PATRIMONIO CULTURAL LATINO (2018-2019)

INFORMACIÓN SOBRE HISPANOAMÉRICA: CULTURA, HISTORIA, RECURSOS, TURISMO, CIUDADES Y NOTICIAS

Todo sobre Argentina y los Argentinos:

ıllı Baqueano wiki: info, historia y vídeos


La información contenida en esta web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnótico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Es posible que algunos datos mostrados no esten actualizados. Por ello, en caso de duda lo recomentable es consultar a un experto cualificado.


 


 



salud  Baqueano 


Del baqueano, al que considera "personaje ilustre, y que tiene en sus manos la fortuna de los particulares y de las provincias", afirma:


"El Baqueano es un gaucho grave y reservado que conoce a palmos veinte mil leguas cuadradas de llanuras, bosques y montañas. Es el topógrafo más completo, es el único mapa que lleva un general para dirigir los movimientos de su campaña. El Baqueano va siempre y en toda circunstancia a su lado. Modesto y reservado como una tapia, está en todos y cada uno de los secretos de la campaña; la fortuna del ejército, el éxito de una batalla, la conquista de una provincia, todo depende de él. El Baqueano es prácticamente siempre y en toda circunstancia leal a su deber; mas no siempre y en todo momento el general tiene en él plena confianza. Imaginaos la situación de un jefe condenado a llevar un traidor a su lado y a solicitarle los conocimientos imprescindibles para triunfar. Un Baqueano halla una sendita que hace cruz con el camino que lleva: sabe a qué aguada recóndita conduce: si halla mil, y esto sucede en un espacio de mil leguas, las conoce todas y cada una, sabe de dónde vienen y a qué sitio van. El sabe el paso escondo que tiene un río, más arriba o bien más abajo del paso ordinario, y esto en 100 ríos o bien arroyos; conoce en los ciénagos extensos un camino por donde pueden ser atravesados sin inconveniente, y esto, en 100 ciénagos diferentes."

Domingo Faustino Sarmiento.

"En lo más obscuro de la noche, en la mitad de los bosques o bien en las llanuras sin límites, perdidos sus compañeros, perdidos, da una vuelta en círculo de ellos, observa los árboles; si no los hay, se desmonta, se inclina a tierra, examina ciertos matorrales y se orienta de la altura en que se halla; monta en seguida, y les afirma para asegurarlos: "Estamos en dereceras de semejante sitio, a tantas leguas de las habitaciones; el camino tiene que ir al sud"; y se dirige cara el rumbo que apunta, sosegado, sin prisa de hallarlo, y sin contestar a las objeciones que el miedo o bien la fascinación sugiere a los otros."


"Si todavía esto no basta, o bien si se halla en la Pampa y la obscuridad es inescrutable, entonces arranca pastos de múltiples puntos, huele la raíz y la tierra, las masca, y tras reiterar este procedimiento múltiples veces, se asegura de la cercanía de algún riachuelo salobre o bien de agua dulce, y sale en su busca para orientarse fijamente. El general Rosas, afirman, conoce por el gusto el pasto de cada estancia del sud de la ciudad de Buenos Aires."


"Si el Baqueano lo es de la Pampa, donde no hay caminos para atravesarla, y un pasajero le solicita que lo lleve de forma directa a un rincón distante cincuenta leguas, el Baqueano se para un instante, reconoce el horizonte, examina el suelo, clava la vista en un punto y se echa a galopear con la integridad de una flecha, hasta el momento en que cambia de rumbo por motivos que solo sabe, y galopeando día y noche llega al sitio designado."

Domingo Faustino Sarmiento, Facundo o bien Civilización y Barbarie en las Pampas Argentinas, Capítulo II, El baqueano, mil ochocientos cuarenta y cinco.

"Acá no es posible ir de una provincia a otra, sin la ayuda de un baqueano, que se orienta por la situación de las estrellas, por unos charcos de agua, o bien por otros signos que pasan desapercibidos para el común de las gentes. Ese baquiano, en casos bastante difíciles, va a echar pie a tierra para observar de más cerca la ruta que ha tomado, y si existe riesgo de indios, se va a echar por tierra como los pionners de Cooper; va a poder saber, por ciertas plantas holladas, por una huella prácticamente inapreciable, si la horda de indios pasó por allá, de cuántos individuos se componía, y cuántas horas hace que pasó. La naturaleza, al someter a individuos de diferentes razas a exactamente los mismos riesgos y a exactamente las mismas necesidades, les da asimismo exactamente el mismo poder de perspicacia. En el conocimiento del terreno, en la agudeza del oído y de la visión, hay una semejanza que sorprende entre el camellero árabe, el cazador de los Alpes, el pastor nómade de Laponia, el trampero del Oeste en América del Norte, y el baquiano de la América del Sur".

Xavier Marmier, Buenos Aires y Montevideo en mil ochocientos cincuenta, Capítulo V, página setenta.


La necesidad de los baqueanos como guías militares primaba con frecuencia en la consideración del estado por sobre cualquier otra cosa. Es el caso del baqueano José Luis Molina, quien se desempeñaba como capataz de la estancia de Francisco Hermógenes Ramos Mejía. Cuando el gobernante Martín Rodríguez detuvo a su patrón y desperdigó o bien mató a muchos de los indios que vivían en la hacienda, Molina escapó a las tolderías y se puso al frente de los indios y en el mes de abril de mil ochocientos veintiuno al frente de un malón de mil quinientos hombres de lanza destrozó la incipiente población de Dolores. Molina escapó y fue acusado de traición por los indios con lo que para salvar la vida pidió y a pesar de sus antecedentes consiguió protección en los cuarteles por su utilidad que le ganó el indulto del gobierno tras lo que se sumó como capitán de baqueanos a las expediciones de mil ochocientos veintiseis y mil ochocientos veintisiete del coronel Federico Rauch a la Sierra de la Ventana, sirviendo entonces bajo el mando de Juan Manuel de Rosas.


No obstante muchos de los baqueanos sostenían una conducta y lealtad ejemplar, como es el caso de José Alejandro Ferreyra, más conocido por su apodo quichua Alicu o bien Alico, considerado el más insigne baqueano argentino quien fue desde su oficio uno de los primordiales participantes de la guerra de independencia Argentina y de las guerras civiles.






Está aquí: Inicio > [ ARGENTINA ] > ıllı Baqueano wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas