PATRIMONIO CULTURAL LATINO (2018-2019)

INFORMACIÓN SOBRE HISPANOAMÉRICA: CULTURA, HISTORIA, RECURSOS, TURISMO, CIUDADES Y NOTICIAS

Todo sobre Argentina y los Argentinos:

ıllı Apropiación de menores durante la última dictadura cívico-militar (Argentina) wiki: info, historia y vídeos


La información contenida en esta web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnótico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Es posible que algunos datos mostrados no esten actualizados. Por ello, en caso de duda lo recomentable es consultar a un experto cualificado.


 


 



salud  Apropiación de menores durante la última dictadura cívico-militar (Argentina) 


wikiEscultura en la reja de la ESMA en memoria de las madres detenidas-desaparecidas y los pequeños que allá dieron a luz en cautiverio. Los nombres escritos sobre la imagen de la mujer encinta corresponden a los pequeños que allá nacieron.

La apropiación de menores fue una práctica sistemática de terrorismo de Estado que consistió en el rapto, desaparición y ocultamiento de la identidad de hijos de detenidos-desaparecidos, muy frecuentemente a través de partos furtivos y adopciones ilegales, en el marco de la sanguinolenta dictadura militar autodenominada Proceso de Reorganización Nacional que se rigió en Argentina entre mil novecientos setenta y seis y mil novecientos ochenta y tres.


La Asociación Abuelas de Plaza de Mayo estima en unos quinientos los pequeños que desaparecieron en esas circunstancias y cuya identidad ha sido sustraída, y es la primordial organización de derechos humanos en impulsar la busca, restauración y atención singular de exactamente los mismos. Hasta diciembre de dos mil diecisiete, se ha restablecido la identidad de ciento veintisiete personas.


Uno de los aspectos más anormales de la última dictadura argentina (mil novecientos setenta y seis-mil novecientos ochenta y tres), fue el rapto y desaparición de bebés de los detenidos-desaparecidos.


En la mayor parte de los casos se trata de mujeres detenidas-desaparecidas que se hallaban embarazadas y fueron mantenidas con vida en los centros furtivos de detención hasta el parto, con el objetivo de apropiarse de los bebés. Existen constancias de que en múltiples ocasiones estas mujeres fueron torturadas pese a estar embarazadas.


El siguiente es una parte del testimonio que Adriana Pelado de Laborde prestó en el Juicio a las Juntas el veintinueve de abril de 1985:


La dictadura elaboró un reglamento secreto para establecer el procedimiento en estos casos y organizó maternidades furtivas en los centros furtivos de detención o bien en sus cercanías, con médicos y enfermeras bajo mando militar. Típicamente, una vez producido el parto, se asesinaba a la madre y se elaboraban documentos falsos para el bebé, eliminando su identidad.


Los bebés eran entonces entregados a parejas que, en la mayor parte de los casos, eran cómplices o bien encubridoras del asesinato de los progenitores biológicos y de la eliminación de la identidad de los pequeños. En ciertas ocasiones, los pequeños fueron anotados como propios por los apropiadores y, en otros, a través de adopciones ilegales.


Se estima que unos quinientos pequeños fueron secuestrados-desaparecidos. Esos pequeños medraron sin saber quiénes eran , quiénes eran sus progenitores y exactamente en qué circunstancias nacieron.


Una vez establecida la democracia en la Argentina, el diez de diciembre de mil novecientos ochenta y tres, el presidente Raúl Alfonsín ordenó el enjuiciamiento de las primeras 3 juntas militares que estuvieron al mando a lo largo de la dictadura. El proceso, conocido como el Juicio a las Juntas se realizó en mil novecientos ochenta y cinco y acabó con la condena de los 3 miembros de la primera (Videla, Massera y Agosti) y 2 de los miembros de la segunda junta (Viola y Lambruschini). En el juicio se abordaron más de seiscientos víctimas de la dictadura, entre los que se había incorporado la apropiación de 7 pequeños hijos de desaparecidos. En la sentencia, la Cámara Federal la exculpó por 6 casos, y nada se afirmó del séptimo. El criterio sobre el que se sostuvo esa absolución fue brevemente indicado por los camaristas en los fundamentos, aseveraron que los comandantes de las fuerzas armadas dieron ”a los cuadros inferiores de las fuerzas armadas una enorme discrecionalidad" y además de esto aseveraron que la sustracción de menores se ha probado solo en forma eventual, haciendo mención solamente a los menores Felipe Martín y María Eugenia Caracoche de Gatica, los 2 únicos menores que habían recuperado su identidad.


En mil novecientos ochenta y cinco el presidente Alfonsín, a pedido de las Abuelas de Plaza de Mayo, asignó 2 fiscales a fin de que se dedicasen singularmente a los casos de secuestro-desaparición de niños: Mariano Ciafardini y Aníbal Ibarra. Poco después, en un contexto de sublevaciones militares «carapintadas», el Congreso sancionó las leyes de Punto Final y Obediencia Debida que cerraron la posibilidad de enjuiciar a el resto responsables de las violaciones de derechos humanos. El ciclo de impunidad se cerró en mil novecientos ochenta y nueve y mil novecientos noventa con los indultos concedidos por el presidente Carlos Menem. Como el rapto y ocultamiento de identidad encuadra en la calificación de delito continuado por el hecho de que persiste en el tiempo, los casos de pequeños secuestrados-desaparecidos no fueron alcanzados por la Ley de Punto Final y debido a que el fallo del Juicio a las Juntas aseveraba que estos delitos solo habían ocurrido esporádicamente y que no era producto de órdenes con lo que no podría invocarse la «obediencia debida» de los oficiales; se pudo proseguirse con las investigaciones y los juzgamientos en la justicia.


La condena del subcomisiario Samuel Cobani Miase a doce años de cárcel por la apropiación ilegal de los mellizos Gonzalo y Matías Reggiardo Tolosa, hijos de Juan Reggiardo y María Rosa Tolosa, desaparecidos en mil novecientos setenta y siete, es uno de los casos paradigmáticos del hurto de bebés.


En mil novecientos noventa y siete, Abuelas de Plaza de Mayo empezó una causa penal manteniendo que el hurto de bebés era una parte de un plan sistemático impulsado desde el más alto nivel del Estado a lo largo de la dictadura. Se trató de uno de los juicios más esenciales referidos a violaciones de derechos humanos en la Argentina a lo largo de la dictadura. En ella se estudió la apropiación de ciento noventa y cuatro pequeños.


En el año dos mil tres, Patricia Walsh, entonces miembro del Congreso de los Diputados nacional por la urbe de la ciudad de Buenos Aires, mandó un proyecto para cancelar las leyes de Obediencia Debida y Punto Final que fue aprobado como Ley veinticinco y setecientos setenta y nueve en el mes de agosto de ese año.


En junio de dos mil cuatro, un fallo de la juez cordobesa Cristina Garzón de Lascano declaró las dos reglas insanablemente nulas, dando de esta manera sitio al encausamiento de los acusados de delitos todavía no prescriptos, lo que entiende todos y cada uno de los crímenes de lesa humanidad.


En la sentencia de dos mil cinco figura que:


El veintiocho de febrero de dos mil once se empezó un juicio oral en los tribunales de Retiro por el hurto sistemático de bebés.El Tribunal Oral Federal seis, integrado por María del Carmen Roqueta, Julio Panelo y Domingo Altieri, en la causa famosa como «Plan sistemático», en referencia a la práctica del hurto de bebés de detenidas-desaparecidas, declararon que los elementos probativos recaudados en el marco de la instrucción dejaron tener por probada la existencia de un plan delincuente.


El resolución salió el cinco de julio de dos mil doce.El Tribunal Oral Federal número seis, con los jueces María del Carmen Roqueta, Julio Panelo y Domingo Altieri, declaró culpables a los encausados. Condenóa cincuenta años a Jorge Rafael Videla,a cuarenta años a Oscar Franco,a cuarenta años a Antonio Vañek (mil novecientos veinticuatro-),a treinta y cinco años a Reynaldo Benito Bignone,a treinta años a Jorge Eduardo Acosta,a veinte años a Santiago Omar Riveros,a quince años a Eduardo Ruffo,a quince años a Jorge Luis Magnacco y a catorce años a Antonio Azic. El Tribunal dio por probado un plan organizado y sistemático de apropiación de bebés de las detenidas embarazadas.


La busca y restauración de los pequeños secuestrados-desaparecidos fue una de las labores más esenciales de las organizaciones de derechos humanos y de la democracia, una vez establecida en mil novecientos ochenta y tres.


Con ese fin, desde los primeros años del gobierno militar se organizó la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo con el fin concreto de buscar a los pequeños secuestrados-desaparecidos y apoyarlos una vez restablecidos. En mil novecientos ochenta, en plena dictadura, las Abuelas de Plaza de Mayo hallaron a las primeras 2 nietas, Tatiana y Mara Laura Ruarte.Desde entonces y hasta dos mil catorce han sido restablecido ciento quince nietos.


Rosa Tarlovsky de Roisinblit, vicepresidenta de Abuelas de Plaza de Mayo cuenta su caso:


Desde inicios de los años ochenta, las Abuelas de Plaza de Mayo impulsaron el desarrollo de técnicas para determinar la identidad y reconstruir los parentescos. Lo llamaron «índice de abuelidad» y fue desarrollado en un inicio por el Blood Center de E.U..


El gobierno de Alfonsín dispuso la creación del Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG) en el que se han depositado muestras de sangre de las familias de desaparecidos que van a ser guardadas hasta el año dos mil cincuenta con el objetivo de equipararlas con cualquier persona con el que se suponga puedan existir nudos de parentesco.


Durante el gobierno de Carlos Menem se dispuso la creación de la Comisión Nacional de Derecho a la Identidad (CONADI) a fin de que los jóvenes con dudas sobre su identidad puedan contrastar su filiación sin precisar la intervención de un juez. La CONADI asimismo trabaja en casos de adopción o bien tráfico de menores.


También cooperan activamente en la busca la Asociación HIJOS (Hijos por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio), integrada por hijos de desaparecidos, en ciertos casos, siendo mismos nietos restablecidos.


El descubrimiento de los nietos y la restauración de su identidad ha generado cuestiones auxiliares, muchas de ellas de tipo sicológico. Las Abuelas de Plaza de Mayo han organizado conjuntos de ayuda y de especialistas para esto.

Poster de las Abuelas de Plaza de Mayo, rediseñado.Véase también:Anexo:Nietos recuperados por Abuelas de Plaza de Mayo

Hasta octubre de dos mil diecisiete han sido resueltos ciento veinticinco casos de nietos a quienes se les había suprimido la identidad a lo largo de la dictadura militar, sobre un total estimado de quinientos pequeños.


La dificultad sicológica de las situaciones que deben vivir los nietos encontrados ha llevado a que la contestación de cada uno de ellos sea única y no equiparable. Los jóvenes deben enfrentar mecanismos familiares, institucionales y culturales de patraña sistemática sobre su identidad que son realmente difíciles de entender en toda la magnitud de sus significaciones, por la mayor parte de las personas. La forma de lidiar con semejante confrontación con la realidad y la verdad tiene peculiaridades de supervivencia básica para los jóvenes.


Por la gravedad del tema, muchos de los casos de nietos restablecidos o bien encontrados ha tomado estado público. Entre los más conocidos pueden mentarse a Tatiana Ruarte Britos(la primera nieta recuperada), Victoria Donda (escogida miembro del Congreso de los Diputados nacional en dos mil siete), Juan Cabandié (escogido miembro del Congreso de los Diputados nacional en dos mil diecisiete). Asimismo se ha conocido el caso de los mellizos Reggiardo Tolosa (hijos de la pareja de desaparecidos Reggiardo-Tolosa y apropiados por el Comisario Miase), quienes tuvieron un difícil periodo de aceptación de su historia y también identidad. Asimismo a vale nombrar al Nieto de Rosa Tarlovsky de Roisinblit, Guillermo Rodolfo Fernando Pérez Roisinblit y a Ignacio Guido Montoya Carlotto, nieto de la presidente y creadora de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.


Uno de los documentos históricos más esenciales y emocionantes de este trágico hecho es el mensaje que leyó Juan Cabandié (uno de los bebés robados a lo largo de la dictadura) en la ESMA, el sitio en el que nació en cautiverio, cuando el ex- centro furtivo de detención fue restablecidos el veinticuatro de marzo de dos mil cuatro. El histórico mensaje de Cabandié empieza del siguiente modo:


Entre otros nietos restablecidos se hallan por poner un ejemplo Horacio Pietragalla Corti y Alejandro Pedro Sandoval Fontana.

La presidente Cristina Fernández de Kirchner con Estela de Carlotto y múltiples de los ciento quince nietos restablecidos.

El impacto del hurto de bebés y de los pequeños secuestrados-desaparecidos en la cultura popular argentina ha sido enorme.


Las Abuelas de Plaza de Mayo han desarrollado extensas campañas de busca y de difusión de la problemática por los medios. Como una parte de una de esas campañas la banda de rock Bersuit Vergarabat compuso el tema «Victoria Clara» sobre 2 hermanas, Victoria y Clara que han sido separadas.


El cine ha reflejado el tema en reiteradas ocasiones.La más famosa de ellas es la película La historia oficial, ganadora del Óscar a la mejor película de habla no inglesa en mil novecientos ochenta y seis, que trata el caso de una madre adoptiva, papel que interpreta la actriz Regla Aleandro, que toma progresivamente que su esposo ha sido un represor y que la pequeña adoptada es realmente hija de desaparecidos.


En dos mil seis, la T.V. abierta puso en el aire una novela televisiva llamada Montecristo, que ha sido un enorme éxito popular, que cuenta la historia de un hombre (Santiago) que vuelve a la Argentina a demandar justicia por la muerte de su padre, estudioso de los crímenes de la dictadura. Su regreso desencadena la revelación de una gran trama de patrañas y ocultamientos, entre aquéllos que ocupa un papel central el de los hijos de desaparecidos adoptados como propios por los represores.


El veintidos de octubre de dos mil siete, se estrenó en T.V. abierta (el canal Telefé) un ciclo de 3 unitarios de una hora de duración llamado TV por la identidad en homenaje a las Abuelas de Plaza de Mayo ?quienes cumplían treinta años desde su formación?. En ellos se recrearon las historias de los hijos de desaparecidos a lo largo de la dictadura militar. El primer capítulo («Tatiana») mostró la historia de Tatiana Ruarte Britos (Tatiana Sfiligoy) y su hermana menor, Laura, quienes fueron las primeras hijas de desaparecidos encontrados por Abuelas de Plaza de Mayo. En el segundo capítulo («Juan») narró la historia de Juan Cabandié (quién asimismo inspiró la canción «Yo soy Juan» de León Gieco), en la medida en que el tercero («Nietos de la esperanza»), es un caso de ficción construido sobre la base de múltiples testimonios y experiencias de los propios nietos y abuelas.






Está aquí: Inicio > [ ARGENTINA ] > ıllı Apropiación de menores durante la última dictadura cívico-militar (Argentina) wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas