculpa de que debía hacer una inspección a la Iglesia de Cochabamba. Mas esta provincia caía poco después a cargo del coronel Médanos.


Como resultado, fue mandado de nuevo a su sede, donde no disfrutó de exactamente la misma libertad que con Belgrano. El nuevo comandante, general José Rondeau, no estaba presto a permitir ningún ademán hostil a los miembros de la Iglesia, y su ejército carecía de la precisa disciplina. Moxó debió entremezclarse en intrigas entre los oficiales para salvarse de las sospechas de Rondeau, mas múltiples de los sacerdotes de la diócesis conspiraban contra los patriotas. Por este motivo, Rondeau ordenó su traslado a Cochabamba. Allá lo forzó a publicar un bando que ordenaba a los sacerdotes anunciar al gobierno de la ciudad de Buenos Aires como el único lícito.


Poco después, el Directivo Supremo interino Álvarez Thomas solicitó a Rondeau que expulsase a Moxó del Alto Perú. Este fue detenido y mandado en primer lugar a Chuquisaca, y después a Brinca.


Al llegar a Brinca, fue tratado con suma dureza por el gobernante Güemes, que lo sostuvo ciertos meses en una celda. Después le dio la urbe por prisión, mas jamás le dejó regresar a su sede episcopal, ni salir de la urbe de Brinca. Cayó en una profunda depresión, perdió su ánimo y su salud física y mental, y murió en Brinca, en el mes de abril de mil ochocientos dieciseis.






Está aquí: Inicio > [ ARGENTINA ] > ıllı Benito María Moxó y Francolí wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas